TheLongWayNorth

La aventura de cada fin de semana


Algunos de vosotros me habéis pedido información sobre los gastos y los kilómetros del viaje. Y como soy un poco friki y lo voy apuntando todo, puedo hacer un informe bastante pormenorizado de lo que nos ha costado todo, teniendo en cuenta el tipo de viaje que ha sido. Me explico:

  • Excepto algún día concreto, solamente hemos cogido autopistas de peaje el primer día, desde Barcelona hasta Piacenza. El resto, 99% por carretera a ritmo suave. Solamente hubo que pagar viñeta en Hungría y en Austria. El resto, no es necesario para las motos. Además, hemos de sumarle los 50€ del peaje de la Grossglockner para las dos motos.
  • Siempre hemos dormido en hoteles, habitación doble con baño, reservado el día anterior por Booking.com y con puntuaciones siempre superiores a 7. Se puede hacer mucho más barato, pero esas eran nuestras exigencias a la hora de buscar hotel. Y siempre que no fuera excesivamente caro, desayuno en el hotel.
  • La gran mayoría de las comidas, a base de ensaladísimas, bocadillos de sardinas o fideos tipo Yatekomo.
  • Las cenas, generalmente en restaurante y más o menos bien, intentando comer lo típico del país. Esto también incrementa algo el gasto, ya que a pesar de que intentábamos que no fuera excesivamente caro, a veces no podíamos evitarlo.
  • Las entradas a los lugares turísticos: hemos entrado solamente a los que nos han parecidos interesantes. Así que si visitas todos los lugares puede salir más caro, aunque las entradas no solían ser caras.
  • Las compras: las únicas compras que hemos hecho han sido imanes de cada país, pegatinas para las dos motos y alguna pulserita de cuero. Nada de souvenirs caros.

Con todo ello, vamos con los números del viaje:

Han sido un total de 9898,1 kilómetros desde nuestra salida en Terrassa hasta la llegada a Zaragoza, tras atravesar 14 países (si le sumo los 300 que me quedan a mí para retornar a Terrassa, salen casi 10200 kilómetros). Esto significa, en 28 días de viaje, 353,5 kilómetros diarios. La tirada más larga fue el primer día, con 989 kilómetros desde Terrassa hasta Piacenza (Italia). El consumo medio de mi BMW R1200GS Adventure 2014 fue de 4,6 litros/100km.

El gasto total de todo el viaje ha sido de 3985,99€ en esos 28 días, a una media diaria de 142,36€. Aquí deberíamos tener en cuenta que somos dos personas, pero viajando con dos motos, con lo que se dobla el gasto en gasolina y en peajes. Pasemos a desglosarlo todo:

  • Gasolina: Han sido 1008,69€ para las dos motos, lo que hace una media de 36,02€/día (18,01€ por moto y día).
  • Hoteles: Es el montante más abultado del viaje, lógicamente. 1576,67€, a una media de 56,31€ diarios. El hotel más caro fue de 90€ (habitación doble con desayuno) en el Guest House Stancija Kovacici de Opatija (Croacia), y el más barato de 27,14€ en el Hotel Apart de Blagoevgrad (Bulgaria).
  • Peajes: Además del del primer día, de Terrassa a Piacenza (Italia), luego hemos tenido que pagar las viñetas de Hungría (electrónica, no física) y Austria (esta sí es física). Y luego un peaje de Verona a Brescia para llegar a tiempo para la cena. Y los 25€ por moto de la Grossglockner en Austria. En total han sido 231,10€ (116,05€ por moto).
  • Alimentación: En total han sido 1000,51€ para las dos personas, con una media de 35,73€ diarios. Si nos centramos en las cenas, que como ya he comentado procurábamos hacerlas en restaurante, han sido 722,90€, a 25,82€ de media por día. La cena más cara fue en Kotor (Montenegro), donde desgustamos una ensalada y unos magníficos pescados (no sabría decir si eran doradas) a 72€ los dos, y lo más barato en Budapest, una especie de cucurucho de pan relleno de salchichas y pepinillos a 7,05€ las dos personas. 
  • Visitas: En visitas turísticas nos hemos gastado 91,19€, a 45,60€ por persona, o a una media de 1,63€ por persona y día.
  • Compras: Han sido un total de 77,83€, a 2,78€ diarios de media.

Y esto ha sido todo. Espero que os haya sido de utilidad, o cuento menos haya satisfecho vuestra curiosidad. Si queréis algún detalle más, no dudéis en consultar. 

Hemos pasado nuestro última mañana de viaje viendo aviones. Mira, soy así de friki. El museo Aeroscopia de Toulouse abrió sus puertas hace algo más de un año, y tenía muchas ganas de verlo. Sobre todo para admirar al Concorde, y los otros aviones que allí se exponen. Pero de eso ya hablaremos más adelante en otro blog.

Pues no, al final no hemos pillado el Concorde para volver a Zaragoza. Hemos ido por carretera y tal. Por cierto, menudo calorazo solo pasar el túnel de Bielsa! Hemos batido el récord del viaje, con 37,5ºC!! Y yo que temía por las temperaturas balcánicas!

Lo que sí me ha parecido supersónico es cómo se han pasado de rápidas estas cuatro semanas. Ha sido un viaje intenso y muy variado, casi día a día. Casi 10.000 kilómetros de ruta, catorce países y muchos recuerdos. Como el romanticismo de la Piazza San Marcos de Venecia, desde ahora siempre muy especial para nosotros. O el silencio incómodo en la base aérea abandonada de Zeljava, en Croacia. Me quedo con el encanto de Mostar y su puente, en Bosnia y Herzegovina. O la grandiosidad del Piva Canyon en Montenegro, el encanto de la puesta de sol en el lago Ohrid de Macedonia, o las montañas de Belogradchik de Bulgaria. Recordaré siempre los monasterios pintados de Rumanía y las vistas de la ribera del Danubio en Budapest, Hungría. O el paseo a media tarde por Bratislava en Eslovaquia, y la majestuosa plaza de Oloumoc. Y como no, Hallstatt, el pueblo de postal de Austria, los imponentes Dolomitas y el Passo San Boldo de Italia, o las imperdibles Gorges del Tarn en Francia. 

Hemos atravesado los Cárpatos dos veces, los Alpes, los Dolomitas y los Pirineos, y las motos no han dado ni una sola queja. Y por supuesto he de acordarme de la valentía de Belén, que como en otras ocasiones se ha lanzado a la aventura por países complicados para conducir como Albania, Bosnia o Rumanía. Además, ha tenido que aguantarme 28 días, y eso es de mucho mérito ya de normal. Así que imagínate lo que ha sido en mi estado. Porque no lo he dicho en ningún momento, pero una hernia discal me ha hecho la pascua durante todo el viaje, dejándome como un auténtico inválido en cuanto me bajaba de la moto. Por todo ello, gracias, Belén.


Y gracias a vosotros, que me habéis aguantado las crónicas, las fotos desde la habitación del hotel o los restaurantes al aire libre. De verdad, es duro ponerse a escribir a las once de la noche, pero es impresionante la fuerza que dáis para hacerlo y compartir lo que ha sido nuestro viaje. Gracias de verdad. 


Y ahora qué? Pues a hacer coladas. Que la lavadora ya está pidiendo que le saquemos la primera tanda de ropa sucia. Y en un par de días, el resumen estadístico y de gastos del viaje. En unos días, los vídeos del viaje. Y durante los próximos meses, toda la información turística que he recopilado la iré desgranando en el blog El Rutómetro de Jaus. Estáis invitados.

Y como decía aquél, vámonos a la cama que esta gente querrá irse a casa. Buenas noches!

Que no habéis ido nunca a las gargantas del Tarn? O mejor dicho, las Gorges du Tarn, que ahora ya he adoptado el francés como segunda lengua nativa. De hecho, he comprobado que el francés es idéntico al castellano pero hablado despacito. Así lo he hecho en el hotel y en la crepería y me han entendido perfectamente. Ye suis fransuas de la frans.


Pues a lo que iba, que me disperso. Las Gorges du Tarn son unos 70 kilómetros que no te puedes perder a poco que salgas de España. Que qué ofrecen? Pues a nivel de carretera, curvas suaves y buen asfalto. Y a nivel paisajístico, de todo: gargantas estrechas, paredes rocosas que llegan hasta donde la vista no te alcanza, un río de un color verde esmeralda que lo flipas, pueblitos de piedra que parecen estar en equilibrio precario sobre el abismo… Claro que todo eso es un gran inconveniente si vienes a disfrutar de la carretera, porque la vista no para quieta mirando de un lado para otro.


El momentazo del día? Pues la súper idea de Belén de irnos a comer al río. A la sombrita, con el agua fresca a tus pies (no, yo no me he quitado las botas, pero Belén no podía dejar de hacerlo) y una paz increíble a pesar de estar rodeados de gente. Porque esta zona está sorprendentemente poco transitada, pero la de piraguas que van bajando por el río! En definitiva, que había gente pero no agobiaba en absoluto. Por cierto, comprando la ración de tomates del día he visto que vendían bombonas para el hornillo. Adivináis de qué marca? CAMPINGAZZ!!!! Guillotine pour le vendedour del Decathlon!!


Y finalmente, Toulouse, tras doscientos kilómetros donde hemos combinado carreterita de curvas divertidas y bastante autovía, que nunca viene mal cuando estás deseando llegar y el termómetro está nuevamente en 36ºC. Curiosamente yo le tenía mucho miedo al calor balcánico que ya hemos sufrido en otros viajes y las mayores temperaturas las hemos sufrido en Francia, tanto a la ida como a la vuelta. Se la ví, mon amí.

La cena, a base de crêpes, como solemos hacer al menos una vez siempre que estamos por Francia. Y los de hoy estaban de muerte, en serio. No me preguntes qué llevaban, porque mi nivel de francés no ha llegado hasta ese punto, pero estaban de repetir. Y así lo habría hecho si no hubieran sido tan lentos. Porque a las 11 de la noche me cerraban la puerta del parking del hotel. Y las perfectas indicaciones del recepcionista no me convencían:

–No tienes más que marcar tu número de habitación y tu apellido– dijo el conserje pelirrojo con barba de hipster.

–¿Lo marco en el panel de al lado de la puerta?– repliqué.

–Sí, si. Ahí mismo.

Pero vamos a ver, Zanahorio: el panel de al lado de la puerta solamente tiene los números del 0 al 9. A ver cómo leches le meto ahí mi apellido. Esto último lo pensé, pero no se lo dije. Era extremadamente seguro que llegáramos antes de las 11… excepto en el improbable caso de que el de la crepería tardara lo indecible con los platos. Total, que hemos llegado a las 23:06. Afortunadamente, la puerta estaba abierta. Esto ya me suele pasar a menudo, que me preocupo de problemas que aún no son problemas y que la mayoría de las veces nunca llegan a serlo. Ye suí así, mon petit lector.

Y ya vale de interioridades que yo soy muy celoso de mi vida privada, por eso casi no cuelgo nada en redes sociales (ejem). Ale, circulen. Nosotros a descansar, que mañana toca un pequeño museo y un nuevo (o no tan nuevo) país. Buenas noches.

A ver, que hoy estoy reivindicativo. Se me ha pegado algo de la revolución francesa y hoy van a rodar cabezas. Pero comencemos por el principio. Y el principio no es otro que pasar a Francia desde Italia, rodeados por montañacas de esas que te quitan el aliento. Como vienen siendo los Alpes, vamos. 


Y a eso que sigues la carretera y te encuentras el desvío hacia el Galibier. Pues para allí que nos hemos ido, rodeados de glaciares con nieves perpetuas por carreteritas estrechas con un desnivel muy importante y sin quitamiedos. De esas que molan, vamos. 


Hemos seguido a Grenoble con algún que otro temor a que la carretera estuviera cortada, porque llevaba varios kilómetros viendo el cartel de Grenoble tachado. Al final solamente era un corte para los camiones y autocaravanas. Nosotros pasamos sin problemas. Y después a comer ensalada de tomate, que con el calor apetece más que los fideos esos de sobre. Además, se nos ha acabado el gas del hornillo. Y aquí rueda la primera cabeza: señor del Decathlon que me vendió la moto de que los hornillos Primus los encontraría más fácilmente en Europa que los de la marca CampinGaz, NO TIENE NI IDEA! En Austria e Italia me cansé de preguntar por los recambios de bombonas Primus, Y NI UNO TENÍA. En cambio de CampinGaz… A patadas! Menos mal que me gusta la ensalada de tomate. 


Tenía pensado pasar por las Gorges de la Bourne. De hecho hemos pasado por allí. Pero ha sido un lapsus mío, porque lo que realmente buscaba era Combe Laval. Y por mucho que seguía la ruta del GPS, el espectacular cañón no aparecía. He tenido que buscar y buscar para encontrarlo finalmente. Y es que pasar por ahí vale la pena.


La cosa ha sido que tras desviarnos unos míseros 18 kilómetros, los 120 que faltaban para destino se han convertido… en 200! A ver, señor Garmin: Si desde el punto A faltan 120 kilómetros, desde A+18 no pueden faltar 200km. Si hace falta, me hace usted dar la vuelta y vuelvo por donde he venido. Además, me ha calculado una hora de llegada que ni yendo en bicicleta. Guillotina también hoy para el GPS.


Y luego ha llegado la cena en Alès, que así se llama el pueblo donde estamos. Debe ser que nuestro idioma nativo italiano nos ha confundido, pero de 4 platos que hemos pedido (la carta estaba en francés, evidentment) NO HEMOS ACERTADO NI UNO! Eso sí, buenos estaban todos. Así que voy a pasarme la noche practicando. Lulú? Se mua.


A ver, que me encanta Italia. Y no solo por el dominio natural del idioma del que hablamos ayer, sino por todo. Lo latinos que son, los paisajes cambiantes, los monumentos, la comida,… Todo. Pero qué quieres que te diga? Lo de poner casi todas las gasolineras automáticas me parece una muy mala idea. Y mira que en los países nórdicos son así y nunca tuve ningún problema. Pero la cosa es que en Italia no hago más que tener problemas con las tarjetas. Dos VISAs que llevo, pues ninguna vale, oye. Al final has de hacer cuentas sobre los litros que nos cabrán, porque tampoco tenía cambio. O te toca pagar en el LIDL con un billete de 50 eurazos para pagar un par de tomates y así tener cambio. Lo dicho, que no me mola. Además, carísima. Punto negativo.


Por lo demás, hoy descubrimos Bérgamo. Aunque casi me pierdo. Y mira que me oriento, pero fue bajarme de la moto en la Città Alta, echarle un vistazo al GPS y tenerlo todo controlado. Y a los 10 metros, las cosas no me cuadraban. Tras unos momentos marronáceos de bloqueo, al final decido volver a la moto a por el GPS. Y mira que me fastidia depender del cacharrillo, pero va bien el jodido.


De Bérgamo me quedo, sin dudarlo, con los techos de Santa María Maggiore. Son realmente espectaculares cómo puedes ver en todas las fotos que cuelgo hoy. Y mira que llevamos techos en este viaje! Pues estos estarían dentro del top 5. Y también sorprende que en una misma plaza coexistan dos templos tan grandes como el Duomo y Santa María. Pero bueno, Italia siempre ha sido un desparrame. Que hay que poner una iglesia? Pues toma dos! Que hay que poner un lavacoches? Pues que tenga para veinte coches a la vez! Exageración a tope. 

El resto del día, un coñazo. Carreteritas, rotonda, carreteritas… Y así hasta el infinito pasando por los suburbios de Milán -que no hemos parado porque ya la conocemos- y Turín. Y a partir de ahí, lo mejor: nuevamente el abrazo de los Alpes. Se nos iban acercando por derecha e izquierda hasta casi dejarnos sin puesta de sol. Pedazo picos! Lo que decíamos: desparrame! 

Hoy dormimos a más de 1000 metros de altura en Oulx, a tiro de piedra de Sestriere. Así que mañana entramos en Francia. Pero tranquilos, que aún nos queda mucho viaje. Buenas noches!

Los regresos nunca tienen que ser regresos sino descubrimientos en sentido contrario. Y este retorno al oeste, lo está siendo, sin duda. Hemos comenzado hoy con un plato contundente, el Passo San Boldo. Déjate de Stelvios y otras mandangas que serán muy bonitas y fotogénicas. El -relativamente- poco conocido San Boldo te dejará con la boca abierta. Sí, ya sé que muchos lo buscaréis en Google si no lo habéis hecho ya. Y -como yo- os sabréis las fotos al dedillo. Pero es que por muchas fotos que veáis, os va a impresionar igual. Pedazo obra de ingeniería de principios del siglo XX. ¿Habéis hecho tornanti en túnel uno detrás de otro? Pues los mejores son estos y los de la bajada a Chiavenna (el lado italiano del Splugenpass) que también es de locos.

Y luego el día se ha ido por el lado más delicado. Hemos comenzado en Asolo, un bonito pueblo medieval rodeado de viñedos donde las uvas maduran a la espera de convertirse en prosecco, una especie de champán típico del Véneto. El pueblo no mata, pero tampoco está mal. De hecho, está considerado (en esas listas que seguro que entras pagando) como uno de los pueblos más bonitos de Italia. 


Vicenza también tenía una parada. Su Piazza dei Signori es tan alargada como bonita. Hay alguna otra lista que la pone como la más bonita del país. Discrepo profundamente. Así a bote pronto se me ocurren la del Campo en Siena, la de la Signoria en Florencia o la de San Marcos en Venecia. Pero si te tomas un helado de nocciole sentado en unas escalinatas escuchando un acordeón que toca a Sinatra, la cosa cambia. 


Y Verona, la ciudad de Romeo y Julieta. Famoso es el balcón de la casa de Julieta (que se ve que lo pusieron hace menos de un siglo), pero me quedo con la Piazza delle Erbe. También alargada, pero con media docena de edificios de lo más interesante.


Con todo esto, hemos acabado en Brescia, otra ciudad que yo recordaba desierta pero con encanto, y que nos ha recibido con el mismo encanto, pero con banda de rock y multitud de gente disfrutando de la apacible noche. Pero lo mejor de todo el día, ha sido cómo hemos mejorado nuestro italiano. Casi a nivel nativo. Así que os despidi a tutti esperandi que la notti sea apacibili comi per noi. Buoni seri signorini.

Pues sí, hoy nos hemos hecho con un poker de ases. Si empezamos por el Grossglockner, y seguimos por el Passo Gardena, el Sella y el Pordoi, tenemos ganancia asegurada. Y con un día tan espectacular como el de hoy, más aún. Y mira que hemos empezado con mis dudas ya habituales cuando la ruta no está definida. Que si van a a ser muchos kilómetros, que si son muchas curvas, etc. Todo para conseguir el beneplácito de Belén, que sin rechistar dijo “si” a esto también. Pero comencemos por el principio.


El principio fue el paseo matinal por Salzburgo. Tras recorrerlo ayer por la noche casi al trote buscando dónde cenar, decidimos darle un tiempo esta mañana. Total, hoy solamente teníamos que atravesar los Alpes, así que teníamos tiempo de sobra. Y lo cierto es que me gustó más ayer noche que esta mañana. Los edificios iluminados y eso le dan un toque mucho más bonito que los camiones haciendo el reparto de esta mañana. De todo, me quedo con la cúpula de la catedral.


El Grossglockner, a pesar de costar 25€ por moto, vale la pena a la primera curva. Los verdes valles te rodean por todos lados, con los picos aún nevados en lo alto. Las nubes se van formando caprichosamente en las laderas de las montañas y todo es extremadamente bello. El tráfico era fluido a pesar de la gran afluencia de motos, coches y bicicletas. Pero allí nadie va rápido, intentado saborear el paisaje cambiante en cada curva. Es, sin duda muy recomendable. 


Y tras regocijarnos en él, seguimos ruta hacia el sur para encontrarnos con los Dolomitas. Enormes paredes de piedra van surgiendo como setas entre las altísimas montañas repletas de abetos. Cuando parecías haber rodeado una de esas paredes gigantescas, aparecía otra de mayores dimensiones tras la curva. El Gardena sobre todo, pero después el Passo Sella y el Pordoi nos han dado una excelente visión de conjunto de esta zona de los Alpes, quizá de las más recomendables. 


Y con eso que comienza a caer la noche y aún nos quedan más de 60 kilómetros para nuestra pensión. Menos mal que tenía la aprobación matinal de Belén, porque si no, me hubiera caído un rapapolvo como la del Stelvio hace cinco años, donde acabamos subiéndolo de noche tras 700km de puertos de montaña suizos. Belén aún me lo recuerda. Así que cansados pero siguiendo a buen ritmo, finalmente hemos acabado en nuestra habitación. Del temor a preparar una ruta con excesivas curvas ha salido un día excepcional. Excepto por los últimos kilómetros. Supongo que tampoco estaba tan mal planificado. 

Y es que cada día se aprende. Hoy hemos aprendido que a veces temes a las grandes piedras, pero son las pequeñas las que te pueden hacer caer. Lo mejor de todo, es que si te lo propones, siempre acabas levantándote. 

La vida es un álbum de recuerdos lleno de contrastes. Como el de hoy. Hoy hemos recorrido de un extremo a otro desde lo más mísero de la humanidad hasta paisajes prácticamente celestiales. Desde el horror del campo de concentración de Mauthausen hasta la belleza plácida de pueblecitos como Hallstatt. De 0 a 100 en poco menos de 140 kilómetros.


La llegada a Mauthausen se hace por una carreterita estrecha y empinada. Al alcanzar el final de la colina te topas de frente con la mole gris de sus paredes y sus torres de vigilancia. Después de haber visto Auschwitz, pensaba que esta vez iba a dejar las emociones en el parking, junto a las motos. Pero no ha podido ser. De hecho, no debía ser. Pasear por los barracones, la cámara de gas o el crematorio, la tristemente famosa escalera de la muerte o pasar los dedos suavemente por los miles de nombres allí escritos… Miles de vidas truncadas sin motivo. Y muchas (pero muchas muchas) con apellidos conocidos. Porque al contrario que en Auschwitz fueron muchos los compatriotas que allí terminaron sus días. Y eso te toca.

Pero afortunadamente el día ha dado mucho más de sí. Dejamos atrás (sin olvidar, eso sí) los horrores de Mauthausen para adentrarnos en las verdes colinas y frondosos bosques de las primeras estribaciones alpinas. A pesar de que el cielo está bastante gris, la hierba refulge inundándolo todo con ese verde casi fluorescente. Vamos dando un rodeo disfrutando de los paisajes hasta llegar a, según dicen muchas listas, el pueblo más bonito de Europa.


Hallstatt es simplemente precioso. Cuidadísimas callejuelas a pie de lago, con paredes montañosas repletas de abetos que lo rodean. Absolutamente pintoresco. Las fotos que había visto en decenas de posts  le hacen justicia. No sabría decirte si es el más bonito de Europa (de hecho, resulta algo absurdo clasificar la belleza), pero sí estaría entre mis top 5. A pesar de los japoneses.


Si ya he visto Reine en Noruega (tres veces) y Hallstatt en Austria, prácticamente según internet no me queda nada más bonito que ver en Europa. Así que una de dos: o ampliamos fronteras en próximos viajes o le quitamos la razón a Google e intentamos que el mundo se entere que la belleza la podemos encontrar en infinidad de lugares, muchas veces muy cerquita de casa. Seguiremos buscándola cada fin de semana. 
Y hoy dormimos en Salzburgo. La vuelta que hemos dado esta noche por el centro nos ha hecho cambiar los planes y mañana saldremos algo más tarde a la carretera: apetece ver y fotografiar la ciudad de día. Y ya luego nos metemos en los Alpes y a ver si escribimos con un tono algo más simpático. Porque qué quieres, hoy no me salía escribir de otra manera. 

Pues sí, después de hacer muchas filigranas planificando para no estar en Brno el día del Gran Premio, ahí nos ves, el mismo domingo de carreras, paseando por la ciudad. Pensaba que sería peor, por los atascos y tal. Pero no hemos visto un alma. Igual estaban todos en el circuito, pero en la ciudad quedaban cuatro gatos. También el hecho de que lloviera a cántaros no ayudaba a que hubiera mucho jolgorio por las calles. 


Si tengo que resumir -que no sé si tengo que hacerlo, pero me apetece porque hoy estoy especialmente cansado-, diría que casi ha sido un día de mierda. De esos que ves poca cosa y lo pasas mal. Y el “casi” lo he puesto porque en realidad ha habido algunos momentos en los que la cosa ha molado. Me voy a centrar en esos momentos, que creo que mola más.


El momento de ver aparecer el castillo de Bouzov entre la niebla ha molado. Llovía y las carreteras eran estrechas y penosas, pero ese momento ha sido guay. Aunque haya tenido que meter la moto en un barrizal para hacer la foto.

Y también han sido mágicos los momentos en los que las pequeñas carreteritas se metían en frondosos bosques de abetos. Era como meterse en un túnel sin iluminación. De eso no tengo foto, pero son de esos momentos que se quedan grabados en el hipocampo (porque sí, ya está bien de que intentéis grabar cosas en la retina: en la retina no se puede grabar nada). #momentomédicofriki. 

Y tras Brno, Mikulov. Otro pueblo con encanto pero que después de ver Oloumoc sin lluvia, creo que todos los demás pueblecitos de Moravia quedan algo deslucidos: tienen estructura similar: gran plaza rodeada de edificios de colores pastel y en medio un monolito dedicado a la Virgen o a algún otro personaje con aureola de santo.


Después de las mil venturas y desventuras de intentar comprar un adhesivo tanto en Brno (ni una tienda de souvenirs en el centro) como en Mikulov (tuvimos que comprar unos algo patéticos en la oficina de turismo), nos metimos en las autopistas austríacas para pasar la tormenta lo más cómodamente posible a 125 km/h. Ahora estamos en Linz, tras habernos saltado un par de puntos de interés, algunos de los cuales retomaremos seguramente mañana. Porque mañana será otro día. Buenas noches.

Que sí. Que me dijeron que mi bisabuelo dejó de estudiar geografía hasta que los países no cambiaran al menos en 10 años. Y lo que hoy han sido tres países hace unos años habrían sido dos. Y hace muchos más quizá uno. Sé como sea, hoy hemos desayunado en Hungría, comido en Eslovaquia y cenado en la República Checa. No es ningún récord, pero mola.


Hemos comenzado en Szentendre, un pueblecito al lado de Budapest y a orillas del Danubio que se las da de pueblo con encanto. Y no es que esté mal, pero es que viniendo de Budapest, todo queda un poco deslucido. Menos mal que hemos llegado cuando aún no habían desembarcado las hordas de turistas, y los comerciantes recién abrían sus tiendecitas. Porque otra cosa no, pero tiendas de souvenirs habían un rato. 

En Esztergom está el templo católico más grande de Hungría. Pero vamos, que no mata. Hoy era el día de las cosas que no mataban. Y lo curioso es que sin darnos cuenta, hemos atravesado un puente sobre el Danubio y hemos pasado a Eslovaquia. Y mira que teníamos florines húngaros para gastar! Así que media vuelta y hemos vuelto a pasar la frontera. La cosa es que se ve que en Hungría es fiesta y estaba todo cerrado. Hemos usado el comodín de la gasolinera y… Bingo! Los fideos esos yatekomo o komosequieranllamar los teníamos en el primer estante que hemos mirado. Hemos triunfado. Media vuelta y para Eslovaquia de nuevo.


En Bratislava nos hemos tomado un helado. Y poco más. Vueltecita por el centro, repleto de turistas. Compra de la pegatina preceptiva y a la carretera de nuevo. Y en poco más de una hora estábamos en la República Checa. Y qué hacemos aquí? Pues que yo he visto que por aquí está la región de Moravia, y me mola el nombre. Así que para allá que nos hemos ido. Seguro que Belén os contará que todos los caminos conducen a Brno, pero nosotros hemos intentado evitarlos, que mañana por aquí hay Gran Premio de MotoGP y seguro que todo está a petar. Hemos recalado en Oloumoc, un fantástico pueblo con unas enormes plazas monumentales. Allí hemos olvidado la caca de perro que había en el ascensor del hotel (no me preguntéis, que no tengo más datos) con unas magníficas carrilleras al vino y un carpaccio que quita el hipo.

Mañana dan lluvias, a ver si son pocas porque tenemos que volver a cambiar de país. Buenas noches.