Archivo de la etiqueta: Moto

Una ruta por… Segovia


Nuestro paseo de ese fin de semana nos deparó un par de agradables sorpresas en forma de agradables carreteritas secundarias en las que disfrutamos de la ruta. Pero no adelantemos acontecimientos, y pongamos el contexto.

El contexto era «ola de calor extremo en toda España», con lo que a la postre serían cifras récord de temperaturas para el mes de Mayo en toda la historia de registros meteorológicos. 35º a la sombra para el sábado, vamos. Así que nos pusimos nuestros trajes de verano, nuestro chaleco refrigerado por agua (una maravilla) y… al lío!

Comenzamos con un clásico, como es el cañón del Río Mesa, comenzando desde el embalse de la Tranquera. Para mí, uno de los cañones más espectaculares de la península, por lo cerrado y escarpado de sus paredes. Si no lo conoces… ya tardas! Parada a hacer la foto de rigor en Chaorna, un pueblecito incrustado en la pared de la montaña y seguimos hacia Sigüenza, donde no paramos por la cantidad de veces que hemos dormido allí y visto al Doncel.

La iglesia de Sta. Mª de la Varga nos sorprendió. Se encuentra a las afueras de Uceda. Es una bonita iglesia románica… a la que le falta la mitad frontal, además del tejado. Y que han reconvertido en cementerio! Digna de ver. Además de ahí mismo sale una antiquísima y empinadísima calzada romana que conserva varios tramos de piedra.

Santa María de la Varga

La ruta por los pueblos negros de Madrid comenzó torcida, ya que en Patones de Arriba no pudimos ni parar la moto, de la cantidad de coches que inundaban hasta los arcenes de la carretera. Decidimos dejarlo para otra ocasión. Seguimos hacia la Sierra del Rincón, que me sorprendió de la cantidad (millones de millones) de flores de jara que inundaban de blanco todo lo que abarcaba la vista. Además de ello, las vistas de las laderas de las montañas enmarcaban una carretera ratonera, que a decir verdad se nos hizo un poco bola a esas alturas de ruta que ya llevábamos. Los pueblos… pues pse: demasiado remodelados y restaurados, convertidos en segunda vivienda de urbanitas con cierto poder adquisitivo. Al menos paramos en La Hiruela, donde el poder lo ejercían los miles de mosquitos que pululaban por sus calles de piedra.

Y acabamos en Segovia, en las afueras, justo cuando las tormentas descargaron con fuerza, mientras nosotros las observábamos desde la seguridad del hotel. El Venta Magullo, donde cenamos con la presión de sustituir a nuestro habitual Mesón José María y su ribera del Duero «Pago de Carraovejas». No fue lo mismo, pero los postres bien vale que si pasáis por allí, os deis un homenaje.

El domingo amaneció con temperaturas mucho más agradables. Chaleco en la maleta e incluso nos tuvimos que parar a poner un forro. La primera parada, a presentar nuestras nuevas Ducati al Acueducto de Segovia. Paramos justo en su base, y con la atenta mirada de los policías locales, a los que perjuramos que solo era una foto y nos largábamos, inmortalizamos el momento.

Riaza, de la que utilizamos su plaza para abrigarnos algo más, sirvió de inicio de una espectacular carretera, con un trazado muy divertido y un asfalto perfecto que nos llevó a Madriguera y su espectacular color rojizo y luego a Somolinos, con curiosas formaciones rocosas. Paramos el Albendiego para volver a admirar el impresionante ábside de la iglesia de Santa Coloma, donde ya estuvimos hace unos años. Después, la última parada fue en Medinaceli, para conectar ese acueducto romano de Segovia donde comenzaba la ruta, con el Arco del Triunfo de Medinaceli, previamente a meternos en la autovía y acabar la ruta.



En definitiva, sorpresón en las carreteras de la Sierra del Rincón, así como en la SG-V-1111 entre Riaza y Madriguera. No os las perdáis. Tenéis los enlaces de las rutas en Wikiloc ahí abajo (y el vídeo del fin de semana ahí arriba).

Powered by Wikiloc

Powered by Wikiloc

 

El bucle vasco-navarro

Este fin de semana disponíamos de algo más tiempo de lo que nos viene siendo habitual, y pudimos salir de ruta tanto sábado como domingo. Así que nos levantamos pronto y aprovechamos esos dos días de ambiente primaveral.

Los primeros 150 kilómetros fueron anodinos. Bueno, todo lo anodinos que pueden ser los kilómetros con dos Ducati Multistrada, donde cada adelantamiento y cada roscada de puño supone una sonrisa en la cara. Llegamos al primer punto previsto, La Basílica de San Gregorio Ostiente. Se encuentra en lo alto de un monte muy cerca de Los Arcos, donde está el circuito de carreras. Mira que pasamos solo por la carretera, pero me da a mi que Los Arcos tiene mucho encanto. De hecho me lo apunté para volver. Pero hoy tocaba subir a San Gregorio. Pista asfaltada estrechísima y con mucha pendiente, que se iba elevando rápidamente sobre los preciosos campos de colza que están en esta época del año en todo su esplendor. Y arriba… la pequeña iglesia, con un sorprendente pórtico barroco con sus columnas salomónicas y todo. Como desproporcionado, me pareció. Y cerrada. Y eso que me había cerciorado de los horarios. Allí no había ni el tato. Pero no nos importó mucho. Las vistas lo suplían todo.

A pocos kilómetros de allí, siguiendo una divertida carreterita de montaña, se encuentra el Santuario de Codés, punto de partida de múltiples excursiones por la montaña navarra. El entorno es maravilloso, con las escarpadas montañas rodeando todo el santuario… que también estaba cerrado. Pero tampoco nos importó, porque lo que veníamos a buscar era la foto con las montañas. Pero vamos… que sorprende.

Ya enfilando hacia el norte, y extasiados con la verdura de las montañas navarro-euskaldunas, nos fuimos acercando a la ermita de la Antigua…. que estaba ya cerrada cuando llegamos casi a la hora de comer. ¡Pero bueno! ¿Qué planificación es ésta? Pero tampoco nos importó, porque ya la habíamos visto hace unos pocos años, y en realidad comimos muy a gusto en la ladera verde que rodea la ermita.

Continuamos hacia el norte, atravesando riberas de ríos, colinas y montañas vascas, hasta llegar a Lekeitio. Allí solo íbamos a ver el Cantábrico… y a comenzar una de las carreteras más impresionantes de nuestra geografía: la BI-3438 (y luego GI-638) desde Lekeitio a Deva. Curvitas de esas para bailar con tu moto, entre los bosques de eucaliptus y la escarpada costa del Cantábrico. Cada vez que venimos aquí a rodar cargamos las pilas para muchos meses.

Nos paramos nuevamente en Zumaia, para ver la ermita de San Telmo, pero para bajar a la playa y conocer de cerca la verdadera joya de esta zona: el flysch. Lascas y más lascas de roca que cortan la montaña, la playa y el mar como si de un cuchillo se tratara. Todo un hallazgo que nos sorprendió aunque ya lo habíamos visto de lejos en multitud de ocasiones. No dejéis de bajar a la playa de Zumaia en cuanto podáis.

Y ya para el hotel, que esta vez era un sencillo B&B en plena carretera entre Errenteria y Pasaia. Cenaríamos de lujo en el Yola Berri de Pasajes de San Juan, con unas maravillosas vistas a la ría. Ojito a la hora de aparcar la moto, que ponen multas si la dejas en la acera. 32€ con pronto pago nos soplaron…

Al día siguiente tocaba el viaje de retorno. Sin nada muy organizado, en el último momento elegimos la GI-3420 (y luego NA-4000) que va de Oyarzun a Lesaka. ¡Qué festival de verdes nos dimos! Fueron 80 kilómetros de ensueño, rodeados de bosques, lagos, rayos de sol filtrándose entre las hojas… y un asfalto y un trazado envidiables. ¡Sin duda este tramo entra de pleno derecho en mi lista de los TOP 5! Pasamos por el valle de Baztán y seguimos hasta Pamplona por la variante de la Nacional, esquivando los insulsos túneles e intentando exprimir al máximo el fin de semana. Y desde Pamplona, por las rutas habituales llegamos a comer en Zaragoza, después de un fin de semana muy aprovechado de los que hacía muchos meses que no disfrutábamos.

Los archivos .gpx de las rutas de ambos días los podéis encontrar en Wikiloc:

Sábado
Domingo

Un día por… El Moncayo

A ver, que seguimos  con la tendencia de viajes de un solo día, y esta Semana Santa planteamos una ruta para rodear el Moncayo. Que en realidad es un decir, porque al Moncayo se le admira más desde lejos, surgiendo como un macizo solitario espolvoreado de las últimas nieves del invierno. Pero dejemos la cursilería a un lado y vamos a lo que vamos: Si vas por su parte suroeste verás unas carreteritas estrechas y bacheadas ideales para testar las suspensiones de las Multistradas. Si bien mi 950 S tiene el tarado estándar algo duro para mi gusto, la posibilidad de escoger entre cinco tipos de dureza me permite ponerlas algo más blandas en su mapa “Touring”. Menos mal de las vistas, con pueblos colgados de las faldas del Moncayo como Purujosa, porque la carreteras se nos presenta con curvas muy bacheadas, asfalto lleno de parches y gravilla en infinidad de puntos.

Ya en la provincia de Soria nos dispusimos a enfrentarnos con el Puerto de Piqueras que nos acercaba a Logroño, pero antes teníamos que pararnos a ver el Castillo de Magaña. Te lo encuentras así de sopetón, al salir de una curva. En lo alto, como toca estar a un castillo que se precie. Tienes una zona parar parar justo al lado de un viejo puente. Muy recomendable. Y eso que como ya viene siendo habitual, no subimos al castillo.

Pues lo dicho, sierra de Cebollera para arriba, algo de fresco en el Puerto de Piqueras (que recorrimos íntegramente por sus ocho o diez tornanti, pasando del moderno túnel que lo atraviesa. El mirador… pse. Luego, por la zona de Cameros y tras comer el ya habitual bocata de tortilla de atún de Belén rodeados de vacas y terneros que nos “deleitaron” con su concierto de cencerros, llegamos al mirador del cañón del río Leza. Espectacular, sobre todo si te da por asomarte al abismo.

La tarde se nos pasó entre darnos cuenta que ya habíamos estado en Cornago, en volver a ver el monasterio de FItero, ya en Navarra, conocer el milagro del Bardal (que paso de transcribir aquí, que lo explico en el vídeo) y hacer una visita rápida a Corella. Teníamos previsto volver por Tarazona y Vera del Moncayo, para que la vuelta al mismo quedara perfectamente delimitada, pero mira,… que al final decidimos llegar a Zaragoza de día dejarlo quizá para otra excursión de esas del día. Que hay más días que longanizas.

La ruta de Valencia

Cuando tienes pensada una ruta, pero en el último momento la cambias debido a las condiciones meteorológicas, pueden pasar dos cosas: que aciertas… o que te equivocas. Tras un viaje planificado para retornar a Cuenca y visitar algunos pequeños puntos de interés que no conocíamos, la ola de frío polar que azotaba la zona nos hizo cambiar la ruta el día anterior, buscando las temperaturas más cálidas del Mediterráneo, viajando hasta Valencia. De momento, era todo un acierto. El viento intenso, con rachas de hasta 80 km/h nos quitó la razón y convirtió la ruta en todo un suplicio, caída en parado incluida. Como tenemos el compromiso de contaros tanto lo bueno como lo malo de estas nuevas -para nosotros- Ducati Multistrada, os cuento en el vídeo las consecuencias de una caída en parado con estas motos… Serán tan frágiles como parecen?

Un día por… Navarra

Nos disponíamos a realizar un tipo de ruta que nunca antes habíamos realizado: un día de moto saliendo y llegando el mismo día a Zaragoza. Eso lógicamente limita mucho la distancia a la que podíamos llegar, pero por otro lado nos permitía visitar lugares cercanos a casa a los que nunca accedemos por la necesidad de salir disparados hacia localizaciones más lejanas. Sea como fuera, aquí tenéis lo que da de si un viaje de un día en moto por Navarra.

Las rutas de este verano

Disfrutando de nuestros primeros campos de lavanda

Sí, ya sé que igual es un poco tarde, pero aprovechando que he tenido que realizar mantenimiento en la página (a alguno le ha dado por hackeármela), me he dado cuenta que había hecho difusión por otras redes sociales pero no había colgado aquí los vídeos de los mini viajes que hemos hecho este verano.

El primero fue un corto viaje de tres días por la Alcarria y sus campos de lavanda y también de La Mancha, para volver a disfrutar de los molinos de viento y del placer de ir en moto de forma tranquila, sin la presión de tener que ver cientos de cosas que no conocíamos. Así que nos dedicamos a volver a saborear el placer de una carretera, del sol en la cara o de una buena cena ante un buen vino. De ese viaje salió el siguiente vídeo:

También pudimos escaparnos tres días más algo después y nos fuimos a una zona que es una de nuestros talismanes y que nunca falla: Soria y Burgos. Tras saludar a la catedral que cumplía 800 años y cenar copiosa y maravillosamente a sus pies, seguimos ruta hacia Cantabria y Santander, en busca del Cantábrico:

Y así finalizó el verano 2021. La verdad es que comparado con otros años prepandémicos la cosa ha quedado muy sosa, pero dadas las circunstancias nos supieron a gloria estos dos pequeños viajes. Esperemos encarecidamente -no sabéis cuánto- que el verano 2022 dé para un viaje antológico como los anteriores. Os aseguramos que lo disfrutaremos tanto o más como el primero.

Los vídeos de La Ruta Turca

Han pasado casi cinco meses y aún no había compartido en el blog (que fue el inicio de todo TheLongWayNorth, recordémoslo) los vídeos de esta accidentada y aventurera Ruta Turca. Hoy, último día del año tocaría reflexionar sobre el futuro de esta plataforma, y de cómo integrar de una manera lógica el blog, el canal de YouTube, Instagram y otras redes sociales. Pero mira, que no tengo ganas de filosofear. De momento aquí tenéis los cuatro vídeos uno detrás de otro por si queréis hacer un maratón de Jaus y Marypomppins después de las uvas. Pero ya os digo que habrá novedades. Besis.

LA RUTA TURCA 1 (De Barcelona a Sicilia)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=DTaHG0ViLZw&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 2 (De Sicilia a Capadocia)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=BAWwqIdIe-A&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 3 (De Capadocia a Belgrado)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=kJwfePUbMJw&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 4 (De Belgrado a Zaragoza)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=PZis9p7entw&w=560&h=315]

Retorno a Marruecos

 

photo_20190418113740_6553936_0

(Lector impaciente, vídeos al final de la entrada)

Siempre es bueno retornar a aquellos lugares en los que disfrutas. No soy mucho de repetir destinos, ya que bastante grande es el mundo como para tener que repetir. Pero cuando el tiempo es limitado y los objetivos desconocidos están demasiado lejos, no hay nada mejor que revisar los que están más cercanos (relativamente), descubriendo nuevos, redescubriendo los ya conocidos.

En esta ocasión describiré el viaje en forma de tips, pequeños consejos que hemos ido recopilando en mis tres viajes a Marruecos, aunque fundamentalmente basados en nuestra última experiencia.

La frontera.

Sin duda, es la peor pesadilla de Marruecos. Tras dos viajes atravesando por Melilla por motivos personales -cosa que NO recomiendo en absoluto- esta vez decidimos Algeciras-Tánger Med. Los trámites fronterizo los haces en el ferry, así ahorras mucho tiempo. Pero no así los aduaneros, que se deben formalizar ya en tierra. Y como el ferry generalmente va con retraso (Transmediterránea al menos), una cómoda llegada a las 20:00 se transformó en una agónica entrada en Marruecos a eso de las 2 de la mañana. Y aunque la salida por la misma frontera fue bastante más «europea», la entrada fue caótica. Decenas (o cientos) de coches parados, sin orden ni concierto, y búscate la vida para que un funcionario te coja los papeles y te haga la tarjeta de entrada (desde principios de año no debes rellenar ningún formulario, lo hace el funcionario directamente con los papeles de la moto). Conclusión: al parecer la mejor manera de atravesar el estrecho es desde Tarifa a Tánger. Apuntadlo.

La autopista.

El primer día viajamos de Tánger a Marrakech, visitando alguna cosilla. Para ir más ràpido decidimos ir por autopista. En su web especifican que es posible el pago con tarjeta de crédito. No os lo creáis. Según me dijo el de la garita, solo para tarjetas nacionales. Así que preparad dinero en efectivo. Lo bueno es que son bastante baratas (calcula la mitad de lo que costaría el trayecto en España).

Asilah.

Fue uno de los descubrimientos de este viaje. Lo mejor, como suele pasar en las ciudades marroquíes, es adentrarte en su Medina. Una Médina muy parecida a los pueblos blancos de Andalucía, con múltiples detalles salpicando de un intenso azul. Fuera de la zona más comercial encontrarás rincones con encanto, y unas blancas murallas a pie de océano.

Casablanca.

De Casablanca solamente nos interesaba la Mezquita de Hassan II, que con su minarete de más de 200m de altura es el más alto del mundo árabe. Para llegar hasta ella cárgate de paciencia: el tráfico en las grandes ciudades es caótico.

Aparcar la moto en las Medinas.

Tanto en Tánger como en Marrakech o Fes teníamos el alojamiento dentro de la Medina. Allí es imposible aparcar a no ser que lo hagas en alguna pequeña plaza o lugar donde varios vigilantes te «invitarán» insistentemente a aparcar. No huyas, no tienes otra opción. Ahora, vigila mucho con los precios. En Tánger nos llegaron a pedir 200dh (unos 20€) por moto y noche. Aconsejados previamente por nuestro alojamiento, sabíamos que no debíamos pagar más de 40dh (4€) por las dos motos. El Marrakech es algo más caro, y el primer día pagamos 10€ por las dos, aunque vimos al día siguiente que podíamos haber apretado al menos hasta 7€. En Fes pagamos 5€.

Essaouira.

La ciudad costera tiene un encanto especial. La Medina, muy colonial, blanca y amurallada tiene su encanto, pero lo que la hace realmente especial es su puerto pesquero. Si vas a última hora de la mañana, encontrarás los pescadores vendiendo el género cerca de sus barcos. Y luego por un módico precio (13€ los dos, aunque podíamos haberlo conseguido más barato) te tomas una parrillada de pescado que te chuparás los dedos.

Los riads.

Sin duda mi opción preferida de alojamiento en las ciudades. Siempre se sitúan dentro de las medinas, por lo que es difícil (si no imposible) aparcar en la puerta. Y llegar hasta los lugares de aparcamiento puede suponerte unos buenos 20 minutos agobiado entre gente, burros, bicicletas y scooters. Luego está el problema de encontrarlos: no hagas como yo y no confíes en tu GPS: los callejones de las medinas son incompatibles con tu Garmin: las pérdidas de cobertura, y lo intrincado de sus callejuelas hace que aunque estés a 5 metros del riad la puerta se encuentre en otro callejón al que te costará una caminata de 300 metros llegar. Se ofrecerán muchas personas y niños a acompañarte, que insistentemente te preguntarán por el riad donde te alojas, sobre todo si vas acarreando maletas. No pierdas tiempo y deja que te acompañen. Solamente te costará unos pocos dinares.

Todos estos inconvenientes se verán recompensados en cuanto entréis a ese oasis de paz y de lujo a un módico precio: nunca te fíes de la primera impresión por fuera. Te sorprenderás.

Marrakech.

Sin duda la joya de la corona. Si tienes tiempo, hay varias visitas imprescindibles, como el palacio de El Badía, la Madrasa o los jardines de La Menara. Pero lo que nunca te puedes perder, vayas las veces que vayas, es el ambiente nocturno de la plaza de Jma el Fnaa. Como médico debería desaconsejarte tomar un zumo de naranja o comer en uno de los múltiples puestos callejeros, como máximo un refresco en la terraza del Café de París, pero no lo voy a hacer. Disfrútalo. Pero ojo con el precio.

DCIM100MEDIADJI_0288.JPG

El regateo.

Imprescindible en Marruecos. Es su forma de comercio, no pienses que te quieren timar. Entre ellos también regatean. No conciben un precio fijo por las cosas. Obviamente intentan engrosar mucho el precio si eres extranjero, pero unos pequeños consejos pueden hacer que tu viaje sea mucho menos agobiante.

– Pacta el precio antes de recibir el servicio, ya sea un parking, una comida o lo que sea. Así no habrá sorpresas.

– Nunca des tú el precio primero. Ten en cuenta que el valor de las cosas es diferente aquí que en Europa. Pregunta siempre antes. Te servirá de referencia.

– Calcula como norma general que siempre podrás conseguir al menos la mitad del primer precio que te están dando. Pero no se lo digas a la primera, tira a la baja para poder negociar.

– Los «faroles» funcionan. Si te vas, no dudarán en ofrecerte mejor precio.

– Nunca pienses que te están timando. Nadie te obliga a comprarlo. Cuando aceptas el precio, es porque te parecía bien. Si piensas que podías haberlo obtenido más barato, te agobiarás a la primera. De hecho un consejo que me dieron y que funciona: piensa primero lo que pagarías tú. Y cuando llegues a ese precio, acepta y punto. Y si no llegas, a otra cosa.

Kasbah de Telouet.

Saliendo de Marrakech y pocos kilómetros después de coronar el Tiz’n Tichka verás el desvío. Hace unos años la carretera se convertía en pista, pero ya no. Por fuera verás la fortaleza muy destartalada (que también le da su encanto), pero por dentro (entrada 2€) alucinarás con las estancias nobles repletas de mosaicos y de una decoración increíble.

photo_20190416124906_6553898_0

Ait Ben Haddou.

Siguiendo la misma carretera llegarás a ese Ksar (Ksar es «ciudad fortificada», Kasbah sería un «castillo») donde se rodó entre otras Gladiator. Es sencillamente espectacular. Puedes llegar atravesando el río sobre unos sacos terreros, pero luego te harán pagar la entrada a alguna de las Kasbahs para acceder al pueblo. Lo mejor es atravesar el puente. Piérdete entre las casas y las kasbahs de adobo.

Valle del Draa.

Una vez pasado Ouarzazate y camino a Zagora atravesarás este valle, prácticamente de otro planeta, con cañones donde el río ha excavado su paso entre la roca más agreste. Es espectacular.

Zagora.

Poco te puedo explicar de Zagora, la puerta del desierto, ya que nos pasamos el día en el taller reparando la bomba de gasolina de la moto de Belén. Allí hay varios talleres míticos, como el de Mohammed «El gordito», que ya falleció pero que ahora regenta un discípulo. Mejor que no lo tengas que utilizar, pero si lo haces te aseguro que será una experiencia inolvidable.

Merzouga.

La otra puerta del desierto, donde tienes en las afueras del pueblecito el mar de dunas (erg) más grande de Marruecos. Espectacular el salir de tu albergue y en cuestión de cinco minutos estar en un desierto de arena como el de las películas. Te diría más: ES el de las películas. Cerca de allí se encuentra la llamada «cárcel portuguesa» o Gara Medouar, una montaña en forma de cráter donde puedes acceder al interior a través de un agujero de la muralla. Sí, es una muralla y…. es tan difícil de explicar, que mejor que lo veas en los vídeos o en la foto que abre esta entrada.

Gargantas del Todra y carretera N703.

Sin duda, visita obligada. Cerca están las del Dades, que no es más que una carretera con cuatro curvas estilo «Stelvio», y vista una vez, no tenía ningún interés repetir. Pero las del Todra… seguramente volveré en todos mis próximos viajes a Marruecos. La carretera acaba metiéndose entre las elevadas rocas del desfiladero, mientras que cientos de puestecitos afean algo el paisaje natural. Pero si me encantan las gargantas son por los siguientes 100 kilómetros hasta Agoudal o más allá, a Imilchil. Ni te imaginas los paisajes marcianos que encontrarás. Atravesando el Atlas verás poblaciones mucho más rurales y pobres de lo que ya has visto, incluidas las del sur del país. Pero abrígate, porque estarás muchos kilómetros a más de 2000 metros de altura.

photo_20190419101330_6553961_0

Fes.

La medina de Fes es extraordinariamente grande y extraordinariamente demencial. No creo que nadie -incluso los que vivan en ella- se la conozca completamente. Después de haber visitado unas cuantas en este viaje, la de Fes siempre «hace bola», y si vas con miedo puede llegar a agobiarte. Lo mejor es que la primera vez pilles un guía de los muchos que hay para poder encontrar los lugares míticos como los curtidores. Luego ya si eso, si te sabes orientar y tienes suerte, igual puedes entrar y salir por la misma puerta o encontrar tu riad. Avisado quedas.

Tetuán.

Agradabilísima medina plagada de arcos, pequeños pasadizos y paredes encaladas de blanco. Mucho menos agobiante que otras, con menos puestos de artesanía enfocada al turismo y más tiendas de comercio local. Ideal para relajarse un buen rato observando el quehacer cotidiano de sus moradores.

Chefchaouen.

El pueblo azul. Su medina es espectacular, con rincones súper especiales, siempre azules. Es sin duda la más turística y llena de gente extranjera, lo que le quita mucho encanto. Pero su atractivo fotogénico es tan alto, que lo puedo llegar a pasar por alto.

DCIM100MEDIADJI_0400.JPG

La conducción en Marruecos.

Sin duda, es muy diferente a la española, algo más similar a la que he podido «sufrir» en el sur de Italia o los Balcanes… pero siempre más peligrosa. Las normas… existen para saltárselas, todos lo hacen. Pero no te aconsejo que tú lo hagas. La presencia policial es muy grande, y sueles encontrar controles cada pocos kilómetros. La manera de proceder es siempre muy sencilla: llegas a la señal de «Stop policía» y te paras. El agente, uno a uno, te irá dando paso. Y si dudas si te ha dado paso, te paras hasta que insista. Ten en cuenta que son la autoridad y les encanta que se lo demuestres.

En las ciudades, cuidado con los taxis, que hacen de todo menos respetar los carriles. En las carreteras cuidado con todo, autobuses de línea incluidos. El mayor consejo es que preveas que cualquier vehículo, mecánico o animal, pueda jugarte una mala pasada. Sé prudente pero no demasiado, adáptate: ni se te ocurra ceder el paso en un paso de cebra: nadie lo hace y nadie espera que lo hagas, así que lo más fácil es que te den por detrás.

Ten en cuenta que de noche muchas bicicletas, ciclomotores o incluso coches o camiones circulan sin luces. En cuanto a los animales -que tampoco llevan luces- hay menos problemas: verás muchas ovejas y perros, pero están ya muy resabiados, difícilmente se cruzarán. Las personas ya es otra cosa.

Y hasta aquí lo que os quería contar. Espero que sean consejos de utilidad. Y si puedes aportar alguno más, no dudes en dejarlo en los comentarios. Yo os dejo con nuestros dos vídeos que resumen el viaje de este año.

 

De Valencia a Cuenca

IMG_2840

(vídeo al final).

La verdad es que es la primera vez que me pasa en 9 años. ¿Me estaré haciendo viejo? Llegó el sábado por la mañana y no tenía ni idea de hacia dónde tirar. Y mira que generalmente preparo -igual demasiado- los viajes a conciencia… O igual es que ese fin de semana no deberíamos haber salido, con medio país con alertas de frío, nieve y viento. Ciclogénesis explosiva, lo llaman. Pero tenía tantas ganas de echarme a la carretera para demostrarme que el frío no me asusta, que decidimos salir hacia Valencia el viernes por la noche.

Y lo que comenzó en Zaragoza con sol y 14ºC rápidamente se convirtió en 5ºC y lluvia intensa. Hasta me pareció ver algún copo al pasar por Teruel a -1ºC. Llegamos a Valencia mojados, helados y cansados. Pero al menos habíamos iniciado la ruta. La ruta hacia… dónde?

El Hotel Silken Puerta Valencia*** fue nuestra guarida esa noche, con una curiosa cinta de correr dentro de la misma habitación, que no pude dejar de probar. Para cenar, elegimos al tuntún un gastrobar, el EmBogaBar**. Comida de excelente calidad, servicio muy mejorable y lento. Pulpo espectacular, chanquetes con huevo, entrecot y canelón con rabo de toro, todo amenizado con un Priorat que costaba más de lo que valía. En la cena le seguía dando vueltas a la misma pregunta: ¿Dónde iríamos el sábado?

Y eso mismo era lo que nos seguíamos preguntábamos desayunando un café con leche y una coca casera. Y lo cierto es que lo llevaba en teoría todo planificado: de Valencia a Cuenca, pasando por tres o cuatro puntos que quería visitar. Pero es que la noche anterior, y el resto de la mañana, daban nieve por la zona de Cuenca, y no sabía cómo podría estar la cosa atravesando la Serranía de Cuenca el domingo para volver a Zaragoza. Así que nos planteamos la idea de ir costeando hasta Alicante, ya que por el Mediterráneo no se esperaba nieve… pero sí vientos casi huracanados. Así que ahí estaba el dilema: o nieve, o viento.

— Pues mira, yo el viento es que no lo soporto— dijo Belén entre sorbo y sorbo de café con leche. Así que el dilema tenía por fin solución: Cuenca nos esperaba.

Primero nos acercamos al centro de Valencia, para admirar una vez más su Catedral* y su famoso campanario, «El Micalet». Puro gótico tardío, con un curioso rosetón triangular.

IMG_2802

Tras unos cuantos kilómetros de autovía, nos desviamos hacia el primer punto, una pequeña cascada que había localizado en Google Maps. Para llegar hasta la Cascada de Domeño* había que recorrer un pequeño camino de tierra, cosa que hicimos sin excesivo problema. Pero lo más sorprendente no fue la cascada en sí -que llevaba muy poca agua- sino cómo el fuerte viento levantaba oleadas de agua del curioso embalse que se abría montaña arriba. IMG_2804

Luego tocaba parada en el cercano pueblo de Chelva**, para admirar la fachada de su iglesia, con un enorme reloj y un campanario pintado de extraños colores. El viento arreciaba mucho. Pero mucho! No había manera de mantener un peinado en condiciones.

La sorpresa inesperada de la jornada fue la carretera CV-390*** entre Tuéjar y Utiel. Recién asfaltada casi en su totalidad, tiene un trazado espectacular, y unas vistas más espectaculares si caben sobre el pantano de Benagéber. Muy recomendable.

Comimos en Alarcón***, donde ya habíamos estado recientemente, pero nos faltaba una visita algo más en profundidad. Después de comer una sopa de cocido, unas chuletillas de cordero y -otro- rabo de toro, nos dispusimos a callejear visitando el par de iglesias interesantes que alberga el núcleo del pueblo. Y por supuesto, no debe faltar la vista desde el mirador de la hoz del Júcar y el castillo. Ya con eso vale la pena la visita.

photo_20190202160628_6553771_0

Y después de un fuerte viento, llegamos a Cuenca. Esta vez repetimos el Hotel NH Cuenca***, muy recomendable y de precio contenido. Tras descansar y calentarnos, salimos a recorrer las calles en busca de un restaurante. Elegimos El Bodegón***, donde no tuvimos mesa el año pasado. Y a pesar de que eran algo lentos -estaba el local bastante lleno- disfrutamos de lo lindo de una parrillada de verduras, un es-pec-ta-cu-lar sartén con crema de champiñones, huevo y morcilla, y unas setas de cardo a la plancha.

La mañana del domingo comenzaba con algo menos de viento del esperado, pero con -1ºC en el termómetro de nuestras BMW. Dejamos de lado el par de visitas previstas y nos dispusimos a volver a Zaragoza vía ruta del Mimbre -por enésima vez-, disfrutando de la Hoz de Priego*** y de Beteta***. La cuestión era sortear las placas de hielo y admirar todo el paisaje nevado que nos rodeaba hasta llegar a Molina de Aragón. Y luego, ya una vez en la autovía Mudéjar, luchar contra el fuerte viento en contra hasta Zaragoza.

En definitiva, un fin de semana muy gastronómico y con una meteorología adversa que esta vez no nos hizo quedarnos en casa. Aquí tenéis el mini-vídeo que grabamos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=B9bg9ryHd7g&w=560&h=315]