Archivo del Autor: smorchon

Rodando entre el Románico

Y ya tenía ganas de volver a visitar el románico palentino! Pero había que esperar a que alargaran los días y cesaran las heladas. Y a la primera oportunidad, ahí que nos teníais, danzando entre piedras milenarias!

Desde el Arco de San Miguel, cerca de Sasamón (aún en Burgos), pasando por Moarves de Ojeda, la ermita de Santa Engracia de Cozuelos, la famosa (pero algo sobrevalorada) Ruta de los Pantanos palentinos (la P-210), y teniendo el campamento base en Aguilar de Campóo, hemos disfrutado de lo lindo de la gastronomía, el buen tiempo, los paseos campestres y por supuesto la arquitectura románica de la zona.

Espero os guste el vídeo.

De Valencia a Cuenca

IMG_2840

(vídeo al final).

La verdad es que es la primera vez que me pasa en 9 años. ¿Me estaré haciendo viejo? Llegó el sábado por la mañana y no tenía ni idea de hacia dónde tirar. Y mira que generalmente preparo -igual demasiado- los viajes a conciencia… O igual es que ese fin de semana no deberíamos haber salido, con medio país con alertas de frío, nieve y viento. Ciclogénesis explosiva, lo llaman. Pero tenía tantas ganas de echarme a la carretera para demostrarme que el frío no me asusta, que decidimos salir hacia Valencia el viernes por la noche.

Y lo que comenzó en Zaragoza con sol y 14ºC rápidamente se convirtió en 5ºC y lluvia intensa. Hasta me pareció ver algún copo al pasar por Teruel a -1ºC. Llegamos a Valencia mojados, helados y cansados. Pero al menos habíamos iniciado la ruta. La ruta hacia… dónde?

El Hotel Silken Puerta Valencia*** fue nuestra guarida esa noche, con una curiosa cinta de correr dentro de la misma habitación, que no pude dejar de probar. Para cenar, elegimos al tuntún un gastrobar, el EmBogaBar**. Comida de excelente calidad, servicio muy mejorable y lento. Pulpo espectacular, chanquetes con huevo, entrecot y canelón con rabo de toro, todo amenizado con un Priorat que costaba más de lo que valía. En la cena le seguía dando vueltas a la misma pregunta: ¿Dónde iríamos el sábado?

Y eso mismo era lo que nos seguíamos preguntábamos desayunando un café con leche y una coca casera. Y lo cierto es que lo llevaba en teoría todo planificado: de Valencia a Cuenca, pasando por tres o cuatro puntos que quería visitar. Pero es que la noche anterior, y el resto de la mañana, daban nieve por la zona de Cuenca, y no sabía cómo podría estar la cosa atravesando la Serranía de Cuenca el domingo para volver a Zaragoza. Así que nos planteamos la idea de ir costeando hasta Alicante, ya que por el Mediterráneo no se esperaba nieve… pero sí vientos casi huracanados. Así que ahí estaba el dilema: o nieve, o viento.

— Pues mira, yo el viento es que no lo soporto— dijo Belén entre sorbo y sorbo de café con leche. Así que el dilema tenía por fin solución: Cuenca nos esperaba.

Primero nos acercamos al centro de Valencia, para admirar una vez más su Catedral* y su famoso campanario, “El Micalet”. Puro gótico tardío, con un curioso rosetón triangular.

IMG_2802

Tras unos cuantos kilómetros de autovía, nos desviamos hacia el primer punto, una pequeña cascada que había localizado en Google Maps. Para llegar hasta la Cascada de Domeño* había que recorrer un pequeño camino de tierra, cosa que hicimos sin excesivo problema. Pero lo más sorprendente no fue la cascada en sí -que llevaba muy poca agua- sino cómo el fuerte viento levantaba oleadas de agua del curioso embalse que se abría montaña arriba. IMG_2804

Luego tocaba parada en el cercano pueblo de Chelva**, para admirar la fachada de su iglesia, con un enorme reloj y un campanario pintado de extraños colores. El viento arreciaba mucho. Pero mucho! No había manera de mantener un peinado en condiciones.

La sorpresa inesperada de la jornada fue la carretera CV-390*** entre Tuéjar y Utiel. Recién asfaltada casi en su totalidad, tiene un trazado espectacular, y unas vistas más espectaculares si caben sobre el pantano de Benagéber. Muy recomendable.

Comimos en Alarcón***, donde ya habíamos estado recientemente, pero nos faltaba una visita algo más en profundidad. Después de comer una sopa de cocido, unas chuletillas de cordero y -otro- rabo de toro, nos dispusimos a callejear visitando el par de iglesias interesantes que alberga el núcleo del pueblo. Y por supuesto, no debe faltar la vista desde el mirador de la hoz del Júcar y el castillo. Ya con eso vale la pena la visita.

photo_20190202160628_6553771_0

Y después de un fuerte viento, llegamos a Cuenca. Esta vez repetimos el Hotel NH Cuenca***, muy recomendable y de precio contenido. Tras descansar y calentarnos, salimos a recorrer las calles en busca de un restaurante. Elegimos El Bodegón***, donde no tuvimos mesa el año pasado. Y a pesar de que eran algo lentos -estaba el local bastante lleno- disfrutamos de lo lindo de una parrillada de verduras, un es-pec-ta-cu-lar sartén con crema de champiñones, huevo y morcilla, y unas setas de cardo a la plancha.

La mañana del domingo comenzaba con algo menos de viento del esperado, pero con -1ºC en el termómetro de nuestras BMW. Dejamos de lado el par de visitas previstas y nos dispusimos a volver a Zaragoza vía ruta del Mimbre -por enésima vez-, disfrutando de la Hoz de Priego*** y de Beteta***. La cuestión era sortear las placas de hielo y admirar todo el paisaje nevado que nos rodeaba hasta llegar a Molina de Aragón. Y luego, ya una vez en la autovía Mudéjar, luchar contra el fuerte viento en contra hasta Zaragoza.

En definitiva, un fin de semana muy gastronómico y con una meteorología adversa que esta vez no nos hizo quedarnos en casa. Aquí tenéis el mini-vídeo que grabamos.

En Busca del Parmigiano. Italia, Enero 2019

Comenzamos el año viajando hasta el norte de Italia. Es un país que nos encanta, tanto por sus paisajes variados, sus ciudades monumentales y por supuesto su comida. Este es el diario de viaje pormenorizado.

Martes, 01ENE2019. Salimos de Terrassa con buen tiempo y nos pegamos una buena kilometrada, aguantando a base de sopas de tomate de las máquinas de las áreas de servicio francesas (todo un invento, a ver si se importa…).

Llegamos a GORDES*** en busca urgente de un lavabo. Tras una mini visita al pueblo (que ya visitamos como Dios manda hace tres años) tomamos un café con leche y un chocolate a precio de oro para poder usar el baño del Cercle Republicain.

Gordes

Se hace de noche y comienza el frío. No lo hace (9ºC), pero lo tenemos, vete a saber por qué. Dejamos de ver algún pueblo que teníamos programado y volvemos nuevamente a la autopista.

Llegamos a NIZA**, a un hotel sin vistas, el Best Western So’Co by Happyculture. Al menos su habitación de la planta baja 007. Por lo menos tiene un número sugerente. Buscamos restaurante pero es tan tarde que acabamos en un KFC donde hay que hacer un máster para poder sacar una Pepsi de la máquina.

Miércoles 02ENE2019. Amanece un día radiante. Aunque casi no lo podemos apreciar desde la ventana. Visitamos la iglesia ortodoxa rusa de Niza, donde están oficiando misa. Bonitas y coloridas cúpulas.

Niza

Salimos de la ciudad por el Col d’Èze, que nos enseña vistas de pájaro sobre Mónaco. Después, por carreterillas de curvas, pasamos cerca de SAORGE (apuntar para próximo viaje) y llegamos al Col de Tende, donde hablamos con un ex-motero italiano de 70 años muy bien llevados.

Ya en Italia, rodeados de blancos Alpes y con nieve en los arcenes, llegamos a SALUZZO**, donde a pesar de ser casi las dos y media de la tarde, conseguimos comer pollo con patatas y una Coca Cola artesana en el Baladin Cafe, un restaurante decorado con desnudos de los años 20. Luego damos un paseo por las callejuelas repletas de casonas de colores desconchados, al más puro estilo italiano.

A pocos kilómetros tenemos la Abbadia de STAFFARDA** que se recorta sobre las montañas nevadas. Sacamos a volar el drone, que ya era hora.

Staffarda

Queda 1 hora de luz y estamos a 80 kilómetros de SACCRA DI ST. MICHELLE***, edificio en lo alto del monte que recuerda mucho a la abadía de El Nombre De la Rosa (de hecho la novela se inspira en él). Llegamos casi a oscuras y sin gasolina en la moto de Belén (quedarme yo sin gasolina en la Adventure sería un pecado!). Espectaculares vistas del valle desde lo alto.

Ponemos gasolina a 1,7€ el litro, la más cara de la zona y finalmente llegamos a TORINO***. Andamos 2,5km hasta el centro por zonas de poco recomendable paseo. Vemos la puerta romana, la catedral y la Piazza del Castillo. Cenamos en el Restaurante della Ópera unos tagliatelle alle vongole con espinacas y una pizza vegetal. Café solo como postre. Volvemos al hotel por un recorrido más recomendable.

Jueves 03ENE2019. Espectaculares los Alpes desde la ventana del hotel. Está en el 6º piso del hotel President. El desayuno posiblemente es el más desastroso de los que hemos hecho en los últimos 8 años, sin prácticamente nada que comer y con colas interminables para el café. Además, un pobre señor posiblemente con Alzheimer iba deambulando entre las mesas sin un rumbo fijo.

En VIGEVANO*** recorremos la calle cubierta y luego descubrimos una de las plazas más bonitas de Italia, con su iglesia de fachada cóncava y los laterales de toda la plaza pintados. La torre de ladrillo, también espectacular.

Vigevano

En PAVIA** aparcamos frente al puente de ladrillo. La catedral es posiblemente de las más extrañas que hemos visto, de ladrillo con falta de recubrimiento y posiblemente inacabada. Además, la torre del campanario cayó hace unas décadas. Un sinfín de cúpulas y arbotantes rematados en cemento daban sensación de mal acabada. Pero tiene su encanto. Lo mejor, las torres medievales, sorprendentemente altas y esbeltas. La Piazza Vittoria es acogedora. Allí comemos en el restaurante de un ferviente seguidor de la Juventus, de Rossi y de otros muchos deportes, que exhibía camisetas firmadas y otros trofeos de tifossi. Sopa de legumbres y una pizza caprichosa.

LODI** presenta una plaza con el frontal de la catedral y la torre del reloj muy interesantes sobre todo con las últimas luces del atardecer. Decidimos saltarnos CREMA para ir directamente a CREMONA.

La Piazza del Comune de CREMONA*** es sencillamente impresionante, con el Torrazo, el Baptisterio y la Catedral. Sthendalazo. El interior de la catedral está completamente cubierto de frescos.

Cremona

Ya de noche, a -3ºC llegamos a PARMA***. El hotel Ibis Styles Toscanini y su “edificio independiente” nos hace aparcar 2 veces, ya que se encuentra a más de 500 metros de la recepción. Y además nos costó aparcar porque todos los sitios de la zona están reservados a residentes. Al final encontramos un hueco. Muertos de frío, nos costó hasta poder abrir la puerta de fuera. Si hubiera tenido que volver a la recepción, 500 metros más atrás, mato a alguien.

Cenamos en la Trattoria del Tribunale alcachofas a la romana (que no son rebozadas), tagliatelle a la trufa y risotto al parmegiano, todo regado con lambrusco. Muy típico todo. Luego, con frío extremo, vimos el baptisterio y la catedral, débilmente iluminadas.

Viernes, 04ENE2019. Salimos tarde de Parma, esperando que se caldee un poco el ambiente. -4ºC en el termómetro. Tras desayunar en el McDonald’s (recurso a tener siempre a punto), cogemos 95 kilómetros de autopista hasta la costa. Muchas curvas, algunos tramos húmedos y bastante sal.

El primer pueblo, LERICI* no es nada del otro mundo, pero la temperatura agradable, el sol y la acogedora playita nos supo a gloria. Luego, atasco pasando por LA SPEZIA* para llegar a PORTOVENERE***, con sus estrechísimos edificios pintados de todos los colores pastel posible.

Portovenere

Desde allí, casi 90 kilómetros de curvas por el interior, saltándonos las 5 famosas poblaciones de las Cinque Terre que ya visitamos en otro viaje. Casi me mareo. En SESTRI LEVANTE** comemos un kebab y paseamos por la calle central del barrio antiguo, que parecía La Roca Village. Nos tomamos un nocciolato, café con nata y crema de avellanas en un bar motero, y contemplamos el atardecer en la bahía del silencio.

Nos vamos del tirón hasta GÉNOVA** ya que ha oscurecido y poco más podíamos ver. De todas formas, el ocaso sobre la bahía era espectacular. En Génova estamos en el céntrico hotel Best Western Metrópoli. No hay lugar para dejar las motos, así que tenemos que andar un trecho. Paseamos bajo la bóveda de luces de Navidad de la Piazza de Ferrari y comemos ravioli y lasagna al pesto con un tiramisú desestructurado en el Ristorante Il Balcone.

Génova

Sábado, 05ENE2019. Toca día largo de moto. Más de 700 kilómetros de autopista para iniciar el regreso a casa. Después del desayuno completo en el hotel (por 5€, muy recomendable), intentamos salir de Génova sin acordarnos de que hace unos meses cayó el puente de la autopista, y nuestro GPS se empecinaba en cruzarlo. Impresiona ver lo que queda del puente, custodiado por militares.

Cogemos todos los atascos posibles hasta SAVONA*, donde no merece la pena parar y seguimos de largo tras poner gasolina teniendo problemas con todas mis tarjetas de crédito.

Tras 760 kilómetros de autopista, con los chalecos amarillos levantando barreras de peaje, mucho frío y muchísimo viento que combatimos con las sopas de las gasolineras, llegamos a TOULOUSE**, dando unas cuantas vueltas para encontrar dónde dejar las motos. Es tan tarde, que toca cenar en un McDonald’s.

Domingo, 06ENE2019. -2ºC. Bastante frío hasta Vielha. Luego, ya, calorcito (17ºC) y sin parar para comer en Zaragoza.

Camino a Oporto. El vídeo

El puente de Todos Los Santos -me niego a llamarlo de Halloween- era un momento perfecto para viajar algo más lejos de lo habitual. Y a pesar de que repetimos, el buen sabor que nos dejó el norte de Portugal hace 4 años nos hizo pensar en Oporto como un buen destino. Dos veces en Lisboa y una en Oporto, ese es nuestro archivo de recuerdos lusos. Y todas con tan buenas sensaciones que no se habló más, y preparé una ruta donde además visitaríamos algunos lugares de Zamora y Salamanca que aún faltaban por completar. Próximamente publicaré la libreta de viajes, que aún sigo completando poco a poco, pero en esta entrada tenéis el vídeo que grabamos. Cada vez utilizo menos recursos técnicos, e intento que sean lo más espontáneos posibles, como tendiendo al minimalismo. Así que no esperéis grandes alardes tecnológicos y sí una visión sincera de lo que es viajar con nosotros. Esperamos que os guste.

Inside Cantabria. Cuaderno de viaje

SMR_20131019_Cantabria_010Tras las vacaciones de verano comenzamos nuevamente con nuestras habituales rutas de fin de semana. Y esa semana de septiembre tocó completar algunas cosas pendientes del interior de Cantabria. Comenzando por subir al pueblo de Orbaneja del Castillo, y no solamente su cascada a pie de carretera, recorrer las hoces del Ebro al completo, y posteriormente visitar algunos pueblecitos con algún interés. Y así pasamos por San Martín de Elines, por Aguilar de Campoo (que merecerá una visita más amplia en un futuro), Tudanca, Cosío, Carmona, el parque de Sequoias (verdadero motivo del viaje), Riocorvo o la Colegiata de Santa Cruz. Acabamos en Suances, degustando una cena que rememoraremos durante mucho tiempo en el restaurante Amita.

Y para los frikis a los que os gustan mis dibujillos, aquí tenéis el enlace al pdf del cuaderno de viaje, o podéis buscar otros de viajes anteriores en mi la página de “libro de rutas”.

La Ruta Germánica – El vídeo

Este verano nuestro viaje ha sido corto, de menos de diez días. Pero no por eso hemos dejado de visitar cosas muy recomendables. Viaje intenso y variado, pasando por Alsacia, la Selva Negra, el oeste de Alemania, Holanda, Bélgica y algunos pueblos del Perigord francés. Completito, vamos. Al ser la ruta corta no he querido hacer crónica diaria (para eso tenéis las de Belén en su blog super fresco y espontáneo). Pero aquí tenéis el vídeo de nuestro viaje. Nosotros nos echamos unas cuantas risas, así que espero que os guste.

 

Por cierto, en nada tendréis el track de la ruta y el cuaderno de viaje (que esta vez está saliendo espectacular). Así que atentos!

La Ruta de los Pirineos. Agosto 2018

IMG_1568Ya no sé cuántas rutas de los Pirineos llevamos, unas cuantas. Pero es un destino donde puedes encontrar paisajes que quitan el hipo, pueblos de montaña con encanto, y sobre todo -y eso era lo que buscábamos esta vez- temperaturas agradables en verano.

Pero el viernes fue día de tormenta veraniega, y tuvimos que anular algunos de las visitas previstas para no exponernos mucho a la lluvia. Incluso tuvimos que pasar unos minutos en un bar de Torà esperando que pasara el frente fuerte de tormenta. Pero finalmente llegamos a Andorra incluso con tiempo de realizar algunas compras moteras. Y por la noche, la tradicional -para nosotros- cena en una pequeña pizzería donde hacen unas sopas de cebolla de muerte.

Por la mañana, y ya pasando frío en el Pas de la Casa, bajamos por la vertiente francesa con una copiosa niebla (no habíamos venido a por el fresquito? Pues TOMA DOS TAZAS!). El primer destino eran las grottes de Mas d’Azil, una cueva enorme -pasa la carretera y un río por dentro- muy similar a la Cuevona de Asturias, quizá algo más grande, pero con menos encanto. De todas formas, destino curioso.

IMG_1552Luego la idea era recorrer diferentes puertos de montaña del Pirineo francés, así que enfilamos el Portet d’Aspet, el Peyresourde y el Col d’Aspin. Pero lo más destacable fueron los pequeños pueblos en los que paramos o a descansar o a tomar un café, que nos sorprendieron sin esperarlo, como deben ser las sorpresas: Saint-Girons, con su relajante río, su mercadillo y bullicio, o luego Bordères-Louron, por citar alguno.

Nos saltamos el Tourmalet, ya algo cansados, para llegar a Lourdes a una hora decente. ¡Qué cantidad de gente! De todos los países imaginables. Peregrinos MUY entraditos en años que paseaban entre las callejuelas repletas de tiendas de merchandising católico con sus sillas de ruedas… Cenamos estupendamente unas galettes bretonas en L’Epi d’Or y luego nos acercamos a la basílica para ver a cientos de fieles con sus velas rezando a la caída del sol…

IMG_1561Y el domingo, de vuelta. El Portalet siempre reconforta, con sus espectaculares vistas, sobre todo por su lado francés. Y después, dos pequeñas perlas, la iglesia de San Juan de Busa, una peculiar iglesia románica, y el monasterio de Santa María de Obarra, que a pesar de ser más grande, no me pareció una visita recomendable.

Y así acabó el día, esperando ya al próximo fin de semana, donde nos adentraremos ya más a las profundidades de Europa. De momento, ya sabéis que en el apartado Libros de Ruta de este mismo blogtenéis disponibles el track de esta ruta y el pdf de nuestro cuaderno de viaje.

logo