Archivo de la categoría: EuroRutas

02JUL2017. LaRutaDeLasGaitas. Cambridge

   Un día de stress. De cambios. De horarios. De contrastes. De esos que a priori no me molan. Pero que luego ha molado. Mucho.

Ha molado ver nuevamente los acantilados de Étretat. Majestuosos y blancos. Lástima que estaba algo nublado. De hecho, saliendo del hotel en Le Havre estaba lloviznando. Pero luego ha parado. Más o menos cuando hemos tenido que hacer un desvío por culpa de un accidente feo que cortaba la carretera. Lo que no ha molado era el fortísimo viento que zumbaba en los acantilados. Imposible volar el drone sin arriesgarse a perderlo. Así que de momento las fotos desde tierra, que también molan.

Ha molado llegar pronto Calais, y eso nos ha permitido coger un tren más de una hora antes de lo previsto. Pero eso no me ha ahorrado mi típico stress de ir calculando durante toda la hora de llegada a Calais. Sea como fuera, ahí estábamos haciendo cola durante casi una hora.

También ha molado entrar en el Reino Unido. Rayominí. Porque visitar un nuevo país montado en moto sigue gustándome. Y ya van 37, si no me he descontado. Pero lo de conducir por la izquierda también me ha estresado un poco. Pero vamos, la autopista ya la tenemos dominada, y las rotondas estamos en ello. Mañana a ver si nos sacamos el master en carreteras secundarias.

Lo que no ha molado nada es que tuviéramos que desviarnos casi hasta el mismísimo centro de Londres por culpa de un accidente en un túnel. En Greenwich hemos aparecido. Sí, donde el Meridiano. Y en medio de otro superatasco que nos ha tenido sudando la gota gorda a casi 30º. Y eso que veníamos buscando el fresquito…

Y finalmente Cambridge. Ahí hemos conocido a Andy, nuestro recepcionista. Como el de Toy Story. O como el de Andy y Lucas. Pero qué inglés más perfecto tenía el jodido. Yo no hacía más que intentar entenderle y cuanto más le entendía yo, más rápido hablaba él. El tío iba sacando su acento de Cambridge más acusado a cada frase que me decía. Que he entendido menos de la mitad, vamos. Pero yo muy digno. Con una sonrisa y un “zankiu” a cada momento para que no se notara que no tenía ni pajolera idea de lo que me decía. Y eso que yo me entiendo en inglés hasta con los que no lo hablan…

Cambridge es… como un retorno al pasado. A nuestros tiempos de universitarios. Porque sus calles estaban llenos de ellos. Maleta arriba y maleta abajo. Cursos que acaban y másters que comienzan, el ajetreo era enorme. Los ladrillos ennegrecidos de sus ilustres colegios mayores también han molado. Y los enoooormes campos de hierba, donde no he podido resistirme a tumbarme con Belén, respirar hondo y relajarnos, rememorando una imaginaria época universitaria juntos. Recuperando el tiempo perdido.

Contrastes… Estrés y relax. Cosas que molan y que no molan. Al fin y al cabo de eso está hecha la vida, no? Y eso que el viaje no ha hecho nada más que empezar.

01JUL2017. LaRutaDeLasGaitas. Le Havre

– ¿Y por qué no vas en ferry?

– ¿A Escocia irás en el ferry de Plymouth, no?

– Supongo que no atravesarás toda Francia en moto, verdad?

Esas y otras preguntas parecidas arreciaban los días antes de salir. Pues no. No voy en ferry. Podría decir que me gusta la sensación de llegar a los sitios conduciendo desde mi casa (siempre que no sea imprescindible, claro). Podría decir que los moteros de verdad no cogemos ferrys. Podría decir mil y una cosa, pero la verdad es que ME MAREO EN BARCO.  Consecuencias? A parte de dar de comer gratis a los peces con cada vómito por la borda, me entra un resacón que no valgo para nada los días posteriores. Por lo tanto, hoy han tocado más de 1000 kilómetros (1003, para ser exactos) casi íntegramente por autopista francesa. Con sus peajes y todo.

Pero es que si hubiéramos ido en ferry no habría conocido a unos catalanes primerizos en su primer Cabo Norte, vestiditos de estreno para la ocasión. Y no hubiera disfrutado con sus caras de sorprendidos cuando Belén les dijo que ella llegó hasta allá arriba en una 125cc…

Si hubiéramos ido en ferry no habríamos comido en el geriátrico. Bueno, era un restaurante. Y sí, era un estupendo entrecot. Pero sin sal. Y rodeados de una generosa cantidad de ancianos. Aún sigo buscando el autobús del Imserso. 

Si hubiéramos ido en ferry no nos habríamos deleitado con las gloriosas filigranas con las que nos ha obsequiado un joven motero, tocando rodilla mientras daba vueltas a una rotonda, o entrando en la autovía a 100 km/h y a una rueda durante varios centenares de metros. Menudo espectáculo! Y sin pagar, oye!

Y si hubiéramos ido en ferry no habríamos visto cómo las gaviotas en Le Havre se posan impunemente sobre los techos de los coches (foto abajo). “Coche oficial del PP”, me ha dicho Freebear_rider en Instagram con mucho acierto.

Y sobre todo, si hubiéramos ido en ferry, no habríamos podido arrancarle una sonrisa a esa niña discapacitada que nos miraba cómo nos íbamos sobre nuestras motos con una mezcla de sorpresa y admiración en una de las muchas áreas de servicio que hemos visitado.

Pero sí. Si me lo preguntas alguna vez te diré categóricamente que al Reino Unido, es mucho mejor ir en ferry.

La Camarga en solitario. Vídeo

Sí, ya sé que hace tiempo que no escribo crónicas de mis viajes, pero el tiempo es el que es, y debo racionarlo en su justa medida. Pero a falta de lectura, bueno es un vídeo. Mi viaje a la Camarga (en solitario, Belén no pudo acompañarme esta vez… y se notó) en un fin de semana radiante y casi primaveral. Dentro vídeo!

La Ruta de Bretaña. El vídeo

El octubre pasado nos fuimos unos días a descubrir en moto la Bretaña francesa. No hubo crónica detallada del viaje (no descarto que la haya en el futuro, las notas las tengo), pero sin que sirva de precedente, y para descargarme de archivos en el ordenador, he editado el vídeo de ese viaje. Espero que os guste, porque lo cierto es que la Bretaña bien merece una visita. O dos.

Retorno al Este. Vídeo (5ª parte y última)

Y tras el parón navideño, aquí está el último vídeo de la serie del verano. Retornando del Retorno. Desde Budapest hasta España pasando por la República Checa, Austria, Italia y Francia. Visitamos el campo de concentración de Mauthausen, el increíble pueblo de Hallstatt en los Alpes, los Dolomitas, el curioso passo de San Boldo, o ciudades italianas como Vicenza o Verona. Y luego, como colofón, las fantásticas gorges du Tarn, en Francia.

Retorno al Este. Vídeo (2ª Parte)

Aquí está la segunda parte del vídeo de la ruta de este verano por Balcanes, Bulgaria y Rumanía. En este capítulo vamos desde Mostar (Bosnia) hasta Sofía, en Rumanía, pasando por el Piva Canyon de Montenegro, Albania, Macedonia y el Monasterio de Rila, ya en Bulgaria.

Retorno al Este. Vídeo (1ª parte)

Pues me he tomado mi tiempo, pero aquí está la primera parte del vídeo de la ruta Retorno al Este que hicimos este verano. En este primer capítulo recorremos el norte de Italia y nos adentramos en los Balcanes por Croacia hasta Mostar. Próximamente los siguientes capítulos.

 

Retorno al Este. Los números del viaje


Algunos de vosotros me habéis pedido información sobre los gastos y los kilómetros del viaje. Y como soy un poco friki y lo voy apuntando todo, puedo hacer un informe bastante pormenorizado de lo que nos ha costado todo, teniendo en cuenta el tipo de viaje que ha sido. Me explico:

  • Excepto algún día concreto, solamente hemos cogido autopistas de peaje el primer día, desde Barcelona hasta Piacenza. El resto, 99% por carretera a ritmo suave. Solamente hubo que pagar viñeta en Hungría y en Austria. El resto, no es necesario para las motos. Además, hemos de sumarle los 50€ del peaje de la Grossglockner para las dos motos.
  • Siempre hemos dormido en hoteles, habitación doble con baño, reservado el día anterior por Booking.com y con puntuaciones siempre superiores a 7. Se puede hacer mucho más barato, pero esas eran nuestras exigencias a la hora de buscar hotel. Y siempre que no fuera excesivamente caro, desayuno en el hotel.
  • La gran mayoría de las comidas, a base de ensaladísimas, bocadillos de sardinas o fideos tipo Yatekomo.
  • Las cenas, generalmente en restaurante y más o menos bien, intentando comer lo típico del país. Esto también incrementa algo el gasto, ya que a pesar de que intentábamos que no fuera excesivamente caro, a veces no podíamos evitarlo.
  • Las entradas a los lugares turísticos: hemos entrado solamente a los que nos han parecidos interesantes. Así que si visitas todos los lugares puede salir más caro, aunque las entradas no solían ser caras.
  • Las compras: las únicas compras que hemos hecho han sido imanes de cada país, pegatinas para las dos motos y alguna pulserita de cuero. Nada de souvenirs caros.

Con todo ello, vamos con los números del viaje:

Han sido un total de 9898,1 kilómetros desde nuestra salida en Terrassa hasta la llegada a Zaragoza, tras atravesar 14 países (si le sumo los 300 que me quedan a mí para retornar a Terrassa, salen casi 10200 kilómetros). Esto significa, en 28 días de viaje, 353,5 kilómetros diarios. La tirada más larga fue el primer día, con 989 kilómetros desde Terrassa hasta Piacenza (Italia). El consumo medio de mi BMW R1200GS Adventure 2014 fue de 4,6 litros/100km.

El gasto total de todo el viaje ha sido de 3985,99€ en esos 28 días, a una media diaria de 142,36€. Aquí deberíamos tener en cuenta que somos dos personas, pero viajando con dos motos, con lo que se dobla el gasto en gasolina y en peajes. Pasemos a desglosarlo todo:

  • Gasolina: Han sido 1008,69€ para las dos motos, lo que hace una media de 36,02€/día (18,01€ por moto y día).
  • Hoteles: Es el montante más abultado del viaje, lógicamente. 1576,67€, a una media de 56,31€ diarios. El hotel más caro fue de 90€ (habitación doble con desayuno) en el Guest House Stancija Kovacici de Opatija (Croacia), y el más barato de 27,14€ en el Hotel Apart de Blagoevgrad (Bulgaria).
  • Peajes: Además del del primer día, de Terrassa a Piacenza (Italia), luego hemos tenido que pagar las viñetas de Hungría (electrónica, no física) y Austria (esta sí es física). Y luego un peaje de Verona a Brescia para llegar a tiempo para la cena. Y los 25€ por moto de la Grossglockner en Austria. En total han sido 231,10€ (116,05€ por moto).
  • Alimentación: En total han sido 1000,51€ para las dos personas, con una media de 35,73€ diarios. Si nos centramos en las cenas, que como ya he comentado procurábamos hacerlas en restaurante, han sido 722,90€, a 25,82€ de media por día. La cena más cara fue en Kotor (Montenegro), donde desgustamos una ensalada y unos magníficos pescados (no sabría decir si eran doradas) a 72€ los dos, y lo más barato en Budapest, una especie de cucurucho de pan relleno de salchichas y pepinillos a 7,05€ las dos personas. 
  • Visitas: En visitas turísticas nos hemos gastado 91,19€, a 45,60€ por persona, o a una media de 1,63€ por persona y día.
  • Compras: Han sido un total de 77,83€, a 2,78€ diarios de media.

Y esto ha sido todo. Espero que os haya sido de utilidad, o cuento menos haya satisfecho vuestra curiosidad. Si queréis algún detalle más, no dudéis en consultar.