Día 8. 31 de Julio. Eidsdal

No todos los días se tiene la suerte de desayunar en vajilla de porcelana, pero esa mañana lo hice, en un salón decimonónico con parejas susurrando -la gente educada no habla en público, susurra- en las mesas contiguas. Y yo vestido de motorista! Pues tras en frugal ágape (mira, la porcelana me ha puesto finolis) toca revisión de la cadena y de neumáticos. Subí la presión hace unos días a lo que dice BMW, pero me da la sensación de que están demasiado inflados: 2,5 delante y 3,0 detrás, para moto cargada… La noto como si volara… ágil pero menos estable, cosa que mejoró tras subirle algo más de media vuelta la precarga al amortiguador trasero.

Creo que llevo varios días adelantando en línea continua… si es que se le puede llamar continua a una línea discontinua… pero más largas que las discontinuas de verdad. Supongo que el lector despistado se ha perdido… pues yo también… por eso seguramente me las salté. Me explico: existen tres tipos de líneas en las carreteras noruegas: la más fácil, dos líneas continuas; aquí no hay duda. Pero luego existen dos tipos de líneas discontinuas, unas más largas que otras… así que supongo que las discontinuas largas son discontinuas para ahorrar pintura… Me estoy volviendo a liar.

El paisaje de hoy fue imponente. Fiordos repletos de cascadas que bajan como hilillos de plata hasta el mar, de un agua tan negra que asusta (supongo que a más negra, más profundidad deben de tener). Y las carreteras… Impresionantes. Sobre todo la 63 que llega a Geiranger. Una subida por el Dalnsnibba con paisajes desolados, con nieves perpetuas allí mismo, y una carretera llena de curvas caprichosas. La bajada hasta Geiranger tendría que estar en todos los carnets de baile de los moteros que se precien. No dejéis de hacerla en vuestro futuro viaje al Cabo Norte. Los casi 40 kilómetros de la carretera que lleva al glaciar de Nigardsbreen son también bonitos, al lado del río que viene directo desde las nieves del glaciar. Es una carretera franca, sin sustos ni sorpresas, que se puede ir haciendo a ritmos rápidos de 90 – 100 km/h. En cambio la que desde allí lleva a Lom es muy traicionera, llena de rasantes y curvas que cambian de radio y yo diría que casi de trayectoria; mucho cuidado ahí.

Hoy he tenido encuentros de diferentes tipos: por un lado han aparecido diversos animales en la carretera. No han sido renos, pero ya puedo tachar las vacas y las ovejas. Ah! y un gato despistado. Los otros tipos de encuentro han sido en la espera del ferry. No sé qué me pasa, que siempre llego a la estación de ferrys cuando acaban de salir, y he de esperarme un buen rato. Es un buen momento para socializarse. Primero se me ha acercado un tipo, mientras yo apuntaba ideas en mi libreta y me dice, en perfecto castellano:

– Apúntalo todo, no se te olvide nada!-

– Eso hago, que luego no me acuerdo de la mitad de las cosas- contesté.

El hombre era un cubano que pasó 25 años viviendo en Alemania, pero como no había trabajo, hace 5 que vive en Noruega. Como se cortó el dedo pulgar en el trabajo con una sierra -se lo volvieron a implantar y me lo enseñaba con júbilo, aunque yo lo veía con bastante mal aspecto- estaba de baja y había aprovechado para tomarse unas vacaciones.

Seguía esperando a mi ferry cuando llegaron 3 alemanes en BMW, dos K1200RT y una R1150R. Eran de una pareja y de otro acompañante de unos 50 años más o menos. Lo más curioso es que uno llevaba una parrilla de hacer chuletas atada con un pulpo! Se me acercó uno de ellos para interesarse por la moto. Me dice algo en alemán, que obviamente no entiendo. Casi más curioso que lo de la parrilla era que ninguno de ellos tenía ni idea de inglés! Así que toda la conversación fue algo así como “Güten BMW!!” “Ja, Ja, güten moto!”

Pasadas las ocho de la tarde, llegué a mi destino, Eidsdal, donde había reservado una cabaña cerca del fiordo. Cuando llegué la recepcionista del camping me dice que el anterior inquilino de la cabaña se ha puesto enfermo y que no ha podido abandonarla, por lo que no tenía sitio para dormir. Dice que me envió un mail por la mañana… Finalmente me encontró otra cabaña en un camping cercano, donde la gobernanta -le va mejor ese nombre, con el aspecto rudo y poco cultivado que tenía la señora- me la deja por… -se lo piensa- 500 NOK. Un robo, pero no me sale regatear, y menos en Noruega. Así que esta noche no tendré internet con buena conexión; por eso este post tiene las fotos de menos calidad; la ruta, como la de ayer, la colgaré en otro momento más propicio.

Hoy he recorrido 553 kilómetros en 7 horas y 52 minutos, a una media de 70 km/h, El consumo sigue bajando; hoy 3.9 l/100 km. Ya hemos superados los 5000 kilómetros, concretamente llevo 5065!

Y la ruta del día, la tenéis aquí:

The Long Way North. Day 8 at EveryTrail

Plan your trips with EveryTrail Mobile Travel Guides

Un pensamiento en “Día 8. 31 de Julio. Eidsdal

  1. Belén

    Anda pq no está mi comentario? bueno lo repito , pues las circunstancias no han cambiado , he vuelto a ganar soy la prime, jaja mira te das cuenta? ya llevas un tercio de los km de tu viaje recorridos , incluso un poquito más, eres un campeón y yo por algo dije un día que sería FAN Nº1 jaja, Animo esto va genial, se nota que tuviste un buen entrenamiento y estabas preparado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.