¡Nos hemos cambiado a Ducati!

Como ya habéis podido comprobar muchos de vosotros, tanto Belén como yo hemos cambiado de marca en una operación conjunta casi sin precedentes. En mi caso, después de más de 12 años, 3 motos y casi 500.000 kilómetros hemos dejado BMW para pasarnos a Ducati. No considero la marca el «lado oscuro» (que lo dejo para KTM), pero la verdad es que el salto, en un primer momento me producía vértigo.

¿Y por qué el cambio? Bueno, estaba claro que con una GS-Adventure del 2014, con 8 años y casi 240.000 kilómetros a sus espaldas, la Merkel no podía ofrecerme la fiabilidad que exijo a mis motos cuando nos enfrentamos a uno de nuestros viajes de verano de esos de 10.000 kilómetros. Y eso que no sufre de ningún achaque… Pero la vejez a veces asusta. En el caso de la GS de Belén, la moto tiene más de 70.000 kilómetros y más de 10 años a sus espaldas. A pesar de algunos problemillas en algún viaje, todos se han podido solucionar con solvencia. Entonces… ¿era necesario?

Pues qué queréis que os diga… posiblemente no. Pero ya sabéis que estas cosas del corazón a veces no son razonables. La moto es un objeto lúdico en el que la razón tiene poco que decir. Nos apetecía un cambio. Y las opciones dentro de BMW no nos seducían mucho: las estéticas no han cambiado mucho en los últimos años.

Barajábamos varias opciones: Yamaha MT-09 Tracer GT, Honda NT1100, Honda AfricaTwin, Triumph Tiger, BMW F900XR… y éstas Ducati Multistrada 950. Las premisas a la hora de elegir moto eran claras: quería dos motos iguales (no tenía sentido ir con una más potente que la de Belén si siempre rodamos juntos), que nos entraran por los ojos y que tuvieran potencia suficiente para que yo no echara de menos mi Adventure. Y ojo, teniendo en cuenta que más de 100CV es completamente innecesario en el 99% de las ocasiones.

Y nos decidimos por estas dos Ducati Multistrada 950 y 950S (yo sí o sí quería faros LED, cruise control y a poder ser suspensiones electrónicas). Y de segunda mano (con 10.000 en un caso y 3.500 km en otro), ya que cuando te vas a dedicar a hacerles más de 50.000 km por año, eso de tenerlas nuevas es un poco tontería.

Una vez explicado todo el proceso, vamos a lo que me vais preguntando tan a menudo: ¿y qué tal el cambio?

Pues la mar de bien. Quizá vayamos punto por punto, mejor.

La potencia… Más que suficiente. Belén gana unos cuantos caballos (le tendríais que ver la cara cuando acelera para adelantar…) y yo… pierdo 12CV pero tengo 40kg menos de peso. En definitiva, tengo mejor relación peso-potencia que con la Adventure. Aunque la Multistrada da mucha potencia en cualquier régimen, pierdo algo de bajos comparado con la Adventure, ya que la Ducati requiere ir algo más alto de vueltas para ir cómodo (fundamentalmente porque entre 2000 y 3000rpm vibra un poco… carácter, le llamo). Pero a medio régimen la Ducati está mucho más llena. Y se estira hasta el infinito, cosa que con la BMW llegaba un punto que a más revoluciones solamente tenías más ruido… Así que en este apartado, de hecho diremos que salimos ganando.

La posición de conducción: pues prácticamente igual. Muy buena posición del cuerpo y de los brazos en la Multistrada, quizá con el manillar algo más cerca. Y sí, las estriberas están algo más retrasadas y elevadas, lo que te hace flexionar algo más las rodillas,… pero sigue siendo en un rango muy cómodo. El asiento además, bastante confortable, diría que más que el de la Adventure (y mucho más que el de la F650GS Twin de Belén). Empatados.

Los mandos retroiluminados de la Ducati lo hacen todo más fácil, aunque el cambio de modos de conducción se me hace algo complicado con guantes de invierno. Un punto a mejorar. Y la cancelación del control de crucero es bastante peor que en la BMW: solía cancelar con un toque de embrague imperceptible, cosa que es imposible en la Ducati a menos que no muevas la mitad de recorrido de la maneta. Y además tampoco dispone de la cancelación en el puño del gas como la alemana. Del quick shift tampoco voy a hablar mucho, porque no he probado el de BMW, pero para el uso que le voy a dar lo veo algo innecesario. Un poco brusco hasta 3ª, y una maravilla a partir de ahí.

La protección aerodinámica pensaba que iba a ser un factor en el que saldría perdiendo, pero no. Sorprende la gran protección que ofrece la pantalla, que también es regulable (y de forma más sencilla que en la BMW). En algunas pruebas se quejaban de la protección en los hombros, pero la verdad es que yo no tengo queja. Las piernas están también muy protegidas. Seguimos empatados.

La manejabilidad… Con 40 kilos menos ya me diréis. En parado es una delicia maniobrar. En marcha, la Adventure sorprende. De hecho me cuesta menos meterla en curvas que la GSita de Belén. Es muy ágil y fácil de llevar (ya sabéis, el telelever hace que cualquiera pueda hacer virguerías en curvas con la GS…). Pues la Multistrada no se queda atrás. El carácter deportivo de la marca italiana queda bien patente en esta moto. Es una maravilla curvear. Empate en marcha, ganamos por goleada en parado.

La capacidad de carga: tenemos las maletas originales de Ducati. Que se integran de fábula en la moto, no sobresalen, no se mueven, no se notan y quedan chulísimas… Pero no cabe prácticamente nada. Y no, no cambiaremos las maletas, sino que seguramente para los grandes viajes adaptaremos un rulo impermeable en el asiento trasero. Para el fin de semana, nos podemos apañar. Aquí, obviamente, salimos perdiendo.

El sonido del escape… ¡BUF! ¿Habéis oído una Multistrada? Es que gana hasta al ralentí.

La estética: Otro ¡Buf! Y eso que el diseño de la Multistrada tiene ya más de 10 años. Pero qué queréis que os diga… A mí me tenía enamorado desde que salió. Y a pesar de que las mejoras estéticas son más bien pocas, y que la contundencia de la 1200-1260-Enduro (o V4, como se llame ahora) me atrae mucho más, la 950 guarda las mismas líneas quizá de una forma mucho más equilibrada. Quizá pierdo un poco al verla desde la posición de conducción, acostumbrado a esas formas masivas y anguladas de la BMW… Se me queda algo «pequeña» desde el asiento, pero se soluciona en cuanto me bajo y la veo desde fuera. Y ojo, que la Adventure me sigue pareciendo una moto preciosa. Pero es que llevo mucho tiempo viéndola!

La fiabilidad… Aish! Tema peliagudo. Que si BMW es un seguro de vida, que si la Truñati petará enseguida… ¡Pues vete a saber! Yo creo que hoy en día la fiabilidad de las motos modernas es bastante parecida. Por lo pronto, revisión cada 15.000 (en lugar de 10.000 de BMW), aunque la de cada 30.000 km, con ajuste de las válvulas desmodrómicas me va a salir por un ojo de la cara… Un punto negativo es que el cuentakilómetros de la Ducati solo llega a 199.999… cosa que me da un poco de miedo… Ya os contaré.

¿Y lo de la cadena? Pues sí… Los que nos hemos acostumbrado al cardan nos fastidia eso de agacharte para engrasarla… Pero es que yo ya lo tenía que hacer con la de Belén, asi que… ¿qué más da hacerlo en una que en dos motos? Además, es un elemento que se cambia y lo tienes como nuevo… yo ya empezaba a temblar por mi cardan de 240.000km…

En definitiva, esa es mi valoración después de un fin de semana y 1.500 kilómetros encima de las italianas. Ya os iremos contando cómo van estas motos. Ah, y para los que estéis sufriendo por mi Merkel, estad tranquilos. Esa moto pasó de ser «La Merkel» a ser «Merkel, la renacida» cuando la recuperamos tras el robo en Sicilia. Ahora es, a semejanza de la excanciller alemana, «Merkel, la jubilada». Se queda conmigo y me acompañará al trabajo y saliditas cortas. Y yo le acompañaré a ver las obras y a tirarle migas a las palomas. Se lo merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.