La Ruta Turca. De Tesalónica a Tesalónica pasando por Estambul, Catania y Corfú. 11-14JUL2019

—Le llamamos desde la comisaría de policía de Lentini, en Sicilia —dijo una voz en italiano —Hemos encontrado su moto.

A partir de ahí, el viaje debe cambiar de nuevo. ¡Ya me dirás! Emociones a parte, en mi cabeza explotaban los datos y las posibilidades. Pero… ¡habíamos recuperado a La Merkel! El único problema es que ya estábamos a más de mil kilómetros de distancia, a dos ferrys, en otro país y a cuatro días de camino en moto. Esta es la historia de la recuperación de mi GS 1200 Adventure, antes conocida como “La Merkel” y desde ahora mismo como “Merkel, la Renacida”.

Todo empezó unos días atrás, el 7 de Julio (San Fermín) en Catania, Sicilia, cuando Belén se dio cuenta mirando por la ventana del hotel, durante el desayuno, que donde habíamos dejado las motos la noche anterior, ahora solamente parecía haber una. Y efectivamente así era. La reconstrucción de los hechos -según los datos de los que dispongo- es aproximadamente ésta:

Entre las doce de la noche y las nueve de la mañana uno o más individuos (ahora sé que uno de ellos era de origen ghanés y tenía 41 años) se acerca a la moto con no muy buenas intenciones. Lo primero que hace es romper la tapa que cubre la batería para comprobar que no tenga ningún cable extra conectado. Por si fuera una alarma. Cuando ve que no, procede a cortar con una sierra radial de mano el candado del disco delantero. Al forzar el manillar para romper el clausor, se percata de que hay unos cables extraños en la zona, y procede a comprobarlos. Finalmente respira tranquilo al ver que solamente son los cables de alimentación del GPS. Una vez liberada, y con ayuda de alguien, se dispone a meter la moto en la furgoneta que espera en doble fila.

Una GS Adventure con el depósito lleno y tres maletas pesa como un muerto. Y así lo comprueban al meterla en la furgoneta, ya que se les vence a la derecha, rozando la maleta de aluminio izquierda y destrozando el intermitente delantero del mismo lado. Intentando enderezarla, se les cae hacia la izquierda rompiendo el cubremanetas derecho. Pero finalmente la tienen dentro de la furgoneta -presumiblemente también robada.

Luego comprobarían qué había dentro de las maletas laterales: nada. En el topcase encuentran un GPS Garmin Montana, que desprecian, y una batería externa de 16.000 mA que se ve que les hace gracia. Les vendrá bien para cargar el móvil, que a esas horas de la noche ya estaba algo tieso de batería. “La próxima vez robaré una furgoneta con un cargador de mechero”, pensó. Intenta descubrir qué hay en la bolsa impermeable que está asegurada con una malla metálica en el asiento trasero. “Parece que solo es comida”. Ni se molestó en romper la malla con la radial. Y se fue.

Lo que no supuso nunca es que días después unos policías que habían detectado la furgoneta le siguieran hasta Lentini, una población a unos 25 kilómetros de Catania y le detuvieran, como ya habían hecho otras veces. Al abrir la furgoneta, la Polizia Statale descubre a La Merkel dentro. Doble win.

Cuando llamó la policía, nos encontrábamos a unos sesenta kilómetros más allá de Tesalónica, en Grecia. Rápidamente paramos en una gasolinera y comenzamos a intentar encajar las piezas del puzzle para poder seguir viaje. Había múltiples posibilidades y había que explorarlas todas.

La primera que se me ocurrió fue seguir viaje con la moto de Belén y cambiar la vuelta para recoger mi moto. Era lo más lógico, estando tan lejos de Sicilia. Pero cambiar el retorno suponía perder casi cinco días de viaje. De hecho, más o menos los que perderíamos si volvíamos a Sicilia en avión a por la 1200 y luego continuábamos viaje con las dos motos. Y así además podríamos seguir haciendo la mayor parte del viaje con las dos motos. Decidido. Había que buscar billetes de avión.

Tesalónica-Estambul esa tarde, pasar la noche en el aeropuerto y Estambul-Catania a primera hora de la mañana del viernes. Un taxi hasta Lentini y tendríamos toda la mañana para el papeleo en la policía y arreglar imprevistos. Pensamos que el ferry de Bríndisi a Igumenitsa era el mejor y nos daría tiempo a cogerlo al día siguiente, si avanzábamos lo suficiente con La Merkel a pesar de no haber dormido. Y así fue. Aunque fueron los kilómetros más agónicos -por el cansancio- de todo el viaje. Parábamos en cada gasolinera a tomar un espresso, un red bull o lo que fuera. Pero llegamos.

Ahora estamos atravesando nuevamente el Adriático, esta vez con la 1200. Si todo va bien mañana al mediodía recogeremos la moto de Belén del aeropuerto de Tesalónica y seguiremos camino. Habremos perdido en total tres días en todo el proceso. Un éxito planificando, creo. El domingo seguiremos viaje hacia Turquía, y ya nos encargaremos de recuperar esos tres días en el regreso por Europa. Habrá palizones de kilómetros y deberemos prescindir de unos cuantos lugares a visitar, pero eso no quitará que este viaje sea, sin duda, uno de los que más recordemos para siempre. Sobre todo Merkel, la Renacida.

6 pensamientos en “La Ruta Turca. De Tesalónica a Tesalónica pasando por Estambul, Catania y Corfú. 11-14JUL2019

  1. Juan Jose Villalon Velasco

    Este viaje si que esta siendo una aventura. Al final todo esto sera una anecdota que contar a los nietos.
    Sin duda un recuerdo para toda la vida.
    Abrazos.
    Juanjo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.