En Busca del Parmigiano. Italia, Enero 2019

Comenzamos el año viajando hasta el norte de Italia. Es un país que nos encanta, tanto por sus paisajes variados, sus ciudades monumentales y por supuesto su comida. Este es el diario de viaje pormenorizado.

Martes, 01ENE2019. Salimos de Terrassa con buen tiempo y nos pegamos una buena kilometrada, aguantando a base de sopas de tomate de las máquinas de las áreas de servicio francesas (todo un invento, a ver si se importa…).

Llegamos a GORDES*** en busca urgente de un lavabo. Tras una mini visita al pueblo (que ya visitamos como Dios manda hace tres años) tomamos un café con leche y un chocolate a precio de oro para poder usar el baño del Cercle Republicain.

Gordes

Se hace de noche y comienza el frío. No lo hace (9ºC), pero lo tenemos, vete a saber por qué. Dejamos de ver algún pueblo que teníamos programado y volvemos nuevamente a la autopista.

Llegamos a NIZA**, a un hotel sin vistas, el Best Western So’Co by Happyculture. Al menos su habitación de la planta baja 007. Por lo menos tiene un número sugerente. Buscamos restaurante pero es tan tarde que acabamos en un KFC donde hay que hacer un máster para poder sacar una Pepsi de la máquina.

Miércoles 02ENE2019. Amanece un día radiante. Aunque casi no lo podemos apreciar desde la ventana. Visitamos la iglesia ortodoxa rusa de Niza, donde están oficiando misa. Bonitas y coloridas cúpulas.

Niza

Salimos de la ciudad por el Col d’Èze, que nos enseña vistas de pájaro sobre Mónaco. Después, por carreterillas de curvas, pasamos cerca de SAORGE (apuntar para próximo viaje) y llegamos al Col de Tende, donde hablamos con un ex-motero italiano de 70 años muy bien llevados.

Ya en Italia, rodeados de blancos Alpes y con nieve en los arcenes, llegamos a SALUZZO**, donde a pesar de ser casi las dos y media de la tarde, conseguimos comer pollo con patatas y una Coca Cola artesana en el Baladin Cafe, un restaurante decorado con desnudos de los años 20. Luego damos un paseo por las callejuelas repletas de casonas de colores desconchados, al más puro estilo italiano.

A pocos kilómetros tenemos la Abbadia de STAFFARDA** que se recorta sobre las montañas nevadas. Sacamos a volar el drone, que ya era hora.

Staffarda

Queda 1 hora de luz y estamos a 80 kilómetros de SACCRA DI ST. MICHELLE***, edificio en lo alto del monte que recuerda mucho a la abadía de El Nombre De la Rosa (de hecho la novela se inspira en él). Llegamos casi a oscuras y sin gasolina en la moto de Belén (quedarme yo sin gasolina en la Adventure sería un pecado!). Espectaculares vistas del valle desde lo alto.

Ponemos gasolina a 1,7€ el litro, la más cara de la zona y finalmente llegamos a TORINO***. Andamos 2,5km hasta el centro por zonas de poco recomendable paseo. Vemos la puerta romana, la catedral y la Piazza del Castillo. Cenamos en el Restaurante della Ópera unos tagliatelle alle vongole con espinacas y una pizza vegetal. Café solo como postre. Volvemos al hotel por un recorrido más recomendable.

Jueves 03ENE2019. Espectaculares los Alpes desde la ventana del hotel. Está en el 6º piso del hotel President. El desayuno posiblemente es el más desastroso de los que hemos hecho en los últimos 8 años, sin prácticamente nada que comer y con colas interminables para el café. Además, un pobre señor posiblemente con Alzheimer iba deambulando entre las mesas sin un rumbo fijo.

En VIGEVANO*** recorremos la calle cubierta y luego descubrimos una de las plazas más bonitas de Italia, con su iglesia de fachada cóncava y los laterales de toda la plaza pintados. La torre de ladrillo, también espectacular.

Vigevano

En PAVIA** aparcamos frente al puente de ladrillo. La catedral es posiblemente de las más extrañas que hemos visto, de ladrillo con falta de recubrimiento y posiblemente inacabada. Además, la torre del campanario cayó hace unas décadas. Un sinfín de cúpulas y arbotantes rematados en cemento daban sensación de mal acabada. Pero tiene su encanto. Lo mejor, las torres medievales, sorprendentemente altas y esbeltas. La Piazza Vittoria es acogedora. Allí comemos en el restaurante de un ferviente seguidor de la Juventus, de Rossi y de otros muchos deportes, que exhibía camisetas firmadas y otros trofeos de tifossi. Sopa de legumbres y una pizza caprichosa.

LODI** presenta una plaza con el frontal de la catedral y la torre del reloj muy interesantes sobre todo con las últimas luces del atardecer. Decidimos saltarnos CREMA para ir directamente a CREMONA.

La Piazza del Comune de CREMONA*** es sencillamente impresionante, con el Torrazo, el Baptisterio y la Catedral. Sthendalazo. El interior de la catedral está completamente cubierto de frescos.

Cremona

Ya de noche, a -3ºC llegamos a PARMA***. El hotel Ibis Styles Toscanini y su “edificio independiente” nos hace aparcar 2 veces, ya que se encuentra a más de 500 metros de la recepción. Y además nos costó aparcar porque todos los sitios de la zona están reservados a residentes. Al final encontramos un hueco. Muertos de frío, nos costó hasta poder abrir la puerta de fuera. Si hubiera tenido que volver a la recepción, 500 metros más atrás, mato a alguien.

Cenamos en la Trattoria del Tribunale alcachofas a la romana (que no son rebozadas), tagliatelle a la trufa y risotto al parmegiano, todo regado con lambrusco. Muy típico todo. Luego, con frío extremo, vimos el baptisterio y la catedral, débilmente iluminadas.

Viernes, 04ENE2019. Salimos tarde de Parma, esperando que se caldee un poco el ambiente. -4ºC en el termómetro. Tras desayunar en el McDonald’s (recurso a tener siempre a punto), cogemos 95 kilómetros de autopista hasta la costa. Muchas curvas, algunos tramos húmedos y bastante sal.

El primer pueblo, LERICI* no es nada del otro mundo, pero la temperatura agradable, el sol y la acogedora playita nos supo a gloria. Luego, atasco pasando por LA SPEZIA* para llegar a PORTOVENERE***, con sus estrechísimos edificios pintados de todos los colores pastel posible.

Portovenere

Desde allí, casi 90 kilómetros de curvas por el interior, saltándonos las 5 famosas poblaciones de las Cinque Terre que ya visitamos en otro viaje. Casi me mareo. En SESTRI LEVANTE** comemos un kebab y paseamos por la calle central del barrio antiguo, que parecía La Roca Village. Nos tomamos un nocciolato, café con nata y crema de avellanas en un bar motero, y contemplamos el atardecer en la bahía del silencio.

Nos vamos del tirón hasta GÉNOVA** ya que ha oscurecido y poco más podíamos ver. De todas formas, el ocaso sobre la bahía era espectacular. En Génova estamos en el céntrico hotel Best Western Metrópoli. No hay lugar para dejar las motos, así que tenemos que andar un trecho. Paseamos bajo la bóveda de luces de Navidad de la Piazza de Ferrari y comemos ravioli y lasagna al pesto con un tiramisú desestructurado en el Ristorante Il Balcone.

Génova

Sábado, 05ENE2019. Toca día largo de moto. Más de 700 kilómetros de autopista para iniciar el regreso a casa. Después del desayuno completo en el hotel (por 5€, muy recomendable), intentamos salir de Génova sin acordarnos de que hace unos meses cayó el puente de la autopista, y nuestro GPS se empecinaba en cruzarlo. Impresiona ver lo que queda del puente, custodiado por militares.

Cogemos todos los atascos posibles hasta SAVONA*, donde no merece la pena parar y seguimos de largo tras poner gasolina teniendo problemas con todas mis tarjetas de crédito.

Tras 760 kilómetros de autopista, con los chalecos amarillos levantando barreras de peaje, mucho frío y muchísimo viento que combatimos con las sopas de las gasolineras, llegamos a TOULOUSE**, dando unas cuantas vueltas para encontrar dónde dejar las motos. Es tan tarde, que toca cenar en un McDonald’s.

Domingo, 06ENE2019. -2ºC. Bastante frío hasta Vielha. Luego, ya, calorcito (17ºC) y sin parar para comer en Zaragoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.