Haciendo el superhéroe en Bulgaria. Retorno al Este. Cap. 12


Como un trolebús. Así era la araña que Belén había descubierto en una pared de nuestra habitación en Lovech. Y si hay algo que odio son las arañas. Me dan un repelús extremo. En un primer momento pensé en llamar al zoológico o algo. Fijo que se les había escapado del terrario. Pero finalmente le aticé con el escobillón de la chimenea. Varias veces. No moría la jodida. Pero al final estiró la pata. Varias de ellas. La noche empezaba fina. Y a la hora de acostarse, cuando ya estás relajado, con el hotel del día siguiente cogido, las crónicas subidas, y te dispones a apagar la luz… Zasca! Dos arañas más a menos de 10 centímetros de la cama. Como hayan visto el asesinato de su amiga, lo teníamos listo esa noche: íbamos a acabar los dos envueltos en un capullo de tela de araña como en las pelis de serie B. Así que primero las rocié con el repelente de insectos. Como para una boda, les eché. Hasta nosotros de poco morimos intoxicados. Y luego me lié a chanclazos. Al estilo madre furiosa. Y estiraron la pata. Bueno, al menos una. Porque la otra escapó. Pero eso nunca se lo confesé a Belén. Mejor quedar como un súperhéroe. El Spiderman de Bulgaria.
Después de haber descansado poco y mal, recorrimos los menos de veinte kilómetros que nos separaban de las cuevas de Devetashka. Son enormes, no sólo en profundidad (aunque se visita solo la entrada a la cueva y poco más), sino en altura y anchura. Y el techo tiene unas aberturas alucinantes. Todo el conjunto es colosal y digno de ver. Lo que no sabía Belén es que esa cueva es el hogar de unos 30.000 murciélagos. Y ya sabes, mujer y ratas con alas… mala combinación. Ella estaba preocupada por ver tanto muerciélago suelto, aunque a mí lo único que me preocupaba era el olor que sé que se desprende de miles de cagadas. Porque los bichos estos cagan mucho. Afortunadamente las zonas de anidación -o como se llame en el mundo murcielaguil- estaban cerradas al público, por lo que solo pudimos ver un puñado de ellos revoloteando por el techo de la cueva. Pero daba igual, yo estaba al lado de mi dama protegiéndola. Como Batman. El Batman de Bulgaria. 

Y desde allí al siguiente punto de interés, mediaban más de 250 kilómetros sin pena ni gloria, solamente amenizados por millones de campos de girasoles, o algún que otro Tupolev 134 que alguien dejó abandonado a modo de monumento en un pueblo perdido. Comida en un lago marronáceo donde unos cuantos pescadores se empeñan en sacar algo vivo y comestible de ese agua fangosa. Pero a Belén le gustaba. Supongo que todo se ve de color de rosa cuando vas acompañada de un superhéroe. 

Y finalmente Belogradchik. Un punto que tenía como opcional en la visita -fundamentalmente por lo a desmano que estaba- pero que después de mirar y repasar la información todo el mundo lo daba como imprescindible de Bulgaria. Y vaya si lo es! Allí hay una fortaleza de origen romana asentada entre enormes formaciones rocosas granates. Los acantilados y precipicios están a la orden del día, y las rocas tienen formas caprichosas, como si de la ciudad encantada de Cuenca, o de los monasterios de Meteora en Grecia se tratara. Pasear por las rocas ha sido una buena experiencia. Y conseguir la pegatina de Bulgaria in extremis, después de una semana sin encontrar ni una ha sido también tarea de superhéroe. De Supermán. Pero finalmente pudimos conseguirla. 

Y como colofón a este magniífico día, cena en un restaurante flotante -más bien un barco amarrado- en el Danubio. Comida buena (hemos descubierto una ensalada típica búlgara a base de tomate, pepino y un queso típico que lo flipas). Eso sí ha sido memorable. Porque a fin de cuentas lo que importa fundamentalmente es lo que haces y con quién lo haces. Lo de ser superhéroe o no es secundario y lo dejo para las ocasiones especiales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.