Etapa 4. Austria y las pelotas en la sopa

Sopa con una bola enorme de Whiskas. Eso es lo que hemos cenado. El chico del hotel decía que era casera, pero el aspecto era de Whiskas. Al menos estaba bueno. O eso, o que tenía mucho hambre. Llegar a las 21:30 de la noche al hotel implica cenar lo que buenamente quieran prepararte. Y es que hoy ha vuelto a ser un día duro, de los de más de nueve horas en moto. Después de hoy, ya lo puedo decir: me equvoqué. La teoría de que al cuarto día de moto desaparecen todos los males es incorrecta. A partir de mañana las tiradas en moto serán más cortas, y tendremos más tiempo para reponernos. Al menos eso es lo previsto.

Después del desayuno, nos dispusimos a visitar el famosísimo Stelvio. Es la meca tanto del motero como del ciclista, que a pares iguales abarrotan desde buena mañana los pequeños puestecitos de souvenirs en busca de la ansiada pegatina que certifique haber estado allí. Las vistas desde ahí son espectaculares. Pueden divisarse desde ahí gran parte de los tornanti que van bajando en volandas la carretera por la escarpada ladera de la montaña. Y ya. Stelvio no tiene más. Está sobrevalorado. Ni el paisaje es especialmente bonito, ni por supuesto el trazado de las curvas hace disfrutar de la moto. De hecho es un sufrimiento ir sorteando uno tras otro los tornanti rebozados de pésimo asfalto. Hay que ir tirando de embrague en cada uno de las curvas, y la moto tiene tendencia a caerse hacia el interior. Desde luego, la foto queda bonita, pero realmente no tiene nada más. Para los ciclistas subirlo debe ser toda una hazaña, y es que las caras que ponen al subir los más de 50 giros eran patéticas. Por cierto, nunca he visto un ciclista sonriente, ni siquiera bajando puertos. Les queda ya la frente arrugada y el rictus de sufrimiento casi de por vida.

Después vendrían unos cien kilómetros de atestadas carreteras italianas, pasando pueblecitos con un tráfico horrible. Eso cansa a cualquiera. Atravesamos Austria de sur a norte, pasando por típicos pueblecitos tiroleses, con sus iglesias puntiagudas y sus miles de hectáreas de pastos verdes. La idea era llegar hasta el castillo de Neuschwanstein, la locura que Luis II de Baviera construyera entre montañas. Y lo vimos. Y como el Stelvio, ese castillo está sobrevalorado. Walt Disney lo copió y lo mejoró. Sin duda.

Lo mejor de hoy ha sido los casi cien kilómetros por carreteras secundarias alemanas, con un asfalto perfecto, diseñadas para motoristas, para hacerlas a un ritmo rapidillo sin tener que frenar. Y todo ello embellecido por perfectos fondos de pantalla de Windows. Colinas y más colinas de un verde intenso, de ese que hace hasta daño a la vista, de ese que lo inunda todo con el sol del atardecer y hace que solamente puedas pensar en verde…

Vuelta a entrar en Austria, y otros doscientos cincuenta kilómetros hasta Oberdrauburg. Las nueve y media de la noche y nos recibe una banda de música en el centro del pueblo. Pero lo que queremos es encontrar el hotel y cenar. Aunque sea una bola de Whiskas. Pero me ha gustado.

La ruta del día la tenéis aquí:

 

Etapa 4: Del Stelvio a Oberdrauburg


EveryTrail – Find trail maps for California and beyond

Un pensamiento en “Etapa 4. Austria y las pelotas en la sopa

  1. Raquel

    Qué bueno es no saber muy bien lo que uno come eh? y cuando el hambre aprieta más todavía….ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.