Budapest te deja sin habla. Retorno al Este. Cap. 17.


Quien no ha estado en Budapest de noche, no tiene ni idea de lo que es una ciudad monumental. Mira, que se quiten las demás. Y eso que hay. Que si París, que si Roma, que si Barcelona… Pero llegar a Budapest en la hora azul, atravesar el Puente de las Cadenas y quedarse sin habla al contemplar ese Parlamento a los pies del Danubio es… simplemente mágico. Y eso que no era mi primera vez.

Esa sensación sobre todo te la llevas cuando unas horas antes, simplemente unas horas antes, estabas en medio de las montañas de Maramures observando cómo el modus vivendi del 99% de la gente era coger la guadaña y el rastrillo, montarte en tu carro tirado por un caballo e irte con tu falda de flores y tus calcetines gruesos a cultivar tu huerto. Doscientos kilómetros y una frontera más allá, te encuentras con Budapest y su glamour de ciudad imperial. Contrastes. Esos contrastes maravillosos que te da la vida y te enseña que en la diversidad está la sorpresa. La búsqueda de esa diferencia debería ser el motor de todo viajero. 


Perdonad que me ponga filosófico, pero es así. A las 11 de la mañana estábamos en una iglesia de madera del siglo XVII en la zona más rural de Rumanía. Y esta tarde, admirábamos un Parlamento húngaro de finales del XIX. Mucho más que unas pocas horas, dos siglos y una frontera de diferencia. 

Y es que el día tampoco ha dado mucho más de sí. Una carretera muy recomendable la que va desde Mara hasta Satu Mare, con muchos tramos recién asfaltados y otros tantos que lo estarán en breve. Apuntadlo para futuros viajes. Y luego, tras la tediosa frontera húngara, autopista. Allí nos hemos encontrado a Javier, un intrépido motero que se va a los Tatras. Con él hemos conversado un buen rato mientras comíamos en un área de descanso. Y finalmente la gloriosa llegada a Budapest. Porque, os he dicho ya lo hermosa que es? Mañana la admiraremos incansablemente durante todo el día. Ahora, mejor os doy las buenas noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.