TheLongWayNorth

La aventura de cada fin de semana

Browsing Posts tagged Ruta

Dos días. La cuenta atrás toca a su fin, y es necesario ultimar algunas cosas. El equipaje ronda en mi cabeza desde hace horas, como flotando en una nube demasiado grande para ser metida en esa maleta. Habrá que desechar cosas, habrá que inventar espacios. Las tres maletas se me antojan insuficientes para llevarlo todo, pero la experiencia me dice que siempre cabe todo.

La moto está preparada, revisada, con neumáticos nuevos. Esperando. La ruta, ya planificada, y el primer hotel en el Valle de Aosta ya reservado. Parece que hará buen tiempo. Todo está de cara, esperándonos para rellenar ese huequecito en nuestra memoria que hemos preparado para todas las vivencias que están por venir. Y así, alimentar otros once meses de tediosa espera hasta el siguiente reto. Así es la vida…

La tensa espera hasta el martes se hace interminable, con ganas de hacer el equipaje, de montarlo todo en la moto y salir pitando hacia Oriente. Ganas de saber que hemos planificado bien, de saber que no nos hemos dejado nada en casa. Ganas de estar harto de moto y esperar con ansia la siguiente parada. Ganas de escribir el primer tweet del viaje, de escribir el primer post y de editar el primer video. Ganas de que Belén experimente por vez primera el placer de los grandes viajes, de saberse capaz de conseguir grandes retos, de vencer a la aventura… Ganas de que vosotros lo leáis y lo disfrutéis con nosotros.

Quedan dos días para comenzar #LaRutaDeOriente. Nosotros estamos preparados. Y vosotros?

Ver mapa más grande

 

Los días se hacen cada vez más largos y las noches más cortas. El bochorno ha llegado, y el nórdico ha quedado relegado al último estante del armario. El verano llegará en unas horas… Como las aves migratorias, todos estos signos me indican que deben comenzar los preparativos. Como a los adolescentes el día previo a una cita que se prevé intensa, los nervios -esa mezcla de miedo y de deseo- me envuelven y me llevan a un torbellino de sensaciones que no me perdería por nada del mundo.

Comienza ahora una carrera contrarreloj hasta el 9 de Agosto. Mapas, papeles, guías de viaje han esperado pacientemente ese momento en el que todo viajero se pone en marcha, quizá meses antes de su partida real. La ruta está casi definida, pero faltan bastantes flecos por perfilar. Checklist de viaje, pasaportes, revisiones de la moto,… Algunas cosas están ya listas, a otras aún le queda bastante para ser incluso comenzadas. Este viaje ha tenido un embarazo duro, pesado y en muchos momentos de futuro incierto. Pero a medida que avanzaron los días, el parto se vislumbra excelente.

La Ruta de Oriente (desde ahora #LaRutaDeOriente en @DrJaus) discurrirá por 16 países durante unos 9000 kilómetros. Tres semanas de paisajes que quitarán el aliento, extremos en algunos casos, cercanos en otros, y desconocidos en su mayoría. Desde las altas cumbres suizas a la soleada costa croata pasando por el Paso del Stelvio. Desde la desconocida Albania a los misteriosos paisajes de los Monasterios griegos de Meteora. Desde la exótica Estambul a las remotas Bulgaria y Rumanía. Cruzaremos la Transfaragasan Road, visitaremos lo que queden de las ruinas de Sarajevo, la belleza desconocida de Ljubljana o los serenos paisajes del Lago di Como. Todo un arco iris de olores, sabores, experiencias y aventuras.

Esta vez no iré solo. Y es que no podía dejar en tierra a quien en otros viajes más septentrionales vivió casi en primera persona lo que yo le contaba. Esta vez recordaremos juntos los kilómetros, las alegrías, la dureza del viaje y la gloria de haber llegado, una vez más en moto, a otra de las puntas de Europa. Por supuesto, vosotros también estáis invitados. Dicen que solo se recuerda aquello que nunca sucedió; para que el olvido no borre la senda del camino recorrido, los reportes diarios, el twitter y los videos nos ayudarán a recordarlo. En definitiva, comienza La Ruta de Oriente.

Un día. Eso es lo que pone en la cuenta atrás del blog. Habrá que hacerle caso. Antes de partir quedan algunos flecos por solucionar. Entre ellos, éste:

wpid-FAN-2010-07-22-18-46.jpg

Al Director Técnico.

Al Mánager.

A los que leen el blog.

A los que han oído hablar de él pero aún no lo leen.

A los que he repasado haciendo curvas en moto.

A los que han intentado repasarme.

A todos mis amigos de las motos.

A todos los que van en moto, aunque no sean mis amigos.

A la gente que ME EN_CAN_TA.

A las personas que sufrirán por mí.

A las personas que tendrán envidia sana.

A los que me preguntan por el viaje en los pasillos del trabajo.

A los que se preocupan por cómo lavaré mi ropa interior.

A los que han ido alguna vez al Cabo Norte.

A los que están yendo al Cabo Norte.

A los que salieron a dar una vuelta.

A los patrocinadores.

Al resto de mi familia.

Al resto de mis amigos.

A la Coca Cola, por darme la idea.

A vosotros,

GRACIAS!

Gracias por soportarme todos estos meses.

Gracias por interesaros por el viaje.

Gracias por sufrir.

Gracias por desearme suerte.

Gracias por acompañarme.

Porque como dicen en las 500 millas (qué poquita distancia) de Indianápolis, “Gentlemen, start your engines!” ARRANCAMOS!!

NOS VAMOS. PONEOS EL CASCO, tenemos mucho camino por delante!!

Cualquiera lo diría. Un Barcelona – Biarritz ida y vuelta en un fin de semana y le llamo “mini”… Y ahora que acabo de recoger la moto que me ceden para hacer el viaje creo que de “mini” tiene poco.

wpid-normal_KawasakiZ10002010001-2010-06-10-18-30.jpg

Un fantástica Kawasaki Z1000 del 2010. Impresionante estética. Potencia de sobras. Pero una naked… Y eso en la autopista debe de doler. Acabo de hacer 30 kilómetros y no es nada recomendable sobrepasar velocidades legales: la cabeza, el cuello y el resto del cuerpo parece querer quedarse atrás. Para un ratito de autopista, está bien… te agachas un poco y vas tirando. Pero a ver cómo me las apaño con la bolsa sobredepósito puesta. Y no es que necesite demasiado equipaje para un fin de semana, pero la cámara de fotos en algún sitio tendrá que ir.

Es por ello que he planeado una ruta con poca autopista (bueno, hasta Zaragoza será autovía), y mucha carretera de montaña y general francesa. Pirineos aragoneses y franceses, y la vuelta por la Vall d’Aran. Entre 9 y 10 horas de moto diarias que me servirán de entrenamiento para la gran aventura. Como siempre, actualizaciones en directo desde Facebook y Twitter. Y la crónica con las fotos en los próximos días!

Si quieres cotillear la ruta prevista, aquí tienes el rutómetro.

Un paseo por la Catalunya Norte


Map your trip with EveryTrail

Son 590. Ni 4, ni 8, ni 15, ni 16 ni 23 ni 42. 590 es mi “número chungo”. Desde que conzco esa cifra escandalosa, a veces pienso que no seré capaz. 590 son la cantidad de kilómetros que he de hacer cada día durante el viaje al Cabo Norte. Algunos días más, y algunos días menos… es lo que tienen las medias (las medias estadísticas, me refiero).

Por ese motivo, cualquier excusa para ponerme encima de la moto y hacer kilómetros no la dejo desaprovechar. He de autoconvencerme que puedo hacer 590 kilómetros al día durante 26 días (vamos mal… solamente de escribirlo me entra vértigo…). Este fin de semana, tras aplazarse un viaje previsto a Biarritz (en moto, por supuesto… pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión), aproveché una salida motera de mis amigos para ir a hacer kilómetros. No han sido 590, han sido unos pocos menos, unos 445 en poco más de 5 horas y media. Algo de autovía y mucho de carretera de montaña. Ripoll, Berga, Coll de Nargó… las poblaciones iban apareciendo y desapareciendo rodeando la carretera. Algunas veces con buen asfalto, otras con no tanto; algunas veces húmeda pero la mayoría en seco; pero siempre divertidas. Durante el trayecto hemos tenido que socorrer a una Ducati Monster que ha acabado bajo el guardarraíl de estas carreteras de montaña, afortunadamente sin consecuencias graves para sus ocupantes. Durante más de una hora hemos demostrado que el espíritu motero sigue ahí, a la espera de ayudar al compañero accidentado hasta que lleguen las asistencias. Y eso reconforta tanto por hacer de buen samaritano como por saber, a ciencia cierta, que si yo me encuentro en esa situación, alguno de nuestra “familia motera” vendrá a socorrerme.

Los neumáticos de la BMW F800GS no se encuentran en su mejor momento ni mucho menos. Están en fase de “estirar” su duración lo máximo posible, y por ello no me daban excesiva confianza. Pero aún así hemos ido lo suficientemente rápidos como para que me plantee si estos kilómetros me han servido de entrenamiento. Pero sí, ha habido algunos aspectos interesantísimos que servirán en gran medida para el gran viaje.

El GPS. El alimentador del GPS falla más que una escopeta de feria, y al final he decidido utilizarlo con las pilas, en lugar de con la toma de corriente de la BMW. Es un detalle a mejorar de cara al próximo viaje.

El casco. Llevo dos días utilizando un Shoei Multitech convertible que me ha dado buenas sensaciones. A pesar de ser menos liviano que mi BMW Enduro, su mayor aerodinámica lo hace más confortable. Hoy me he puesto el habitual BMW y en la autovía, con bastante viento y a un ritmo rapidillo se hace muy incómodo. Claro que las ventajas de la gran amplitud de visión y la comodidad también pesan, pero con viento no hay color. Además un convertible me permite hacer fotos sin quitarme el casco (llevo una reflex). Es un dato que seguiré analizando antes de tomar la decisión definitiva.

El ir acompañado. Indudablemente echaré en falta las risas que me pego con mis amigos en las paradas. Indudablemente es mucho más divertido ir en compañía. Pero las paradas siempre son más largas, los adelantamientos se eternizan y en definitiva se pierde tiempo. A demás, TheLongWayNorth es un viaje de aventura, y la aventura está en esa cifra mágica (590) y en la soledad durante 26 días.

En definitiva, una salida a un ritmo elevado, que no tiene nada que ver con el viaje de este verano… pero del que se puede aprender y madurar. Lo maduraremos esta semana, porque la semana que viene todos Salimos a dar una Vuelta con Fabián. No? (que por cierto, me ha nombrado su médico oficial durante su viaje de dos años… y yo encantado!! Esperemos que no me de nada de trabajo!).

De momento te puedes descargar la ruta de hoy para el Google Earth aquí.
Y si no tienes Google Earth, también puedes ver la ruta aquí.


Ver mapa más grande

Retorno épico. Los días se acortan cuanto más al sur me encuentre… Y sobre el mapa esos días se me antojan cortos, aunque el contador de kilómetros diarios me da vértigo. 
Ya tengo fecha de salida, el sábado 24 de julio. Y eso quiere decir, que con toda la ruta programada, tendría que tener fecha de regreso: 18 de agosto. 26 días encima de la moto. Para quererla o para odiarla, eso está por ver. Serán unos 14.000 kilómetros, 2.000 más de los previstos, a una media de 590 kilómetros diarios, si descuento el par de días de descanso (previstos en Helsinki y en Tallinn). Demasiados? El tiempo lo dirá. Despliego el mapa y observo: De Barcelona a Bali en línea recta no llegan a 13.000… Bufffff…. Las comparaciones son odiosas…
Los Países del Este bien merecerían un viaje para ellos solos, y si mi relación con mi querida BMW no se trunca tras tantos kilómetros con ella, podría ser un próximo destino. Pero ahora el tiempo apremia y el turismo ya está hecho en Noruega. Así que (con ligeras licencias) este será un retorno a tiro hecho.  He planificado paradas indispensables en las capitales bálticas, en Cracovia, Bratislava y Budapest. Así, recorreré Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Eslovenia, Italia y Francia, para regresar nuevamente a España. Junto con los países de la ida, serán 16. Un buen ramillete. Me cabrán todos los escudos pegados en las maletas?

Ver mapa más grande

Grandes dilemas han pasado por mi cabeza durante la planificación de esta parte del viaje, quizá la más importante. TheLongWayNorth no es simplemente un viaje en moto, de carreteras reviradas y experiencias moteras, sino que quiero compaginarlo con cierto contenido turístico y sobre todo fotográfico. Sé que es difícil contentar por igual a todas esas partes de mi: la motera, la fotógrafa y la viajera, pero he intentado llegar a un equilibrio, que si bien no es perfecto, creo que satisfará todas mis ambiciones.

Por eso la subida hasta Cabo Norte la realizaré por Noruega. Muchas ruteros prefieren subir lo más rápidamente posible, para cumplir el objetivo sin sorpresas, y bajar haciendo turismo por los fiordos. Pero mi regreso está previsto por otro lado, por los países del Este (es la parte que me falta planificar, y la que me entusiasma realmente… sin desmerecer los fiordos!),  así que mi viaje al norte será realmente largo y revirado, atravesando Noruega de sur a norte.
Oslo, Bergen, los fiordos del Sur, el glaciar Jostedalsbreen o las Islas Lofoten están dentro del trayecto. En total, desde Estocolmo serán -siempre que se cumpla la planificación, cosa que no tengo nada claro- 9 jornadas hasta Nordkapp. No hay descanso, excepto el día que pasaré en las Lofoten, en el que solamente recorreré unos 250 km. 
La jornada más larga serán casi 590 kilómetros de carreteras reviradas -ahora encontrar una autopista es misión imposible,… y aburrida-. Me he dado cuenta que en Noruega las jornadas no hay que planificarlas por kilómetros, sino por tiempo… ya que depende qué carreteras se tienen que recorrer extremadamente despacio, y además los ferrys te trastocan toda la programación. Así, tengo previsto una media de 8 horas diarias de conducción real, siendo alguna de ellas hasta de 9 horas y 45 minutos. Intentaré madrugar, sobre todo en estas etapas maratonianas, aunque la gran cantidad de horas de sol de las que dispongo en esta época del año seguro que me ayudarán a concluir alguna jornada que otra. A esto hay que sumarle que no tendré alojamientos reservados, y no es plan de buscarlos a eso de las 9 de la noche en un país escandinavo, donde supongo que los horarios no son como en España.
A decir verdad, lo que más me preocupa es aguantar día tras otro este ritmo… Pero sin dificultades,  los retos y las aventuras dejan de serlo. La satisfacción de realizarlos es directamente proporcional a las dificultades encontradas.
Como vengo haciendo, ahí arriba tenéis el mapa. Y aquí el rutómetro más detallado.
Por favor, si has estado por la zona y me quieres dar alguna recomendación en vistas de la ruta prevista, no dudes en dejar un comentario. Me irá de fábula!

En teoría era la parte más sencilla de preparar. “Trácese una línea recta entre los dos puntos deseados y sígase las autopistas más cercanas”. Parece fácil, pero ayer noche comentando el tema con expertos moteros no me lo parecía tanto. Y es que el viaje tiene determinadas premisas que me complican las aparentemente sencillas instrucciones. A saber:

  • No quiero coger ferrys, trenes, ni ningún otro medio de transporte que no sea mi BMW. Ya sé que en Noruega me cansaré de ferrys, pero en esta primera parte quería evitarlos. Así que para entrar en Suecia solamente existe una vía: el magnífico puente de Öresund que conecta Copenhague con Malmö. Hace unos meses lo atravesé en tren y fue una grata experiencia.
  • En Suecia comienza el viaje de verdad, así que a partir de allí las autopistas solamente son una opción, no una necesidad. Y quería recorrer la costa sur y este para llegar a Estocolmo, en lugar de continuar por la autopista más directa.
  • Desde Barcelona son más o menos 3000 km hasta Estocolmo. Teniendo en cuenta que el primer día (que en teoría vas descansado) puedes hacer 1000 o 1200 km, me quedan unos 1800 a repartir en 3 días más. El último día antes de Estocolmo puede ser un poco más duro, porque tengo pensado un día de descanso y visita en esta ciudad.
Por lo tanto, el primero borrador de esta primera parte quedaría, en grandes rasgos, así:
  • Día 1: Desde Barcelona hasta Strasburgo, Francia. Unos 1100 km.
  • Día 2: Desde Strasburgo hasta Hamburgo, Alemania. Unos 750 km.
  • Día 3: Desde Hamburgo hasta Helsinborg, Suecia. Unos 600 km.
  • Día 4: Desde Helsinborg hasta Estocolmo, Suecia. Unos 730 km.
Aquí tienes el mapa

Ver TheLongWayNorth 1 en un mapa más grande
Y aquí, el rutómetro más detallado.
Qué os parece? Alguna sugerencia?
Los últimos días me he dedicado a finalizar la edición del video resumen de TheLongWayLeft. No es mi mejor video. Su finalidad era servir de prueba del material. La cámara del casco estuvo siempre torcida. Su distancia focal no es la más idonea. Pero a pesar de ser una prueba -y en este sentido ha sido muy útil- no podía dejar de compartirlo. Además, el YouTube no me ha dejado poner la banda sonora original (que quedaba muy bien) y he tenido que cambiarla. Así que sed benevolentes!

El viaje ya ha tocado a su fin y desde la serenidad de mi casa es momento de hacer balance. He encontrado muchas cosas positivas, y alguna negativa pero salvable.  De hecho, el principal motivo de hacer este viaje es el de encontrar estos pequeños -o grandes- problemas antes de irme hacia Noruega. Así que vamos por partes.

Moto:
La moto ha estado soberbia. No deja de sorprenderme a cada kilómetro que hago con ella. El motor tiene suficiente potencia para realizar cosas razonables en ruta. Obviamente no tiene la aceleración ni la velocidad de una superdeportiva, pero es que no es una superdeportiva. Mucho peso -sobre todo con las maletas-  para pistas sin asfaltar, pero tampoco es para lo que la necesito. Una de mis mayores preocupaciones era lo incómodo del sillín, muy estrecho y duro. Y es verdad que lo es, pero con los días me he ido acostumbrando. Quizá sería conveniente mirar alguno de esos cojines de gel que se pueden acoplar. Pero me da miedo entonces que sea más alta de lo que ya es.
Una cosa molesta que ha ido incrementando a lo largo del viaje son las vibraciones que transmitía el manillar. En las autopistas, sobre todo a la ida, se me llegaban a dormir las manos al cabo de unas cuantas horas. Pero el mayor problema son las sacudidas –shimmies– que notaba entre 80 y 100 km/h. Clásicamente suelen ser debidos a problemas con el tren posterior, generalmente desgaste del neumático. El neumático estaba casi en las últimas -han llegado como para hacer 1000 o 2000 kilómetros más, tanto el delantero como el trasero. Esta moto gasta los dos neumáticos por igual…-. Si le añadimos el peso de las maletas, lógicamente la geometría de la moto cambia, por mucho que haya intentado compensar con el reglaje del amortiguador. Acabo de quitarle las maletas. Mañana veremos si sigue vibrando. 
Los consumos han sido muy comedidos los días que no he pisado la autopista -del orden de 4,2 litros/100km- pero me han sorprendido por lo elevados en las vías rápidas, donde se disparaban a los 6 litros, sin hacer puntas de velocidad muy grandes. Obviamente las maletas muy aerodinámicas no eran, y supongo que esa es la explicación más plausible. 
Accesorios:
Las maletas me han encantado. Son algo estrechas para que me quepa bien las mochilas que llevo, pero he aprendido a estibar la carga de manera que no tenga problemas. Tenía miedo por si entraba agua, y llevaba preparadas diversas fundas impermeables para todos los bultos, pero no han hecho falta, y mira que ha llovido. Son verdaderamente estancas. Las apoyé una vez en la excursión por la tierra del segundo día, pero ni se nota. Lo que sí se nota es el bollo que le hice con una pilona metálica días antes de salir.
Los faros auxiliares me tienen enamorado. Me gustan estéticamente, y cuando los conectas de noche, se hace de día. Obviamente de noche deslumbran, y hay que usarlos como si fueran largas, pero la mayor utilidad la he encontrado de día, donde aumentan enormemente tu visibilidad a los otros vehículos. Vamos, que se enteran que vienes.
Las defensas afortunadamente no las he probado. La única vez que apoyé la moto en el suelo, únicamente tocó la maleta y la estribera. Veo que las defensas, con las maletas puestas, no tienen excesiva función, al menos en caídas en parado. Esperemos no tenerlo que probar en caídas más rápidas.
Soberbia la idea de incorporar un candado de bici para dejar allí el casco cuando me alejo de la moto. No cabe en las maletas laterales, y muy justo en el cofre, siempre que esté vacío. 
Gadgets:
La cámara portátil es lo que me ha dado más dolores de cabeza. Tras 6 días de uso aún soy incapaz de ponerla alineada con el horizonte. Cuando parece que lo tengo, veo que sigue torcido al probarla. Pero vamos, supongo que será cosa de seguir probando. De todas maneras veo que tiene una focal demasiado grande, me gustaría que fuera algo más gran angular. Pero por el precio, tampoco puedo pedir mucho. Si es que graba hasta el sonido! El mayor problema lo tuve a la vuelta. Se me “inundó” el bolsillo de la chaqueta y quedó ahí flotando. De momento no funciona, pero la tengo ahí secándose, a ver si suena la flauta.
El GPS me va genial. Quizá para ruta sería mejor de otro tipo, pero el Garmin GPSMap 60CSx me permite también excursiones fuera pista o trekkings. No lo cambio por ningún otro. Debido a la lluvia del último día parece que el adaptador tipo “mechero” que le daba corriente también ha dicho basta. Los últimos 150 kilómetros los hice con pilas, y se me iba apagando cada cierto tiempo. El indicador de la batería fluctuaba mucho, pero las pilas que le puse estaban ya bastante trotadas. Lo ideal es comprar otro adaptador de mechero y aislarlo del agua con alguna chapucilla. Se admiten ideas que no sea la típica cinta aislante.
El intercomunicador Midland BT2 ha sido de gran utilidad para amenizar los tramos interminables. Por autopista, si se instalan los altavoces de manera correcta, permite escuchar bien la música -conectando via bluetooth el iPhone- hasta los 120 km/h. Más allá, o cuando hay mucho viento, comienzan a molestar. Obviamente no los he utilizado como intercomunicador, y sí algunas veces como teléfono manos libres, pero su mayor funcionalidad la encuentro en escuchar música. El pero es que se le acaba bastante rápido la batería, y en 4 o 5 horas de uso contínuo -al menos mi unidad- ya comienza a fallar. Tendré que probar sustituir el bluetooth por un cable, y así supongo que consumirá menos.
Otros:
He llevado demasiado equipaje. La mitad de las camisetas ni las he usado. He llevado dos mochilas para la cámara y objetivos, una para el transporte en la moto y otra para usarla mientas hago turismo, y podría haber llevado únicamente la pequeña. Así tendría más espacio para repartir la mochila de la ropa -que evidentemente ocupará más de cara al viaje al Cabo Norte-. En este sentido, el viaje ha sido muy provechoso para darme cuenta de ello.
El kilometraje que he ido haciendo también me ha servido para comprobar determinadas cosas: puedo aguantar sin dificultad unas 6 horas encima de la moto cada día. Obviamente el primer día de viaje puedes tirar más largo, y se pueden hacer 8 o 10, y llegar más allá de los 1000 kilómetros, pero estas alegrías no te las puedes permitir durante muchos días seguidos. Así que planificaré el viaje en etapas de unos 600 – 800 kilómetros, dependiendo del tipo de vía -intentaré utilizar la mínima autopista posible-.
Bueno, éstas han sido mis conclusiones después de 2.499 kilómetros en 35 horas y 55 minutos. Y en base a ellas seguiré preparando el viaje. TheLongWayLeft ya es historia, Ahora solo quedan 4 meses para TheLongWayNorth!!