La Ruta Turca. De Kazanlak a Niš. 22JUL2019

Las carreteras se dividen simplemente en dos clases. Las que sí y las que no. Desgraciadamente este viaje está siendo muy rico en vivencias, en emociones, en sensaciones, pero bastante pobre en conduccion motera por carreteras de esas que sí. Pues hoy la cosa ha comenzado a cambiar. Hoy hemos pillado una carretera de esas “que sí”.

Pero para llegar hasta ella hemos tenido que seguir atravesando Bulgaria y hacer la paradita oficial en Sofía**. A pesar de que la recorrimos hace unos tres años, quería volver a ver la maravilla de catedral de Aleksandar Nevski y sus cupulitas verdes y doradas. Y recordar otros edificios de estilo soviético y otras iglesias, y… vamos, que la cuidad da para una visita obligada si es la primera vez que pasas.

Después de comer, seguimos atravesando Bulgaria por carreteras y esperando a la tormenta que se avecinaba a nuestro frente. Algunos tramos estaban en obras y nos desviaron por una carretera lateral adoquinada que estaba entre mal y fatal. Sobre todo cuando empezó a llover. Porque la tormenta finalmente llegó. En dos actos. Antes y después de la frontera con Serbia. Y en el entreacto, una horita de cola fronteriza.

Y llegó la carretera que sí. Estrecha, con más parches que asfalto, combada por el tiempo y ajada de la edad. Superviviente de batallas y escaramuzas bélicas con seguridad. Me imagino los tanques pasando sobre ella mientras que en sus cunetas marchan soldados parapetándose en los pocos árboles que la circundan. Joer, es entrar en los Balcanes y pegárseme el estilo de Pérez Reverte. Mejor seguimos con lo nuestro.

Pues eso, una carretera con más baches que zonas lisas, pero de las que disfrutas de verdad, después de tantas autovías, carreteras desdobladas y rectas insulsas. Y de postre, ha atravesado un pequeño cañón que nos ha parecido precioso. Espera, ¡que no os la he presentado! Es la 428 entre Pirot y Bela Palanka, en Serbia.

Niš* era nuestro destino de hoy no por nada, sino por estar en nuestro camino. Luego resulta que tiene cosas interesantes con nombres sugerentes, como la torre de las calaveras, que si se tercia igual la veremos mañana. Pero nada más interesante. Bueno, un castillo y alguna cosita más, como el campo de refugiados de la Cruz Roja en la II Guerra Mundial, que seguramente no nos dará tiempo. Y un H&M enorme. Hemos paseado entre sus calles buscando heridas de guerra, que puede que no existan por esta zona, pero que sea como fuere no he logrado encontrar.

Y mañana sin duda seguirán esas carreteritas que sí. Porque ahora me he empeñado yo en buscarlas. Que ya llevábamos 7000 kilómetros que no. Pero eso será mañana. Con las calaveras y un montón de cosas más.

Un pensamiento en “La Ruta Turca. De Kazanlak a Niš. 22JUL2019

  1. ALICIA

    Me encanta viajar por allí con vosotros. Todas las tardes, leona Dani las historias después de comer (cuando tengan wifo).
    Besos desde USA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.