¡Vaya sorpresa nos hemos dado con Gales! Claro, cuando no esperas nada y recibes tanto, no tienes otra posibilidad que sorprenderte gratamente. Y cuando te regalan un día soleado y casi con calorcito, como que lo agradeces más. La cosa es que hemos dejado esta mañana muy temprano Irlanda en el ferry que de Dublín nos llevaba a Holyhead, ya en Gales. Tres horas y media de aburrido ferry. 

El primer punto de interés del día era Conwy. Porque había visto una foto de un castillo de esos grandes y bien conservado, con sus torreones y todo. Y resulta que además del castillo, el pueblo es superpintoresco, con un animado puerto donde la gente pescaba cangrejos con un sencillo sedal y un cubo de plástico comprado en el kiosko de la esquina. 

Y de puerto de mar, a las más verdes montañas del interior. Primero Capel Curig y luego los lagos de Llyn Dinas, cerca de Beddgelert. Espectacular la carretera y los paisajes. Se han ganado alguna que otra estrella más en mi libreta. Harlech también tiene un castillo de esos que flipas. Situado en un lugar elevado, como el resto del pequeño pueblo, desde allí ya se puede llegar a ver el enorme playón por el que pasamos después. De hecho toda la carretera de allí hasta Aberystwyth es un toma y daca entre la montaña y la costa: ahora pasamos entre verdes colinas y después bordeamos una preciosa ría. Y así durante casi cien kilómetros. 

Y Aberystwyth… otra sorpresa. Un precioso pueblo a orillas del mar con casitas de no más de dos o tres alturas, todas ellas de madera pintadas de diferentes colores. Parece como un pueblo de cuento, como un simcity en miniatura. Curiosamente en su paseo marítimo -que mañana seguramente exploraremos con más intensidad- puedes ver unas cuantas banderas (unas 15 o 20) de diferentes regiones europeas. Bretaña, Córcega, Catalunya, Euskadi, Galicia, Asturias… entre otras. Curiosamente digo, porque todas ellas tienen ansias independentistas. A ver si mañana le encuentro una explicación.

En resumen, que Gales tiene mucho más que Gareth Bale. Vale -juas-, que tampoco era gran cosa. Pero los paisajes del Snowdonia National Park y los castillos que hemos visto así casi sin querer no desmerecen para nada a muchas de las cosas que hemos estado viendo por Escocia e Irlanda. Gales, tú Wales mucho. (Responsables de turismo de la región, pónganse en contacto conmigo por si quieren usar este magnífico slogan). Bona Nit. Click.