Ver mapa más grande

 

Los días se hacen cada vez más largos y las noches más cortas. El bochorno ha llegado, y el nórdico ha quedado relegado al último estante del armario. El verano llegará en unas horas… Como las aves migratorias, todos estos signos me indican que deben comenzar los preparativos. Como a los adolescentes el día previo a una cita que se prevé intensa, los nervios -esa mezcla de miedo y de deseo- me envuelven y me llevan a un torbellino de sensaciones que no me perdería por nada del mundo.

Comienza ahora una carrera contrarreloj hasta el 9 de Agosto. Mapas, papeles, guías de viaje han esperado pacientemente ese momento en el que todo viajero se pone en marcha, quizá meses antes de su partida real. La ruta está casi definida, pero faltan bastantes flecos por perfilar. Checklist de viaje, pasaportes, revisiones de la moto,… Algunas cosas están ya listas, a otras aún le queda bastante para ser incluso comenzadas. Este viaje ha tenido un embarazo duro, pesado y en muchos momentos de futuro incierto. Pero a medida que avanzaron los días, el parto se vislumbra excelente.

La Ruta de Oriente (desde ahora #LaRutaDeOriente en @DrJaus) discurrirá por 16 países durante unos 9000 kilómetros. Tres semanas de paisajes que quitarán el aliento, extremos en algunos casos, cercanos en otros, y desconocidos en su mayoría. Desde las altas cumbres suizas a la soleada costa croata pasando por el Paso del Stelvio. Desde la desconocida Albania a los misteriosos paisajes de los Monasterios griegos de Meteora. Desde la exótica Estambul a las remotas Bulgaria y Rumanía. Cruzaremos la Transfaragasan Road, visitaremos lo que queden de las ruinas de Sarajevo, la belleza desconocida de Ljubljana o los serenos paisajes del Lago di Como. Todo un arco iris de olores, sabores, experiencias y aventuras.

Esta vez no iré solo. Y es que no podía dejar en tierra a quien en otros viajes más septentrionales vivió casi en primera persona lo que yo le contaba. Esta vez recordaremos juntos los kilómetros, las alegrías, la dureza del viaje y la gloria de haber llegado, una vez más en moto, a otra de las puntas de Europa. Por supuesto, vosotros también estáis invitados. Dicen que solo se recuerda aquello que nunca sucedió; para que el olvido no borre la senda del camino recorrido, los reportes diarios, el twitter y los videos nos ayudarán a recordarlo. En definitiva, comienza La Ruta de Oriente.