Archivo del Autor: smorchon

Un día por… Navarra

Nos disponíamos a realizar un tipo de ruta que nunca antes habíamos realizado: un día de moto saliendo y llegando el mismo día a Zaragoza. Eso lógicamente limita mucho la distancia a la que podíamos llegar, pero por otro lado nos permitía visitar lugares cercanos a casa a los que nunca accedemos por la necesidad de salir disparados hacia localizaciones más lejanas. Sea como fuera, aquí tenéis lo que da de si un viaje de un día en moto por Navarra.

¡Nos hemos cambiado a Ducati!

Como ya habéis podido comprobar muchos de vosotros, tanto Belén como yo hemos cambiado de marca en una operación conjunta casi sin precedentes. En mi caso, después de más de 12 años, 3 motos y casi 500.000 kilómetros hemos dejado BMW para pasarnos a Ducati. No considero la marca el «lado oscuro» (que lo dejo para KTM), pero la verdad es que el salto, en un primer momento me producía vértigo.

¿Y por qué el cambio? Bueno, estaba claro que con una GS-Adventure del 2014, con 8 años y casi 240.000 kilómetros a sus espaldas, la Merkel no podía ofrecerme la fiabilidad que exijo a mis motos cuando nos enfrentamos a uno de nuestros viajes de verano de esos de 10.000 kilómetros. Y eso que no sufre de ningún achaque… Pero la vejez a veces asusta. En el caso de la GS de Belén, la moto tiene más de 70.000 kilómetros y más de 10 años a sus espaldas. A pesar de algunos problemillas en algún viaje, todos se han podido solucionar con solvencia. Entonces… ¿era necesario?

Pues qué queréis que os diga… posiblemente no. Pero ya sabéis que estas cosas del corazón a veces no son razonables. La moto es un objeto lúdico en el que la razón tiene poco que decir. Nos apetecía un cambio. Y las opciones dentro de BMW no nos seducían mucho: las estéticas no han cambiado mucho en los últimos años.

Barajábamos varias opciones: Yamaha MT-09 Tracer GT, Honda NT1100, Honda AfricaTwin, Triumph Tiger, BMW F900XR… y éstas Ducati Multistrada 950. Las premisas a la hora de elegir moto eran claras: quería dos motos iguales (no tenía sentido ir con una más potente que la de Belén si siempre rodamos juntos), que nos entraran por los ojos y que tuvieran potencia suficiente para que yo no echara de menos mi Adventure. Y ojo, teniendo en cuenta que más de 100CV es completamente innecesario en el 99% de las ocasiones.

Y nos decidimos por estas dos Ducati Multistrada 950 y 950S (yo sí o sí quería faros LED, cruise control y a poder ser suspensiones electrónicas). Y de segunda mano (con 10.000 en un caso y 3.500 km en otro), ya que cuando te vas a dedicar a hacerles más de 50.000 km por año, eso de tenerlas nuevas es un poco tontería.

Una vez explicado todo el proceso, vamos a lo que me vais preguntando tan a menudo: ¿y qué tal el cambio?

Pues la mar de bien. Quizá vayamos punto por punto, mejor.

La potencia… Más que suficiente. Belén gana unos cuantos caballos (le tendríais que ver la cara cuando acelera para adelantar…) y yo… pierdo 12CV pero tengo 40kg menos de peso. En definitiva, tengo mejor relación peso-potencia que con la Adventure. Aunque la Multistrada da mucha potencia en cualquier régimen, pierdo algo de bajos comparado con la Adventure, ya que la Ducati requiere ir algo más alto de vueltas para ir cómodo (fundamentalmente porque entre 2000 y 3000rpm vibra un poco… carácter, le llamo). Pero a medio régimen la Ducati está mucho más llena. Y se estira hasta el infinito, cosa que con la BMW llegaba un punto que a más revoluciones solamente tenías más ruido… Así que en este apartado, de hecho diremos que salimos ganando.

La posición de conducción: pues prácticamente igual. Muy buena posición del cuerpo y de los brazos en la Multistrada, quizá con el manillar algo más cerca. Y sí, las estriberas están algo más retrasadas y elevadas, lo que te hace flexionar algo más las rodillas,… pero sigue siendo en un rango muy cómodo. El asiento además, bastante confortable, diría que más que el de la Adventure (y mucho más que el de la F650GS Twin de Belén). Empatados.

Los mandos retroiluminados de la Ducati lo hacen todo más fácil, aunque el cambio de modos de conducción se me hace algo complicado con guantes de invierno. Un punto a mejorar. Y la cancelación del control de crucero es bastante peor que en la BMW: solía cancelar con un toque de embrague imperceptible, cosa que es imposible en la Ducati a menos que no muevas la mitad de recorrido de la maneta. Y además tampoco dispone de la cancelación en el puño del gas como la alemana. Del quick shift tampoco voy a hablar mucho, porque no he probado el de BMW, pero para el uso que le voy a dar lo veo algo innecesario. Un poco brusco hasta 3ª, y una maravilla a partir de ahí.

La protección aerodinámica pensaba que iba a ser un factor en el que saldría perdiendo, pero no. Sorprende la gran protección que ofrece la pantalla, que también es regulable (y de forma más sencilla que en la BMW). En algunas pruebas se quejaban de la protección en los hombros, pero la verdad es que yo no tengo queja. Las piernas están también muy protegidas. Seguimos empatados.

La manejabilidad… Con 40 kilos menos ya me diréis. En parado es una delicia maniobrar. En marcha, la Adventure sorprende. De hecho me cuesta menos meterla en curvas que la GSita de Belén. Es muy ágil y fácil de llevar (ya sabéis, el telelever hace que cualquiera pueda hacer virguerías en curvas con la GS…). Pues la Multistrada no se queda atrás. El carácter deportivo de la marca italiana queda bien patente en esta moto. Es una maravilla curvear. Empate en marcha, ganamos por goleada en parado.

La capacidad de carga: tenemos las maletas originales de Ducati. Que se integran de fábula en la moto, no sobresalen, no se mueven, no se notan y quedan chulísimas… Pero no cabe prácticamente nada. Y no, no cambiaremos las maletas, sino que seguramente para los grandes viajes adaptaremos un rulo impermeable en el asiento trasero. Para el fin de semana, nos podemos apañar. Aquí, obviamente, salimos perdiendo.

El sonido del escape… ¡BUF! ¿Habéis oído una Multistrada? Es que gana hasta al ralentí.

La estética: Otro ¡Buf! Y eso que el diseño de la Multistrada tiene ya más de 10 años. Pero qué queréis que os diga… A mí me tenía enamorado desde que salió. Y a pesar de que las mejoras estéticas son más bien pocas, y que la contundencia de la 1200-1260-Enduro (o V4, como se llame ahora) me atrae mucho más, la 950 guarda las mismas líneas quizá de una forma mucho más equilibrada. Quizá pierdo un poco al verla desde la posición de conducción, acostumbrado a esas formas masivas y anguladas de la BMW… Se me queda algo «pequeña» desde el asiento, pero se soluciona en cuanto me bajo y la veo desde fuera. Y ojo, que la Adventure me sigue pareciendo una moto preciosa. Pero es que llevo mucho tiempo viéndola!

La fiabilidad… Aish! Tema peliagudo. Que si BMW es un seguro de vida, que si la Truñati petará enseguida… ¡Pues vete a saber! Yo creo que hoy en día la fiabilidad de las motos modernas es bastante parecida. Por lo pronto, revisión cada 15.000 (en lugar de 10.000 de BMW), aunque la de cada 30.000 km, con ajuste de las válvulas desmodrómicas me va a salir por un ojo de la cara… Un punto negativo es que el cuentakilómetros de la Ducati solo llega a 199.999… cosa que me da un poco de miedo… Ya os contaré.

¿Y lo de la cadena? Pues sí… Los que nos hemos acostumbrado al cardan nos fastidia eso de agacharte para engrasarla… Pero es que yo ya lo tenía que hacer con la de Belén, asi que… ¿qué más da hacerlo en una que en dos motos? Además, es un elemento que se cambia y lo tienes como nuevo… yo ya empezaba a temblar por mi cardan de 240.000km…

En definitiva, esa es mi valoración después de un fin de semana y 1.500 kilómetros encima de las italianas. Ya os iremos contando cómo van estas motos. Ah, y para los que estéis sufriendo por mi Merkel, estad tranquilos. Esa moto pasó de ser «La Merkel» a ser «Merkel, la renacida» cuando la recuperamos tras el robo en Sicilia. Ahora es, a semejanza de la excanciller alemana, «Merkel, la jubilada». Se queda conmigo y me acompañará al trabajo y saliditas cortas. Y yo le acompañaré a ver las obras y a tirarle migas a las palomas. Se lo merece.

TRIUMPH SCRAMBLER 1200 XE. Prueba

Pocas personas que hayan visto esta nueva Scrambler 1200 XE de Triumph habrán podido sucumbir a su belleza. Su aspecto retro combinado con un toque moderno en el diseño, sus detalles estéticos de gran calidad y el aumento de cilindrada en cuanto a sus antecesoras nos ha hecho a muchos levantar las orejas y afinar el oído al ver su foto en la presentación oficial. Pero es que cuando la ves en persona, es aún más bonita. Motor derivado de la Bonneville 1200, horquillas invertidas doradas Showa de generoso diámetro y recorrido, luces full led, pantalla TFT… Así que cuando me ofrecieron la posibilidad de pasar un largo fin de semana con ella, no me lo pensé dos veces.

Pero,… con la de viajes largos que haces, ¿tú crees que una Scrambler sin protección aerodinámica es la mejor moto para ti? Esa pregunta me la hicieron varios amigos cuando les hablé de la moto. Pues seguramente no. No creo que a priori sea una moto pensada para viajar. Las Scrambler modernas están concebidas fundamentalmente para un uso lúdico esporádico, dar cuatro botes por el campo y molar 1000 en la terraza del bar. Pero quién sabe lo que te puede ofrecer esta moto en concreto, con un generoso motor de 90CV y un equipamiento de primer nivel. Mi mujer llegó a Cabo Norte con una 125cc, así que con decisión, cualquier moto sirve para viajar. Pero veremos cómo se desenvuelve la Scrambler 1200XE en lo que le tengo preparado.

No pretendáis una retahíla de datos técnicos que podéis encontrar en una simple búsqueda en Google. Lo que os quiero transmitir son mis sensaciones al probarla en todos los ambientes en los que me suelo mover, tanto ciudad como carretera, y como no, autopista y campo. Veamos y luego saquemos conclusiones.

EN CARRETERA

El comportamiento en carretera es simplemente espectacular. Rutear en nacionales o comarcales con buen asfalto es una delicia. Cero vibraciones, y precisión en la dirección. El cambio de marchas es muy preciso y el embrague asistido una delicia. Cuando nos metemos en carreteras reviradas, la moto sigue siendo impresionante, incluso a pesar de su rueda de 21”. En teoría debería penalizarla en agilidad en carreteras enlazadas, pero en la realidad no es así: la moto se muestra muy precisa en curvas, y con el tarado de suspensiones duras tremendamente estable en curvas rápidas.

El motor es una auténtica gozada, ya sea estirándolo hasta las 7000 vueltas para sacarnos de esa curva, o dejándolo ronronear suavemente alrededor de las 4000rpm, donde presenta su enorme par motor de 110Nm. Cuenta con lo mejor de lo mejor en cuanto a electrónica, que además de sus 5 modos de conducción, te ofrece el control de la unidad de medición inercial (IMU) que regula tanto el ABS como el control de tracción en curva. Afortunadamente esos componentes no llegué a probarlos.

Los consumos son muy contenidos para ser una 1200cc. Durante los 800 kilómetros que hice las medias fueron de algo menos de 5 litros a los 100 kilómetros. El depósito de 16 litros le da para autonomías en ruta de casi 300 kilómetros, más que suficiente para un uso normal. El tapón de gasolina es especialmente bonito, de aluminio pulido «tipo Monza», dicen. Pero tras abrirlo te encuentras con el tapón «de verdad» con cerradura que no sabes dónde ponerlo mientras repostas. Una pijada, pero que me sorprendió dado el altísimo nivel de acabado y diseño de la moto.

EN CIUDAD

Sin duda, no es su medio. Pero si no nos tocó la lotería de Navidad, no podemos prentender tener una moto para cada ocasión, así que la Scrambler1200 XE debe demostrar sus cualidades cuando nos adentramos en el caos urbano.

Es muy ágil, con lo que se desenvuelve bien entre el tráfico. Además, su ángulo de giro es bueno, lo que permite ir filtrándonos entre los coches con facilidad para llegar el semáforo, pero allí, esperando la luz verde es cuando sufriremos más: a pesar de haber mejorado este aspecto, los tubos de escape elevados despiden un calor sofocante, incluso en las frías noches de invierno. Tanto como para decidir cambiar el pie de apoyo y subir la pierna derecha a la estribera, cosa que mejora -pero no elimina- el importante problema. Pero es una Scrambler, y la estética es tan importante o más como la funcionalidad, y asumo que es parte del carácter de esta moto. Pero sin duda es uno de los (pocos) puntos a mejorar de la moto.

El motor en ciudad sigue siendo una delicia, ya que su entrega de potencia tan lineal y con esos bajos tan aprovechados, hace que adelantarse al tráfico sea un juego de niños, solamente manteniendo las revoluciones entre 2000 y 3000 vueltas, además disfrutando de un sonido bronco pero no estridente que me encanta. Quizá el tarado de suspensiones, que tan buena resultaba en carreteras sinuosas queda algo duro para soportar las alcantarillas y baches de alguna de nuestras calles. En realidad, tanto la horquilla delantera como las suspensiones traseras son multirregulables, y posiblemente me dejaron la unidad de prueba con un tarado demasiado «racing». Posiblemente debería haber probado una regulación un tanto más amable. Culpa mía.

EN AUTOPISTA

Indudablemente no es su medio. Es como si quisieras que una superdeportiva tuviera además aptitudes camperas. La nula protección aerodinámica hace que ir a velocidades al límite de lo legal durante más de diez minutos sea insufrible. Aunque está por ver cómo mejora la cosa con la pequeña pantalla que se ofrece como accesorio opcional, que desviaría el flujo de aire haciendo los eventuales recorridos por autopista algo menos desagradables.

De todas formas, de los más de doscientos kilómetros de autopista que tuve que sufrir, saqué algunas conclusiones positivas interesantes: el motor tira y tira desde cualquier régimen y en cualquier marcha hasta límites incompatibles con la vida sin la protección aerodinámica. Sin toses. Sin baches de potencia. Todo muy lineal, no deja de tirar como una posesa. También sorprendente ha sido el asiento. Tan plano y tan básico, y con un borde que se te clava en los muslos cuando apoyas la pierna en los semáforos, se vuelve confortable y cómodo cuando conduces, aunque te pases más de cuatro horas seguidas sobre él, solo parando para repostar. Y el cruise control, aunque muy básico, ayuda a mantener esos cruceros sin tener que estar machacando tu muñeca derecha. Y por último, los consumos, que se mantienen muy comedidos si nos mantenemos en la zona de supervivencia vital.

EN CAMPO

Pensaba que las carreteras secundarias serían su hábitat natural, pero no. Esta Scrambler destaca fundamentalmente en campo. ¡¡Vaya pelotazo de moto!! Yo, que soy un paquete fuera del asfalto, pensaba que no notaría eso de la horquilla Showa y las suspensiones Ohlins top de las más top que existen, pero… me ha parecido tan fácil todo, que no tiene otra explicación que las excelentes bondades camperas de esta moto. Al contrario de lo que pueda parecer, esta Scrambler no es una “scrambler de ciudad”, de esas que aparentan lo que no son. Esta moto está hecha a conciencia para se MUY buena en pistas, y seguramente también muy buena incluso en pistas muy complicadas, pero de eso no puedo opinar porque sin ninguna duda la Scrambler 1200XE supera con creces las habilidades off road de este humilde servidor.

El control de tracción entra con asiduidad si enroscas el gas, pero de una manera nada intrusiva, sin molestas pérdidas de potencia. De hecho, ni te enteras a no ser por la lucecita que insiste en encenderse en el cuadro, a pesar de permitirte ligeras cruzadas de rueda trasera muy controladas. En el modo off-road el ABS trasero se desconecta, y el delantero se modula para su uso en pista, y confiere a la moto una frenada contundente y segura sean cuales sean tus conocimientos del pilotaje fuera del asfalto.

Y las suspensiones… ¡¡qué burrada!! Se comen todas las imperfecciones, sean grandes o pequeñas. La combinación de las Showa delanteras, los Ohlins traseros, la rueda delantera de 21 pulgadas, el motor con todos los bajos del mundo y muy dosificable y un peso contenido es la mejor receta para divertirse por caminos. Si os cuento un secreto, esta parte de la prueba era la que más pereza me hacía, ya que en tierra suelo sufrir más que disfrutar… ¡¡pero lo que me obligó a volver al asfalto fue que se me hizo de noche!!

CONCLUSIÓN:

Una moto sorprendente. Y no solo visualmente, sino en su comportamiento. No es una Scrambler «al uso», diseñada para ser vista y desplazarse de terraza en terraza. Es una auténtica Scrambler pensada fundamentalmente para ser tremendamente divertida en campo. Y por ende, también en carreteras secundarias. El motor Bonneville «High Power» me ha encantado en cualquier situación y a cualquier régimen. Si se solucionara el problema del calor del escape, sería además apta para ser admirada en los bares moteros. Y si además la cúpula accesoria me permitiese cruceros de 120km/h sin perder el cuello en el intento… podría llegar a ser mi moto.

A FAVOR:

– Motor impresionante, con potencia a cualquier régimen.

– Comportamiento espectacular en pistas.

– Estética y equipamiento.

MEJORABLE:

– Calor de los tubos de escape en ciudad.

– Protección aerodinámica nula.

– Tapón de gasolina bonito pero poco funcional.

Y por si no lo habíais visto aún, aquí tenéis el vídeo de la prueba:

Las rutas de este verano

Disfrutando de nuestros primeros campos de lavanda

Sí, ya sé que igual es un poco tarde, pero aprovechando que he tenido que realizar mantenimiento en la página (a alguno le ha dado por hackeármela), me he dado cuenta que había hecho difusión por otras redes sociales pero no había colgado aquí los vídeos de los mini viajes que hemos hecho este verano.

El primero fue un corto viaje de tres días por la Alcarria y sus campos de lavanda y también de La Mancha, para volver a disfrutar de los molinos de viento y del placer de ir en moto de forma tranquila, sin la presión de tener que ver cientos de cosas que no conocíamos. Así que nos dedicamos a volver a saborear el placer de una carretera, del sol en la cara o de una buena cena ante un buen vino. De ese viaje salió el siguiente vídeo:

También pudimos escaparnos tres días más algo después y nos fuimos a una zona que es una de nuestros talismanes y que nunca falla: Soria y Burgos. Tras saludar a la catedral que cumplía 800 años y cenar copiosa y maravillosamente a sus pies, seguimos ruta hacia Cantabria y Santander, en busca del Cantábrico:

Y así finalizó el verano 2021. La verdad es que comparado con otros años prepandémicos la cosa ha quedado muy sosa, pero dadas las circunstancias nos supieron a gloria estos dos pequeños viajes. Esperemos encarecidamente -no sabéis cuánto- que el verano 2022 dé para un viaje antológico como los anteriores. Os aseguramos que lo disfrutaremos tanto o más como el primero.

Los vídeos de La Ruta Turca

Han pasado casi cinco meses y aún no había compartido en el blog (que fue el inicio de todo TheLongWayNorth, recordémoslo) los vídeos de esta accidentada y aventurera Ruta Turca. Hoy, último día del año tocaría reflexionar sobre el futuro de esta plataforma, y de cómo integrar de una manera lógica el blog, el canal de YouTube, Instagram y otras redes sociales. Pero mira, que no tengo ganas de filosofear. De momento aquí tenéis los cuatro vídeos uno detrás de otro por si queréis hacer un maratón de Jaus y Marypomppins después de las uvas. Pero ya os digo que habrá novedades. Besis.

LA RUTA TURCA 1 (De Barcelona a Sicilia)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=DTaHG0ViLZw&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 2 (De Sicilia a Capadocia)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=BAWwqIdIe-A&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 3 (De Capadocia a Belgrado)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=kJwfePUbMJw&w=560&h=315]

LA RUTA TURCA 4 (De Belgrado a Zaragoza)
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=PZis9p7entw&w=560&h=315]

La Ruta Turca. De Trento a… Milán? (y final). 27-30JUL2019

—Noto algo raro en el manillar —me dijo Belén por el intercomunicador. —Es como si la moto vibrara.

No sabía bien qué era. El neumático trasero se había ido gastando, y yendo cargados es normal que el manillar se mueva cuando no lo agarras fuerte. Pero así de golpe… No me cuadraba. Incluso cogí yo su moto unos cientos de metros y sí es cierto que algo parecía pasar. La verdad es que el asfalto entrenado en Crema** dejaba bastante que desear, pero…

Seguimos así algunos kilómetros. En la siguiente parada revisé si había juego en la rueda trasera y… zasca! Vi la viruta de metal que salía del alojamiento del rodamiento. Se acabó. No podíamos continuar.

“¡Qué mala suerte!”, pensé. Porque ya es mucha mala suerte que en un mismo viaje te roben la moto, te quedes sin pastillas de freno en la Turquía profunda, o rompas un rodamiento de la moto. Dan ganas de tirarlo todo por la borda, coger un avión y regresar a casa. Necesito descansar ya de tanta tensión. No podemos estar solucionando problema tras problema día tras día. Es agotador. Faltaban solamente dos días y… “Qué mala suerte”, me volví a repetir.

Que sí, que hay que revisar las motos antes de afrontar un viaje de más de 10.000 kilómetros. Y sí, la moto de Belén había pasado no una sino dos veces por el mecánico justo antes del viaje para tenerla a punto y sin problemas. Pero a veces tienes mala suerte. Esa mala suerte que te pone justo en el límite de tu aguante. Porque ya son muchos cambios de planes. Ya son muchos encajes de bolillos para poder seguir con este viaje inolvidable. “Te acordarás de él toda la vida”, me decís algunos. Pues qué quieres que te diga… me gustaría recordarlo por otras cosas, la verdad.

Y es mala suerte que no os pueda hablar con más entusiasmo del Lago di Garda***, de la Strada della Forra*** o de la Iglesia de Santa Maria della Croce en Crema. Porque no estoy de ánimos. Llevamos un día perdido en Milán esperando que mañana lunes abran el taller y poder arreglar la moto. Porque es mala suerte que tengamos que estar sí o sí el martes en España. Se acabaron las carreteritas secundarias y las visitas programadas. Ya no habrá más estrellas detrás de un nombre de pueblo. Nos tocará, en el mejor de los casos, volver por autopista a toda prisa. No me digáis que no es mala suerte.

Pero en realidad no sabría etiquetar a la suerte como buena o mala. Porque también podría decir que encontrar a Merkel, la Renacida una semana después que la robaran es de tener muchísima buena suerte. Y prácticamente sin ningún rasguño. Es de excepcional suerte entrar en ese club de gente a la que le han robado la moto y la han recuperado. Somos muy pocos.

Y es muchísima suerte encontrar un cuarteto de amigos turcos entraditos en años que se desvivieran por teléfono para encontrarnos unas pastillas de freno, aunque fuera a cien kilómetros de distancia. Porque nadie le preguntó nada al hombre ese. Se acercó y preguntó. Y todo lo demás lo hizo porque quiso. Y sus amigos lo mismo. Fue una gran suerte encontrarlos.

O romper el rodamiento en Milán y no en un pueblo perdido de la mano de Dios. Y que fuera un sábado por la tarde. Gran suerte poder haber tenido tiempo de subir al techo del Duomo de Milán***. No lo hubiéramos hecho de otro modo.

O contar con el RACC para que también eche una mano. O por supuesto tener amigos como José Luis, Xavi, Dani o Eduard que nos han ayudado enormemente en solucionar el problema de los rodamientos (si todo sale bien, claro). Eso sí es tener muy buena suerte. O los cientos de amigos que nos habéis apoyado en cualquiera de estos imprevistos de viaje. Nos habéis dado muchos ánimos, en serio. Habéis sido fundamentales.

Así que… ¿Puedo decir que hemos tenido mala suerte? Para nada. Creo que nos llevamos de este viaje mil veces más de lo que nos ha quitado. Porque si algo he aprendido en este viaje es que la suerte no es ni buena ni mala. Buena o mala es la actitud con la que afrontas los problemas. Y en eso, sin duda, hemos ganado la batalla.

Comprar Cialis 5 mg online en farmacia https://cialis5mgdiario.com/ en Espana. La versión diaria varía entre 2,5 mg y otra de 5 mg.

Y los post se acaban aquí, porque no tiene mucho sentido escribir sobre las bondades de las autopistas italianas y francesas. Si la suerte nos acompaña, claro. Gracias por seguirnos durante este viaje inolvidable.

La Ruta Turca. De Skofja Loka a Trento. 26JUL2019

Hoy hemos hecho de instagramers. Sí, de esos que ponen fotos de lugares idílicos pero que luego cuando vas hay cosas que no te han contado. El lago Bled***, vamos. Estupendas aguas cristalinas, la isla maravillosa con la iglesia, el castillo allá en lo alto… Pero nadie te ha contado que te has de chupar cuarenta minutos de caravana para poder llegar. Y luego ¡busca aparcamiento! Y eso que vamos en moto. Que sí que es precioso y tal y tal. Pero ya he venido dos veces. No me merece la pena otra cola.

Y luego la cosa era entrar en Italia por los Dolomitas***. O más bien rozándolos después de pasar a Austria unas decenas de kilómetros. Ya los vimos en profundidad hace tres años y ahora el objetivo es volver a casa. Pero siguen impresionando. Lástima que en la frontera ha empezado a diluviar.

Bajo la lluvia nos hemos planteado si valía la pena el otro punto programado para la ruta de hoy. Otro lago de instagramer de aguas con mil tonos de verdes y unas magníficas paredes rocosas enfrente. Una pasada que te lleva a los 300 likes fijo. Pero lo que nadie te cuenta es que están talando gran parte de los bosques de abetos de los alrededores, que en el parking hay que pagar (menos mal que a la hora que hemos llegado ya no, y no había nadie, que a horas más normales eso de e estar petado), y que es lo suficientemente pequeño para que piense que es una mierdecilla de lago. Pero no, solo por las fotos que salen chulísimas os sigo recomendando visitar el lago Carezza***.

Pero si no te lo han contado, tienes que ir a Trento***. Y mira que ayer al planificar la ruta no era el plan dormir aquí. Pero cosas de que está carísimo el alojamiento en el Lago di Garda, y que al desviarnos para ver el Carezza íbamos a llegar más tarde han hecho que paráramos a dormir aquí. Y vaya sorpresón. Aquí no se harán fotos los instagramers ( o sí, que de todo hay). Pero ver la espectacular catedral y sobre todo su plaza del Duomo ha sido casi lo mejor del día. Y eso que hoy todo ha sido tres estrellas. Las fotos, mejor mañana de día. Que hemos decidido perder un poco de tiempo en visitarla mínimamente para querer volver. Sobre todo si volveremos a comer unos farfalle con ragú de ciervo.

La Ruta Turca. De Pozega a Skofja Loka. 25JUL2019

Contrastes. En pocos días hemos pasado de la Turquía más interior, con gente viviendo en cuevas, a Eslovenia, un país completamente europeo. Pero de los que conducen bien y todo. Infinitamente mejor que los del sur de Italia, que de momento se llevan la palma, te diría que incluso peor que los turcos.

A lo que iba. Que hemos empezado el día en Croacia, cerquita de la frontera serbia. Allí hemos seguido viendo las cicatrices de la guerra, incluso veinte años después. El castillo triangular de Sisek* se queda en anécdota. Y Zagreb** ya nos muestra su poderío de capital europea. Paseo tranquilo entre sus callejuelas del casco antiguo, su mercado, y su calor, que hoy ha vuelto a ser agobiante. Menos de lo esperado para este viaje, pero agobiante.

Cuanto más al oeste nos desplazamos, más europeo notaba el ambiente: los conductores saben hacer las rotondas, la gente habla inglés perfecto… y los precios vuelven a ser europeos. Pasar la frontera eslovena es como atravesar de nuevo el espejo de Alicia: ¡Vaya cambio! Asfalto perfecto, pueblecitos perfectos, ideales de la muerte… Muy centroeuropeo todo. Euros! No sabemos los que tenemos hasta que estás unas semanas sin ello.

De eso iba este viaje. De contrastes. Y hoy hemos vuelto a nuestra realidad. El paseo por Ljubljana** y por este pequeño pueblito donde estamos, Skofja Loka***, nos devuelve poco a poco a nuestra realidad. Esa de la que huimos hace unas semanas y que sabíamos que iba a volver. Pero de momento sigamos disfrutando unos pocos días más de los paisajes eslovenos y de lo que nos depare el viaje, que aún estamos a más de 1700 kilómetros de casa, y eso puede dar, visto lo visto, para unas cuantas aventuras más.

La Ruta Turca. De Belgrado a Pozega. 24JUL2019

El hotel de Belgrado era especial… por llamarlo de alguna manera. Su puerta está escondida en un patio interior al que se accede desde la calle. Difícil de entender, pero es así. Nos atendió una señora rubia entrada en años, que bien podría ser prima de la que nos encontramos de luto y despeinada hace unos días en una curva. Por dentro, el hall era espectacular, con una gran escalera y un primer piso con barandilla. Todo correcto, al parecer.

Pero por la mañana ha comenzado el terror. Nos levantamos, tras una noche oyendo gotear varios grifos. Y no había nadie. Ni en el hall, ni en ningún lado. No habíamos tenido opción de preguntar la hora del desayuno, ya que al llegar de cenar no había nadie en recepción. Indagando, bajamos unas escaleras y encontramos el restaurante, con un señor entrado en años desayunando y la dueña/recepcionista de ayer con los mismos pelos. Se levantó rápidamente.

—Allí tenemos un jardín —dijo mientras nos invitaba a salir extendiendo el brazo. Así que salimos. Agradable. Nos sentamos en una mesita que había bajo una gran higuera, mientras que otra familia acababan su desayuno que que presumiblemente habían traído en unas bolsitas de papel. Todo comenzaba a ser extraño. La señora había desaparecido, y pensamos que estaría haciendo el desayuno. Esperamos. Observamos el gato que dormitaba sobre un tejado. Seguimos esperando. La familia había desaparecido. Me adentré nuevamente en el edificio. El señor que desayunaba ya no estaba. Ni rastro de la señora. Me asomo en la cocina destartalada. Tampoco estaba. Así que volví a salir al patio, a seguir esperando.

A la media hora de esperar, decidimos marcharnos. Por un lío en la reserva, es posible que no tuviéramos el desayuno pagado, pero sí que teníamos la opción de desayunar por 10€… Pero allí no apareció nadie. Al salir de nuestra habitación con las maletas, en el hall apareció la señora. Seguía despeinada, rubia y entrada en años. Y con una sonrisa me extendió la factura. Pagué (con alguna dificultad por la tarjeta de crédito) y nos fuimos. Todo muy extraño.

Y el día ha seguido de mal en peor. Finalmente desayunamos en un bar chic cercano, donde tardaron lo indecible. Así que salimos de Belgrado más allá de las diez y pico de la mañana. La primera visita, en Sremski Karlovei*, pse. Pasable. Mucho palacio e iglesias por metro cuadrado, pero ya de ese estilo centroeuropeo y barroco que no me atrae mucho.

Luego, en Novi Sad** la cosa mejoró, aunque más de lo mismo. Por lo menos pudimos comer gastándonos nuestros últimos 500 dinares (unos 4€) con dos pedazo de hot dogs que me va a costar dos subidas a Gallifa en bici para quemarlo. Ilok* nos lo pasamos sin parar, porque no vi nada reseñable. Y Vukovar*, donde quería parar para ver su famoso depósito de agua, dejado todo agujereado como homenaje al asedio que vivió la ciudad en la guerra de los Balcanes… Pues que el depósito estaba lleno de andamios. Día redondo de momento.

En Dakovo** está la iglesia más valorada de esta zona de Croacia (sí, ya hemos cambiado de país, pasando por una frontera de Pin y Pon). De ladrillo, y super alta. “Imprescindible ver sus frescos del interior”, decía mis notas. Pero allí todo estaba cerrado.

—Vaya mierda de día— pensé. Pero borré ese pensamiento de inmediato. Porque un día de mierda de vacaciones, viajando por Europa en dos motos (sobre todo cuando una la robaron hace dos semanas), es mil veces mejor que el mejor día de trabajo que he tenido en veinte años.

Al final encontramos una puertecita lateral, por la que nos aventuramos a entrar, casi a hurtadillas, sin hacer ruido. La verdad es que el interior es espectacular. Lo mejor del día con diferencia, aunque eso no era muy difícil. Pero valía la pena aunque nos echaran bronca si nos encontraban. Pero lo cierto es que había gente rezando dentro. Y siguió entrando gente. Así que no estábamos tan de okupas. Solamente tendríamos que haber empujado la puerta principal para entrar. Pero a veces buscamos caminos alternativos, que no son ni mejores ni peores, sino diferentes.

Y el día de mierda se transformó al descubrir el interior de la catedral de Dakovo, y al surfear durante cincuenta kilómetros por una carretera solitaria, rodeada de girasoles en flor con buen asfalto y mejores curvas.

Porque cualquier día de mierda puede volverse del revés. Solamente hay que tener ganas de que pase. O de encontrar la puerta lateral.