Una vuelta por Transilvania. Retorno al Este. Cap. 14

Vamos a ver, que alguien me lo explique. Porque lo de ayer en la Transfagarasan llena de gente, tiene un pase. Era domingo, hacía bueno, y se ve que a los rumanos les mola salir a hacer la barbacoa en el campo. Pero hoy es lunes. Y en cuanto hemos pillado una carretera de montaña, ¡zasca! ¡Los atascos otra vez! ¡Pero si faltaban lo menos veinte kilómetros para Sinaia! Y aquí las caravanas son de órdago. De las de estar un cuarto de hora sin moverse un pelo con el motor parado. Mira, igual les va el tema del campo, y eso. E igual también celebran lo de la virgen de Agosto y tienen puente… Menos mal que lo primero que hemos hecho, además de desayunar como Dios manda en el Starbucks (bueno, desayunar como Dios mandaría que desayunases si fueras al Starbuks a desayunar, claro), también hemos ido a Prejmer a ver su iglesia fortificada. Muy recomendable. 


Total, a lo que iba. Que pasamos de Sinaia y el castillo de Peles y cogemos el desvío hacia Bran. Allí está el supuesto castillo del Conde Drácula. Sólo íbamos a hacer la foto, ya que lo visitamos bien visitado en el anterior viaje. Pero que todo eso de que es el castillo de Drácula es de mentirijillas, lo que pasa es que los rumanos lo explotan bien. Se ve que en el castillo ese solo estuvo de visita un finde (igual con las caravanas se quedó un poco más, quién sabe). Pues a lo que iba, que me disperso: a cinco kilómetros para llegar, adivina: ¡caravana al canto! A ver si va a ser que les encanta pasar el día dentro del coche! Porque mira que se pasan horas! Al menos nosotros nos pudimos salvar del atasco adelantando como podíamos. Por supuesto, tampoco llegamos a Bran, y nos desviamos por carreteritas hacia Sighsoara, que era el destino final para hoy.


Pues vaya acierto de día: dos de dos que nos salen rana. O más bien tres. Porque también nos paramos en el centro de Brasov a visitar la iglesia negra y… ¡cierran los lunes! Así que telita el día que llevábamos. De eso que vas mirando y ves una pista de esas que se enfilan colina arriba. Parecía fácil y era la hora de comer. Y desde la colina parecía haber buena vista. Y como llevábamos todo el día caravana arriba, caravana abajo, pues ¡qué mejor que ahogar las penas comiendo con buenas vistas! Fue un gran momento. 


Y desde allí a Sighsoara, cogimos carreteritas de esas con baches que nos gustan a nosotros, que te pasan por pueblos perdidos y que no tienen caravanas (y mira que parece raro, pero no, no tenían caravanas). Llegamos finalmente a Sighsoara a media tarde. Nuestra pensión… sí, a veces dormimos en pensiones, pero de calidad, de esas que te dan una botella de vino blanco fresquito de bienvenida… Ah, que a vosotros no os pasa? Joer, ya me he vuelto a dispersar. El caso es que la pensión estaba algo alejado del centro de Sighsoara, así que tuvimos que pillar moto para la visita y cena preceptiva. Es una visita que os recomiendo encarecidamente, quizá lo más bonito de Transilvania: calles empedradas, una torre del reloj imponente, casas de colores… Hasta la casa donde nació Drácula está aquí (ya os había dicho que por aquí explotan mucho eso del Conde Drácula, no?). La cena ha sido en dos tiempos: el primero fallido porque nos hemos tenido que levantar tras bastante rato sin que nos atendieran (y ya van cuatro cosas en el día que salen rana), pero el segundo no ha estado nada mal. Caro para el país, pero asequible para lo que estamos acostumbrados. Memorable el coulant de chocolate con helado casero de nueces.


En definitiva, cuatro fiascos en un día. Como para pensar que ha sido un asco de día, no? Pues no. Ha sido un gran día. A veces lo que menos importa es lo que puedes o no puedes hacer, sino la actitud con la que te lo tomas. Y hoy, de esa actitud estábamos a rebosar. Sí. Hoy  ha sido un gran día. Y mañana también. Seguro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.