Archivo de la etiqueta: Tryavna

El OVNI comunista de Buzludzha. Retorno al Este. Cap. 10


Sin duda ninguna uno de los puntos álgidos del viaje era visitar una de las reliquias del pasado comunista búlgaro más impresionantes del que tenía constancia. Se le conoce como el OVNI comunista de Buzludzha. Construido en 1981 como centro de convenciones del Partido, se vio condenado al olvido pocos años después con el desplome del comunismo. Está instalado en un pico a 1400 metros de altura al que se accede por una sinuosa carretera repleta de tornantis. Las previsiones meteorológicas no eran buenas para hoy, como ya habíamos comprobado poco antes en Kazanlak en forma de tromba de agua. Las nubes bajas auguraban una mala visita al Ovni. 

Mientras nos íbamos acercando, la niebla se volvía cada vez más densa. De hecho, no alcanzaba a ver más de 15 o 20 metros más allá. El GPS me indicaba que habíamos llegado al punto, pero por mucho que mirara al frente, allí no había más que niebla. Hasta que me pareció ver algo. Una estructura redondeada que apareció como aparecen los barcos fantasmas en las pelis de piratas. Primero no ves nada, luego comienzas a intuir algo, y hasta que no lo tienes encima, no te percatas de lo cerca que lo tienes. 


Lloviznando, y prácticamente imaginándolo más que viéndolo, subimos las escaleras que nos llevan hasta la inmensa puerta. Está cerrado a cal y canto, y múltiples señales advierten que no puedes pasar. Cámaras de seguridad en los lados y muchos carteles en cirílico nos desisten buscar un hueco para entrar. Pero aún así el monstruo comunista es impresionante. Las enormes letras que flanquean la entrada, muchas de ellas ya caídas, es una buena imagen de lo que ha sido el ideario comunista desde que cayó el muro. Sin duda, una visita, aunque no disfrutada en su totalidad -era imposible ver siquiera la enorme torre de 70 metros que lo corona- será largamente recordada. Los que queráis más información e impresionantes fotos del Ovni de Buzludzha dadle a este enlace

Pero todo comenzó esta mañana rumbo a Kazanlak a ver la tumba tracia. Las previsiones de lluvia se comenzaron a cumplir poco antes de llegar, pero durante la visita la cantidad de agua que cayó era para verla. Las escalinatas de entrada a la tumba parecían las cataratas del Niágara. Qué cantidad de agua, por Dios. Y la tumba… Bueno. Tiene su importancia, con los frescos bien conservados del siglo IV a.C. (O sea, casi 2.500 años), pero es extremadamente pequeña. Y además es una copia, cosa que se comprende, porque solo caben turistas de cuatro en cuatro, de lo reducido que es el espacio. Y eso supondría un deterioro importante en la tumba original. 


Tras el OVNI, visitamos Shipka por dos motivos. El primero, ver su monasterio. Unas cúpulas doradas lo delatan a distancia. No es muy antiguo, de principios del siglo XX, pero su exterior es llamativo. El interior, lógicamente más iluminado y mejor conservado que los otros monasterios visitados, permite una muy buena visión de los frescos. 


El segundo motivo para visitar Shipka es el mítico Shipka Pass. Italia tiene su Stelvio, Rumanía su Transfagarasan, y Bulgaria tiene el Shipka Pass. Un puerto de montaña de unos 25 kilómetros con zonas de muy buen asfalto y trazadas divertidas, a pesar de que aún estaba un poco húmedo. 

La última visita del día ha sido Tryavna. Habíamos leído que era un pueblo pintoresco famoso entre los búlgaros por sus tallas de madera y que tenía muy poco turismo. Pues bien, la calle central del pueblo estaba atiborrada de ellos. Por todos lados. También es cierto que eran turistas búlgaros, pero turistas al fin y al cabo. Y ya nos ves a Belén y a mí entrando en todas las tiendecitas de recuerdos y artesanía por una triste pegatina de Bulgaria. Que llevamos unos cuantos días y aún no la tenemos. La cosa es que las dependientas de las tiendas, de inglés como que no. Y eso de sticker les debía de soñar como a mí el búlgaro. Así que día de hoy aún no tenemos la pegatina de marras. Pero aún nos queda un día en Bulgaria.


¿Sabéis lo que son los puntos negros? No, los de la cara que te petas delante del espejo, no. Los otros, los de las carreteras. En España se indican con un gran cartel que pone eso de “tramo de concentración de accidentes”. Bueno, en Catalunya no he visto ni un solo cartel de esos. Pues en Bulgaria está lleno de triangulitos de peligro con un puntazo negro en el centro. Y cuando digo lleno, es lleno. De cada tres curvas, una tiene punto negro. Y visto el estado de las carreteras y cómo conducen, quizá el problema de que hayan tantos puntos negros es que no se pongan el cinturón de seguridad -lo niños suelen ir sueltos en los asientos de atrás cuando como nosotros teníamos 6 años- , o que adelanten en curva y en línea contínua. O que pongan un poquito de mejor asfalto en sus carreteras, que alguna da penica. 


Sea como fuere, hemos disfrutado mucho el camino hasta Lovech, donde estamos ahora. A pesar de los miles de baches o del asfalto que resbala como el hielo, ver trabajar las suspensiones de las BMW’s es casi hipnótico. Tanto como el medio litrazo de cerveza Kamenitza o la pedazo de olla de barro con carne y verduras que nos hemos zampado para cenar. Así que comprenderéis que quizá tengamos que irnos ya a la cama, que hay que descansar, para que mañana podamos rutear. Buenas noches.