TheLongWayNorth

La aventura de cada fin de semana

Browsing Posts tagged DeLaAalaZ

SMR_20131019_Cantabria_009

No sé qué tendrá el Cantábrico que enamora. Igual que pasó con Asturias, y que posteriormente pasará con el País Vasco, son provincias en las que disfruto mucho las rutas. Los paisajes verdes que contrastan con el azul profundo del mar, las montañas a pocos kilómetros de la costa, o la comida -denominador común en toda la península- deben ser la causa.

santillanaPara llegar a Cantabria, a no ser que lo hagas por la costa, implica atravesar algún puerto. El del Escudo es mítico, pero el Alto de las Muñecas te llevará a Castro-Urdiales, con su faro-fortaleza para comenzar la ruta costera. Laredo, Santoña  con el fuerte de San Martín y sus marismas con ese penetrante olor a mar, la espectacular Santillana del Mar, uno de los pueblos más bonitos de España, o Comillas con su “capricho” de Gaudí serán muy buenos lugares para hacer una visita. O San Vicente de la Barquera, con su impresionante puente sobre la ría, así como otras preciosas rías con sus playas de arena blanca como la de Tina Menor.

Si hablamos de Santander, me quedo con su Palacio de la Magdalena, la mítica playa de El Sardinero, suIMG_2325 plaza Porticada, la Catedral o el edificio del Banco de Santander. Y para cenar, unas anchoas y una lubina en “La Bombi”. Dormir es un lujazo en una habitación con vistas al mar en el hotel Chiqui en el Sardinero.

Pero Cantabria también son montañas. El nacimiento del Ebro en Reinosa, o sobre todo la parte occidental de los Picos de Europa, donde destacan el desfiladero de La Hermida, la magnífica ermita de Santa María de Lebeña o llegar a Potes y visitar el cercano Monasterio de Santo Toribio de Liébana. O seguir hasta Fuente De y coger el teleférico para un impresionante panorama de los Picos. Y de camino a León, el espectacular puerto de San Glorio con su oso de piedra.

IMG_2332

Y me quedan muchas cosas en la lista de próximas visitas, como Liérganes, el palacio de las Fraguas en Arenas de Iguña, Bárcena Mayor, Valle, el parque de sequoias del monte Cabezón, el parque natural de Cabárceno, Tudanca, Cosío o Carmona. Así que como podréis comprobar, uno de nuestros próximos viajes, en cuanto el tiempo tanto atmosférico como agendil nos lo permita, será volver (por cuarta vez) a Cantabria. ¿Alguna sugerencia?

IMG_2338

IMG_2725

Cádiz tiene un significado especial para mi, porque de ahí proviene el 50% de mis genes. Pero como suele pasar con las provincias de las primeras letras del abecedario, está demasiado lejos como para poder profundizar en todos sus encantos. Tengo la sensación de haber pasado de puntillas por ahí, pero a pesar de ello guardo muy buenos recuerdos de esos viajes.

IMG_2770

Cádiz capital tiene una imagen mítica donde podemos observar su peculiar situación geográfica, casi completamente rodeada de agua. Y es que ver esa catedral con esos colores ocres y blancos tan típicos aparecer tras un interminable paseo al borde del Atlántico es de esas imágenes que se te clavan en la retina. Además, el castillo de San Sebastián y los múltiples baluartes defensivos nos dan una idea de la importancia de la ciudad en siglos pretéritos. No en vano por aquí llegó a pasar el meridiano cero cuando el Imperio Español dominaba el globo terráqueo casi por todos sus rincones. Para llegar a la ciudad, si no quieres rodear la bahía debes tomar uno de los dos larguísimos puentes, siendo el de la Constitución sin duda el más bello.

IMG_2786Mención especial por la zona tiene el Puerto de Santa María donde nació y creció mi padre. El castillo de San Marcos, la Iglesia Mayor con una puerta plateresca muy interesante o las famosas bodegas Osborne son paso ineludible.

Si seguimos la costa encontramos diversos puntos geográficos que me interesan especialmente, como son el Cabo Trafalgar, frente al cual se libró la famosa batalla, o Tarifa, a la postre el lugar más austral del continente europeo. Y para llegar a ellos, no te pierdas la carretera que atraviesa el mágico pinar entre Caños de Meca y Barbate, o Bolonia con su duna y sus ruinas romanas. Y el Mirador del Estrecho, que a pesar de estar a unos cuantos kilómetros de la costa, desde él se puede admirar el estrecho de Gibraltar, el peñón e incluso la costa africana.

IMG_2728Pero si algo me llevó a conocer Cádiz en moto, son sin duda las carreteras y los pueblos blancos de su serranía. Limítrofe con la quizá más famosa de Ronda, tiene unos atractivos impresionantes. Porque presenta pueblos como Setenil de las Bodegas, donde las calles se tornan cuevas, Grazalema que da nombre a la sierra, Ubrique que debería ser famosa por su belleza en lugar de por su torero, Alcalá de los Gazules o quizá el más pintoresco de todos, Arcos de la Frontera, encaramado a un risco cresteándolo con sus casas encaladas.

IMG_2778En definitiva, no te pierdas una provincia en la que se disfruta tanto en su costa como en sus montañas. Tanto en sus bodegas de fino y manzanilla como de tapeo, con un cazón en adobo que quita el sentío.

SMR_20101012_SurDeEspaña_156-300x199Después de la turra que os di en el post pasado con Burgos, esta semana va a ser bastante más ligerito. Y es que Cáceres puede tener muchas cosas buenas, pero tiene una fundamentalmente mala: está muy lejos de casa, y no me es posible planificar un fin de semana en condiciones por la zona. Así que, como me ha pasado con otras provincias, nuestros viajes por Extremadura han sido mero trayecto aprovechando, eso sí, para ver alguna que otra cosita (pocas).

De Cáceres capital destaco por supuesto su casco antiguo, repleto de callejuelas, palacios e iglesias que se atiborran a un lado de la plaza Mayor. El turismo es intenso en esta zona, y hay que saber encontrar los rincones para tapear o para descubrir esa foto mágica. No te vayas de allí sin degustar unas tostadas con torta del Casar, para mi uno de los mejores quesos de España (¡y mira que me gustan todos!). En Cáceres he estado un par de veces, una por trabajo en un congreso, y otra hace más de 7 años volviendo de Andalucía. Mucho calor, mucha gente y unos feos focos que por la noche se vuelven imprescindibles para iluminar toda la zona monumental, pero que por el día afean y mucho todo el entorno.

IMG_0262De Trujillo soy un enamorado, y vuelvo siempre que puedo. De hecho hace pocos meses dormimos allí sin pasar por Cáceres, solamente para admirar nuevamente su plaza Mayor con la estatua de Pizarro, la iglesia de San Martín o los palacios de los juzgados y del marqués de la Conquista. Todo concentrado en una plaza donde se respira historia por los cuatro costados. Y si de comer se trata, el restaurante Hermanos Marcelo, en la calle Tiendas junto a la plaza, ofrecen una relación calidad-precio inmejorable. Para dormir, el Eurostars Palacio de Santa Marta sin duda: lujo de cuatro estrellas a precios de derribo.
IMG_1734 Y otro de mis lugares emblemáticos es el Puente Romano de Alcántara, que descubrí casi por casualidad volviendo de Portugal y que volvimos a visitar cuando regresamos hace unos meses a Lisboa. Impresionante mole de piedra de milenios de antigüedad, que queda algo afeada por la enorme presa del embalse, pero que se puede evitar fotografiando con cuidado.

Como véis, debemos volver a Cáceres urgentemente, ya que es un territorio prácticamente inexplorado para nosotros. De momento, en mi lista de futuribles, tengo el Monasterio de Guadalupe, Granadilla, Trevejo y Valencia de Alcántara. ¡Te invito a que completes esta lista en los comentarios!

_SMR1211.NEF

Y llegamos a una de mis provincias favoritas. Burgos es un pozo sin fondo de poblaciones, paisajes y arquitectura por conocer. Riquísima en todo. Por más que planifique fines de semanas recorriendo sus carreteras, nunca me dejan de sorprender los lugares ya conocidos y siempre descubro alguno que aún estaba sin conocer. Comencemos por la capital, Burgos:

IMG_0287De pequeño sentía una admiración infinita por dos lugares de la península, y uno de ellos era la Catedral de Burgos. Estrecha si la comparamos con otras joyas del gótico, pero elegante hasta el infinito. Sus intrincados arbotantes, agujas, arcos, etc. hace que valga la pena rodearla en toda su extensión, ya que por todos sus flancos nos sorprenderá. Su interior no desmerece en absoluto, con la elegancia propia del gótico y un claustro que bien merece pagar la entrada.

_SMR1207.NEFOtro de los lugares emblemáticos de la ciudad, vista a ojos de un niño, era la imponente estatua del Cid Campeador, cuya capa vuela al viento mientras cabalga a Babieca y blande su espada Tizona. Pero vamos, que igual este es una recomendación más sentimental que turística. Otros lugares de la ciudad pueden ser más interesantes, como la Casa del Cordón, el Arco de Santa María, el Museo de la Evolución Humana o ya más en las afueras pero aún en la ribera del Arlanzón, la Cartuja de Miraflores.

Y ya que estamos en la ciudad, hablemos de comer y dormir. Nosotros lo tenemos claro: siempre vamos al Hotel Silken Gran Teatro, un cuatro **** a unos precios supercompetitivos y muy cerquita del centro. Y si de comer se trata, el Restaurante Puerta Real, la Cantina del Tenorio (cuidado que creo que lo han cerrado), María Castaña, Restaurante La Favorita o Casa Pancho. Cualquiera de ellos no defrauda, tanto para cenas como para tapear.

Con la província de Burgos tampoco daremos a basto: justo en la frontera con el País Vasco tenemos el salto del Nervión, la caída de agua más alta de toda la península con sus 222 metros de altura. Ojo que depende de la estación del año nos lo encontraremos seco, como ya nos ha pasado a nosotros.

IMG_3130Otros lugares de interés son el Monasterio de Santo Domingo de Silos, una joya del románico del que no te puedes perder su claustro con su famoso ciprés, la villa de Covarrubias, con sus espectaculares casas con las vigas vistas, la colegiata de San Cosme y San Damián, la enigmática estatua de una princesa noruega o el torreón gótico de Fernán González. Cerca de allí, el monasterio en ruinas de San Pedro de Arlanza, que como todos los monasterios en ruinas es siempre muy interesante y fotogénico. Aunque no es el único que veremos en la provincia.

IMG_0091Ya de paso no estaría mal visitar Salas de los Infantes y su iglesia de Santa María, o los curiosos árboles fósiles de Hacinas. Pero si de paisajes se trata, me quedo con Orbaneja del Castillo y su cascada en medio del pueblo, a la vera de las hoces del Ebro y de sus formaciones cársticas que recuerdan a dos camellos besándose. Lerma es mucho más señorial, con el palacio convertido en parador, la Iglesia de la Ascensión o sobre todo la Colegiata de San Pedro. Una visita que no puedes perderte.

Pero si alguna zona de Burgos es mi favorita, son las Merindades. Su nombre ya destila a señorío, a medievo y caballería. Y allí tenemos infinidad de zonas de IMG_0607interés. Comenzando por Frías, quizá uno de los pueblos más bonitos de España, con su puente romano sobre el Ebro y su castillo encaramado en difícil equilibrio. Cerca, en Tobera,  se encuentra una pequeña pero coqueta ermita que también recomiendo. San Pantaleón de Losa es quizá uno de los lugares más pintorescos, con su ermita encaramada en una espectacular pradera encaramada a un risco. Espinosa de los MonterosMedina de Pomar, con su Alcázar de los Contestables y su calle Mayor donde encontrarás buenos bares para tomar una tapa o la tienda de ropa Viste.t  que regenta nuestra amiga Silvia.

DJI_0026.DNG

IMG_0541Uno de los lugares más mágicos de las Merindades es Ojo Guareña, donde podemos admirar la ermita de San Bernabé encastrada en las cuevas de origen cárstico del lugar. O Puentedey, donde el pueblo reposa sobre un puente de roca natural sobre el río Nela. En IMG_0542Sargentes de la Lora tendremos oportunidad de ver funcionando los únicos pozos de petróleo a bombeo de nuestro país. Como si fuera Texas. Y la ermita románica y muy elegante de San Pedro de Tejada, en Quintana de Valdivielso. O por último (para no extenderme más) el monasterio en ruinas (ya os dije que habría otro) de Santa María de Rioseco, que no os dejará indiferentes.

DJI_0046.DNG

A la zona de las Merindades hemos ido no menos de tres veces, pero aún tengo cosas apuntadas por ver, como el Valle de Valdivielso, con los cuchillos de Panizares o la cascada de Tartalés. Así que tenemos motivos suficientes para volver.

En definitiva, Burgos es una de mis provincias fetiche, del que me encanta su arquitectura, sus paisajes y su morcilla. Puede que no sea objetivo, pero… ¿quién lo es con las emociones? Y es que Burgos… emociona.IMG_0532

IMG_1599

Me es muy difícil resumir y filtrar todo lo que se puede ver en Barcelona, siendo mi provincia natal y donde llevo viviendo casi medio siglo (aunque desde hace unos meses me gusta decir que vivo en Zaragoza pero trabajo en Barcelona…). Además, generalmente nunca hago rutas en moto por aquí, ya que siempre acabamos el fin de semana algo más alejado. Pero vamos a intentarlo.

Si nos centramos en la capital, Barcelona es quizá uno de los destinos turísticos más importantes a nivel mundial, así que no voy a descubrir nada. Mi objetivo es únicamente dar cuatro pinceladas de los lugares que más me gustan cuando paseo por ella.

IMG_0104No puedo dejar de recomendar la archiconocida Sagrada Família. Y es que yo he vivido toda mi vida a escasos 100 metros, así que la he visto literalmente crecer. No dejéis de admirarla por todos sus rincones (si los turistas os dejan). Especialmente me gusta verla desde el lago de la Plaça Gaudí, donde se refleja de manera casi perfecta.

Para pasear sin rumbo fijo me quedo con el barrio gótico de la ciudad, donde cada rincón y cada callejuela rezuma más de mil años de historia. La Plaça del Rei, la Catedral (no dejes de rodearla por completo), la Plaça del Pí, con su preciosa iglesia y rosetón, la Plaça Sant Felip Neri, con sus cicatrices de la 1324802764_d95aef4365_zGuerra Civil aún presentes, son rincones indispensables. Pero entre todos ellos me quedo, sin ningún género de dudas, con la que es para mí el más elegante templo del gótico peninsular: Santa Maria del Mar.

Ya en zona modernista, no dejes de recorrer las Rambles, con su Liceu o el Mercat de la Boqueria. O el Passeig de Gràcia con su “manzana de la discordia”, donde los tres arquitectos modernistas más importantes realizaron sus propuestas a escasos metros de distancia uno de otro. La Casa Amatller de Puig i Cadafalch, la Casa Lleó Morera de Domènech i Muntaner y por supuesto la joya de la corona, la Casa Batlló de Gaudí. Si subes un poco más, podrás llegar a La Pedrera, también de Gaudí.

IMG_2570

Ya te digo que existen mil y una zonas superinteresantes de la ciudad, pero que si las nombramos todas esto parecerá una Lonely Planet y no un blog… La zona del Puerto y Maremagnum, el Port Olímpic, el 14 - 2Hospital de Sant Pau, el ambiente de Gràcia, Montjuïch… o sobre todo, la montaña del Tibidabo (realmente se llama Collserola), desde donde podrás obtener alucinantes imágenes de la ciudad tanto de día como de noche. Además, la atraviesa la mítica carretera motera de la Rabassada, así que no lo dudes y sube!

(Si quieres ver más fotos de la ciudad, puedes visitar este álbum de flickr donde seleccioné en su día algunas pocas).

IMG_1206Si hablamos de carreteras míticas dentro de la provincia, apunta en tu carnet de baile estas tres indiscutibles: las costes de Garraf, que a pesar de que ahora suele estar llena de tráfico y es imposible adelantar, las vistas al mar son excepcionales y nos acercarán a la pintoresca población de Sitges. Tampoco puedes perderte la subida a Montserrat, donde las extrañas formaciones rocosas rivalizan con sus magníficas curvas. O la subida a Santa Fe, en el Montseny. Cualquiera de estas carreteras las conoce muy bien cualquier motero de la zona.

¿Y de poblaciones de interés? Cuatro pinceladas interesantes, a sabiendas de que me dejo mucho en el tintero. Manresa, con un núcleo interesante formado por el puente romano y la Colegiata, o Cardona con su castillo (ahora Parador Nacional). Y si hablamos de pequeños pueblos medievales, no te pierdas Rupit al norte y el casi desconocido Mura, a escasos 40km de Barcelona.

Y ya paro, que podría estar enrollándome cincuenta páginas más, hablando de la riqueza modernista, medieval, romana o paisajística de esta provincia. Pero quizá no sería objetivo. O sí.

400083845_6228b13f0c_z

La última del 2013 - 6

Analizando los viajes que hemos hecho por Ávila, me doy cuenta que puede ser una de las grandes provincias que hemos descuidado. Se encuentra en un rango de kilómetros relativamente asequible para un fin de semana, pero sus duras condiciones climáticas la mayor parte del invierno ha imposibilitado que la visitemos más asiduamente. De todas formas, y aunque de pasada, la hemos visitado en un par o tres de ocasiones, centrándonos fundamentalmente en su capital.

_SMR1666.NEFPorque si hay algo emblemático de Ávila son sus murallas. Y no podemos dejar de admirarlas cada vez que pasamos cerca. Abrazan el casco antiguo de la ciudad por todos sus rincones, sin dejar ni un resquicio. La única manera de entrar es a través de alguna de sus imponentes puertas. Quizá la mejor manera de ver todo su conjunto es desde el mirador de los cuatro postes, situado en las afueras, en la N-110. Y luego, no tienes más que adentrarte en la ciudad por el Arco de San Vicente -por poner un ejemplo-, donde tendremos a tiro de piedra la Basílica de San Vicente, extramuros y  de estilo románico-gótico, y la Catedral, ya protegida por las murallas y de un estilo gótico muy sobrio, como toca en una provincia tan recia y castellana como Ávila.

IMG_0711El paseo por el casco antiguo es muy agradable, lleno de palacios señoriales y callejuelas estrechas. Un buen lugar donde alojarse es el hotel Palacio de Monjaraz, donde fácilmente te puedes trasladar a otra época de caballeros y señores. Para comer existe una amplísima variedad de restaurantes donde elegir platos de la zona. Nosotros nos decantamos por El fogón de Santa Teresa, donde degustamos unas patatas revolconas y un buen chuletón de Ávila, como debe ser.

Y la asignatura pendiente se encuentra en el resto de la provincia. Intentamos visitar el castillo de Castronuevo, en Rivilla de Barajas, pero es una finca privada, donde no encontramos la manera de llegar. Y en la agenda de futuribles visitas se encuentra el pequeño pueblo de Navaluenga, con su puente romano.

En definitiva, Ávila es un lugar quizá demasiado cercano y conocido para los de la capital, pero para el resto se muestra con ese encanto de lo inaccesible -al menos durante buena parte del año, hasta que los días no sean más largos- y de lo auténticamente castellano, donde estoy deseando volver.

_SMR1665.NEF

IMG_3423

Si alguna provincia se queda corta con un post, es Asturias. Se me acumulan las reseñas de lugares que me han impresionado en mis viajes. Son tan variados que incluso me es difícil clasificarlos de alguna manera coherente, cosa que le da un encanto especial, sin duda. Pero vamos a intentarlo.

Son dos los ambientes que me seducen de Asturias. Por un lado, sus costas cantábricas, indómitas, casi DJI_0065.DNGsalvajes y excepcionalmente fotogénicas. Tenemos lugares naturales como el Cabo de Peñas, quizá la joya de la corona de los cabos astures, muy turístico y generalmente muy visitado. Pero no dejéis de visitar sus primos pobres, los cabos de Vidio y Busto. Pero si IMG_3439hablamos de entorno natural, la costa asturiana me flipa fundamentalmente por sus playas, como la playa del Silencio, a la que se debe acceder por un camino a pie (aunque las mejores vistas las tendremos desde donde se puede acceder en vehículo, algo más arriba). La playa de Cuevas del Mar también tiene su encanto, pero quizá algo menor.

IMG_0746Pero si de playas hablamos, la de Gulpiyuri se lleva la palma: una playa que no está en la costa. ¿Raro? Pues sí, así que no os la perdáis. Mediante extraños pasadizos ocultos, el agua del Cantábrico llega a esta especie de lago, con su playa de arena fina, sus olas y sus mareas. Un espectáculo.

 

La costa también nos ofrece unos pueblos singulares y coloridos. Sin duda el más espectacular desde mi punto de vista es Cudillero, el Positano asturiano. Las casas de vivos colores se apelmazan en las laderas que se contonean frente al pequeño puerto. Es un buen sitio para degustar unas buenas fabes con almejas, ya que los restaurantes (como el Restaurante Bar Isabel) se amontonan cerca del puerto.

IMG_0774

Otras poblaciones como Luarca bien merecen una visita, fundamentalmente si llegamos a ella desde la carretera del cementerio, ofreciéndonos una visión privilegiada de todoel puerto, abrazado por el núcleo de la población. Y Llanes, famosa por sus cubos de la memoria de Ibarrola que adornan con sus vivos IMG_0846colores su espigón (aunque quizá ya les falte una restauración). Ya en una hipotética segunda división pondría a Tazones, pequeño pueblo costero o Lastres, el famoso pueblo del ficticio Dr. Mateo, que aunque debería hacer algo de corporativismo, nunca me ha entusiasmado. Ni la serie, ni el pueblo.

El segundo ambiente asturiano que me seduce son sus montañas. Se reparte con Cantabria los espectaculares Picos de Europa, imponente barrera montañosa a muy pocos kilómetros de la costa. Desde el Mirador de Fitu podemos apreciar, de una sola tacada, estos dos ambientes. Por supuesto IMG_0761debemos rendir pleitesía a la Santina en Covadonga, monumental basílica incrustada entre montañas. Y si las restricciones nos lo permiten, subir a los Lagos de Enol, cosa que no he podido aún conseguir… aunque me dicen que es mejor subirlos en bicicleta.

Espacios naturales interiores como el Parque Natural de Somiedo, o toda la cuenca del río Navia también merecen ser visitados, ya que disponen de unas carreteras excepcionales en cuanto a trazado y paisajismo. O recorrer las diversas iglesias prerrománicas como la de San Salvador de Valdediós. Pero de prerrománico hablaremos más adelante.

IMG_3427Un lugar completamente mágico es La Cuevona, donde la carretera atraviesa literalmente cientos de metros de una cueva espectacular, con sus estalactitas incluidas. Es uno de esos lugares poco conocidos pero indispensables de visitar. O pueblos con encanto como Torazo, con sus hórreos y su tranquilidad._SMR1589.NEF

Asturias tiene dos grandes ciudades, cada una con diferentes lugares de interés. En primer lugar Gijón, de la que huí en mis primeros viajes por la zona, pensando en una urbe industrializada y fea. Pero no te dejes engañar como yo. Destaco fundamentalmente la megaescultura de hormigón de Chillida, el Elogio del Horizonte. No es que sea muy amante del arte moderno, pero Chillida tiene algo que me flipa en su sencillez de formas y en su integración en el paisaje. En segundo plano tenemos la Universidad Laboral, situado a las afueras de la ciudad. No dejes de visitar su patio interior, que con la iglesia y la torre, conforman una bella estampa arquitectónica.

_SMR1573.NEF

Y he dejado la capital para el final. Oviedo, donde podemos disfrutar de su Catedral o de la belleza neorrománica de la Basílica de San Juan el Real. Pero sin duda, mi lugar preferido de la capital es la belleza simple y pura de la iglesia de Santa María del Naranco, a las afueras. Ejemplo emblemático del prerrománico español, preside unas preciosas vistas de la ciudad rodeada de un perfecto prado verde. Su vecina San Miguel de Lillo no llega a hacerle sombra, a pesar de sus peculiares formas alargadas. Aunque quizá menos IMG_0768interesante, San Julián de Prados es el tercer exponente del prerrománico de la capital ovetense, y se encuentra en el mismo núcleo urbano. Para cenar no hay más que pasarse por la Calle Gascona, donde el problema será elegir dónde degustar de un buen cachopo o unas sidras, ya que miremos hacia donde miremos tendremos lugares para ello.

Si has llegado hasta aquí, te habrás dado cuenta de la riqueza turística asturiana. No tengo ninguna duda si afirmo que Asturias es de mis lugares favoritos para viajar por España. Y eso que sin duda me he dejado mil sitios que posiblemente sean también de interés. Siéntete libre de añadirlos en los comentarios.

E98DC2A2-44C7-4888-B7B8-46D84D4CA0FFQuizá Almería es de las provincias que tenemos más olvidada. Ya no entra dentro del rango que podemos visitar en un fin de semana normal, por lo que debemos esperar a tener un puente o un periodo más largo para planificar un recorrido. Y de momento no se ha dado ese caso. Y mira que tenemos zonas pendientes de visitar, como todo el entorno natural del Cabo de Gata, que me atrae de manera especial.

Pero esto no significa que no hayamos pisado tierra almeriense con nuestras motos. De hecho hicimos una visita relámpago en la Semana Santa de 2013 para coger el ferry destino a Melilla, para nuestro primer viaje motero a Marruecos. Recuerdo llegar a la capital justo a tiempo para cenar en su casco antiguo, pegado a las murallas. Multitud de tascas y bares, lugares idóneos para salir a tapear y a disfrutar del clima cálido de la zona, independientemente del mes del año. Como anécdota, decir que sus procesiones nos cerraron multitud de callejuelas que necesitábamos recorrer camino del ferry. Afortunadamente siempre intento ir con suficiente antelación para evitar sorpresas, y ese día nos evitó el desastre.

Cabo de la Nao

Nuestras rutas nos han llevado un par de veces a recorrer las tierras alicantinas. En una primera ocasión, el destino ineludible era visitar el Cabo de la Nao, esa nariz respingona de la península ibérica que se adentra en el Meditarráneo. Las vistas desde el cabo y alrededores son espectaculares, si hace buen día. Y ese día el final del invierno nos regaló con un día fantástico. Dormimos en Calpe, una población con un casco antiguo que se diferencia mucho de la parte turística del pueblo, donde no dudamos en ir a cenar en El Andaluz uno de los mejores arroces negros que he probado (sí, ya sé que cenar paella es muy de guiri, pero no pudimos resistirnos). El Peñón de Ifach es sin duda el atractivo turístico de estas playas, así que no dejes de verlo aunque te de alergia la arena como a mi.

De la capital Alicante no tengo especiales memorias motociclísticas, excepto que de allí partimos en el primer Punta a Punta que desde esa ciudad nos llevó hasta Lisboa en una ruta memorable de tres días.

BiarEn otra ruta más cercana en el tiempo, decidimos recorrer la ruta que realizó el Cid Campeador en la defensa de Valencia. Y entre diferentes poblaciones que recorrimos, tengo que destacar Biar, a la que llegamos buscando un antiguo acueducto del que solo quedan dos o tres arcos, pero desde donde descubrimos la imponencia de su castillo.

NoveldaY cerca de allí, Novelda, de la que destaco sin duda el Santuario de Santa María Magdalena, a las afueras, plantada en una pequeña colina. Su construcción es reciente, del siglo XX, con un estilo modernista que, sin ser lo que estoy acostumbrado en Barcelona, resulta cuanto menos sorprendente. No te molestes en visitar su interior, que es más bien soso.

VillenaY si de castillos medievales hablamos, no podemos dejar de nombrar a Villena, donde además de otros atractivos, destaca sin duda su Castillo de la Atalaya, colocado como su nombre indica, en un promontorio rocoso que domina la ciudad. Puedes llegar hasta un mirador en la calle Calvario que te sitúa en una posición privilegiada para contemplarlo, aunque por la tarde te quedará un poco a contraluz como me pasó a mi.

En definitiva, una provincia de la que he huído en bastantes ocasiones asustado por su fama de turismo de playa completamente desmerecido, sobre todo cuando la visitas en un invierno soleado. El interior es otra cosa, aunque siempre debemos tener en cuenta su historia, fundamentalmente dominada por los musulmanes hasta tiempos bastante posteriores respecto al norte de la península, por lo que no esperes ermitas románicas ni góticas, sino castillos casi todos ellos de procedencia morisca.

Cabo de la Nao

Albacete es una de esas provincias en las que injustamente no piensas cuando planificas un viaje. De buenas a primeras no se te ocurre ningún punto de interés que justifique una ruta por sí misma, pero al atravesarla en ruta hacia algún otro lugar, te das cuenta que tiene golpes escondidos.

Pasaje de LodaresAlbacete capital es una ciudad amable, con un centro paseable y agradable. Si he de destacar algún lugar que me interesó turística y fotográficamente, es el Pasaje de Lodares, un pequeño pasadizo cubierto que no deja de ser una de las primeras galerías comerciales del país. Las tiendas se agolpan a uno y otro lado, mientras los balcones de viviendas centenarias te enmarcan en una foto sacada de otro tiempo. Muy recomendable. Y si hablamos de cenar, el Asador Concepción nos proporcionó unas tapas exquisitamente elaboradas.

En la provincia no puedo dejar de destacar las Hoces del Júcar. Las descubrimos casi por casualidad en un regreso desde Alicante, y no dudamos en visitarlas más profundamente en un viaje posterior hacia el sur. La recomendación es comenzar el recorrido en Alcalá de Júcar, bajando hasta el pueblo desde el norte por una carretera con unas vistas excepcionales mientras baja al cañón. Después de visitar la población (no te pierdas el puente romano) debes Alcalá de Júcarseguir por la carretera B-5 que te llevará hasta Jorquera rodeado por las paredes del cañón, de formas caprichosas y curiosas. Y allí desvíate hasta el mirador de la población que hay en la AB-880. Y luego vuelve a bajar al pueblo, para seguir hacia el oeste nuevamente por la B-5, carreterita muy estrecha que te llevará por diversas poblaciones compuestas exclusivamente por casas-cueva incrustadas en las paredes de las hoces. En Alcozarejos se acabó la diversión y las hoces.

JorqueraContinúan en mi lista de lugares a visitar diferentes puntos de la provincia, como las Hoces del Cabriel, en la frontera con la Comunitat Valenciana, la ermita de Ves, el túnel del Molinar, en el embalse de mismo nombre o el pintoresco pueblo de Ayna. Así que como dijo Terminator… “volveré”.