Cortito pero concentrado. Con los pocos medios que teníamos (drone sin baterías, iPhone para grabar con el que no regulo muy bien el sonido, una sola cámara de acción que se conecta cuando quiere…), al menos tener un recuerdo de lo que fue este fin de semana recorriendo la belleza del Maestrazgo.