SMR_20101012_SurDeEspaña_156-300x199Después de la turra que os di en el post pasado con Burgos, esta semana va a ser bastante más ligerito. Y es que Cáceres puede tener muchas cosas buenas, pero tiene una fundamentalmente mala: está muy lejos de casa, y no me es posible planificar un fin de semana en condiciones por la zona. Así que, como me ha pasado con otras provincias, nuestros viajes por Extremadura han sido mero trayecto aprovechando, eso sí, para ver alguna que otra cosita (pocas).

De Cáceres capital destaco por supuesto su casco antiguo, repleto de callejuelas, palacios e iglesias que se atiborran a un lado de la plaza Mayor. El turismo es intenso en esta zona, y hay que saber encontrar los rincones para tapear o para descubrir esa foto mágica. No te vayas de allí sin degustar unas tostadas con torta del Casar, para mi uno de los mejores quesos de España (¡y mira que me gustan todos!). En Cáceres he estado un par de veces, una por trabajo en un congreso, y otra hace más de 7 años volviendo de Andalucía. Mucho calor, mucha gente y unos feos focos que por la noche se vuelven imprescindibles para iluminar toda la zona monumental, pero que por el día afean y mucho todo el entorno.

IMG_0262De Trujillo soy un enamorado, y vuelvo siempre que puedo. De hecho hace pocos meses dormimos allí sin pasar por Cáceres, solamente para admirar nuevamente su plaza Mayor con la estatua de Pizarro, la iglesia de San Martín o los palacios de los juzgados y del marqués de la Conquista. Todo concentrado en una plaza donde se respira historia por los cuatro costados. Y si de comer se trata, el restaurante Hermanos Marcelo, en la calle Tiendas junto a la plaza, ofrecen una relación calidad-precio inmejorable. Para dormir, el Eurostars Palacio de Santa Marta sin duda: lujo de cuatro estrellas a precios de derribo.
IMG_1734 Y otro de mis lugares emblemáticos es el Puente Romano de Alcántara, que descubrí casi por casualidad volviendo de Portugal y que volvimos a visitar cuando regresamos hace unos meses a Lisboa. Impresionante mole de piedra de milenios de antigüedad, que queda algo afeada por la enorme presa del embalse, pero que se puede evitar fotografiando con cuidado.

Como véis, debemos volver a Cáceres urgentemente, ya que es un territorio prácticamente inexplorado para nosotros. De momento, en mi lista de futuribles, tengo el Monasterio de Guadalupe, Granadilla, Trevejo y Valencia de Alcántara. ¡Te invito a que completes esta lista en los comentarios!