Hoy, día de transición. Transition day. O de descanso activo, que dirían los ciclistas. Vamos, que hemos hecho pocos kilómetros para lo que podía haber sido. Hemos salido de Oban con un día soleado –sunny day– pero se nos ha acabado pronto la cosa. Primero fueron las nubes, y luego llegó el agua. Para variar. For variation

Por suerte hemos podido llegar secos al castillo de Kilchurn. Pero ya que pasábamos por ahí, que por no estar, no está ni indicado. Pero yo que soy muy listo, lo tenía previsto. Nos hemos parado en un apartado de la carretera y hemos volado el drone. Flying the drone. Que ya hacía días. Que entre unas prohibiciones y el mal tiempo, llevaba en el dique seco un tiempo. Y poco después ha comenzado a llover. Oh, no! It’s raining again! Y ya no ha parado. Non stop.

La cosa era rodear el Lago Lomond y luego ir a la región de Trossachs. Pero con el mal tiempo que hacía, tampoco lo hemos disfrutado mucho. En algún momento ha parado de llover, justo cuando nos hemos tomado una sopa del día, soup of the day en Aberfoyle. De acelga y patata. Y luego nos hemos metido en una tienda de productos típicos de lana, The Scottish Wool Center como unos jubilados más. Para estar secos y calentitos, fundamentalmente. Pero luego había que volver a la cruda -y mojada- realidad. 

La penúltima parada del día era en la Inchmahome Priory, unas ruinas del siglo XV que se encuentran en una pequeña isla en medio del único lago escocés. A ver… no es que sea el único. Pero sí que es el único que se denomina lake: todos los lagos en Escocia son loch menos el Lake of Menteith, donde se encuentra dicho priorato. Y la verdad es que no ha sido una buena visita. Nos hemos envalentonado en un momento en el que prácticamente no llovía, pero ha comenzado a hacerlo nada más coger la barca que nos llevaba a la pequeña isla. Mira, cosas que pasan, things that happen. Pero es que luego las ruinas estaban valladas en todos y cada uno de los puntos más fotogénicos, como hecho ex proceso para fastidiarte la foto. Y todo ello por el módico precio de 7,5 libras cada uno, seven and a half pounds each. Una caca. A shit.

Y la última parada, ya con ganas de ir a secarnos al hotel. El William Wallace Monument, que hemos visto desde el parking, porque para ver las vistas de Stirling desde arriba, os aseguro que no hacía día. No day for panoramas. A ver si mañana el día mejora y replanteamos visita al menos a Holy Rude y sus vigas de roble. Que mañana es otro día de transición, another transition day porque nos toca traslado para pillar ferry a Irlanda. 

Seguramente no os habréis dado cuenta, pero de manera muy subliminal habéis estado aprendiendo inglés durante esta lectura. Al menos para que os sirva de algo este ratico. Aproveching the rate.