A ver, seamos sinceros. Lo de la frasecita esa de “en moto todo es más auténtico porque te metes dentro del paisaje y de su clima” está muy bien excepto cuando llueve. Y mira que la he dicho veces. Pero me retracto. El paisaje, cuando llueve ni lo ves. Sobre todo si además tienes que estar atento a los socavones de la carretera, a los coches que circulan por la izquierda y a las ovejas que saltan los cercados cada dos por tres. Pero claro, si quieres tener un paisaje verde, de algún sitio tendrá que regarse.

Dicho esto, el día ha ido de menos a más en cuanto a lluvia, y de más a… Bueno, en cuanto a lugares a visitar se ha mantenido en un muy buen nivel. Porque hemos comenzado por la Rosslyn Chapel, la que sale al final de El Código da Vinci. Espectacular. Su decoración interior vale el precio de la entrada, sin lugar a dudas. Luego está el tema de los conspiranoicos que dicen que si hay figuras representando el maíz, y que el maíz viene de América, y que Colón “descubrió” América 50 años después de finalizarse la capilla… Grandes misterios de la Humanidad. Pero es que a mi, lo que en teoría son mazorcas de maíz ni me lo parecen. Por lo que enigma resuelto por eliminación de la primera premisa. Yo los misterios se los dejo a Robert Langdon.

Después de la capilla y de un magnífico té con leche, hemos seguido mojándonos hasta Edimburgo. La idea inicial era dormir allí, visitando la ciudad durante lo que quedaba de mañana y toda la tarde. Pero no nos apetecía callejear mucho bajo la lluvia, así que hemos dado una vuelta lo suficientemente larga por la Royal Mile y nos hemos despedido de la capital tras visitar el castillo y la catedral de Saint Giles. 

Y luego ha dejado de llover. Y así ha sido un placer visitar las callejuelas empinadas de Culross, con las fachadas de las casas estucadas fundamentalmente de blanco. Y es que ir sin prisas, a pesar de habernos mojado un rato, hace que todo sea mucho más llevadero. No tener que preocuparme por la hora de salida del ferry, del tren del Eurotunnel o de la llegada al hotel, me gusta. Por eso a partir de hoy mismo, haremos menos kilómetros de moto. Slow motion. Slow travel. Sloquehay.