A ver, señores. Que es tarde y hay sueño. Vamos a ir resumiendo lo del día de hoy y a la cama que tengo que preparar la ruta de mañana y no lo tengo precisamente claro. Además, que dan lluvia a primera hora (igual es una señal para levantarse un poco más tarde…).

Hoy hemos salido de Sofía por autopista (peligrosa, que estos búlgaros les da por poner el límite en 140 km/h y tienen unas autopistas como en España de los años 60… Pero a unos 80 kilómetros nos hemos desviado hacia el sur, porque la idea de hoy era desviarse y no hacer del tirón los 130 kilómetros entre origen y destino.

Al lío que me voy por las ramas: las montañas del sur, una pasada. Rápidamente hemos subido a los 1400 metros, por la carretera que lleva a Mihalkovo. Al principio no mata, y menos con ese asfalto tan malo. Pero luego el paisaje ha ido mejorando, a medida que nos adentrábamos en el valle. El río Vacha ha ido formando un cañón con un agua verde oscura mientras las paredes de roca marronosa lo….. A VER, QUE HEMOS DICHO QUE ESTE AÑO NADA DE DESCRIPCIONES Y FRASES CON MÁS DE DOS ADJETIVOS. REBOBINO! Pues eso, que molaba mucho la carretera que serpenteaba entre los bosques y tal. 

En Shiroka Laka tocaba parada según las guías, por nosequé cosa de las construcciones de las casas blancas de dos pisos y eso. Bueno, quizá era prescindible. Aunque el pueblo, al contrario de los de alrededor, tenía una afluencia turística considerable (relativamente hablando, claro).

Poco después, el monasterio de Bachkovo. De esos que me gustan a mi, repleto de frescos por todos lados y monjes ortodoxos con barbas grandes y ataviados de negro completamente. No es tan grande como el de Rila, pero dice la guía que es el segundo en tamaño, así que valía la pena verlo. 

Y finalmente la fortaleza de Asenovgrad. La fortaleza son cuatro piedras (bueno, algunas más) encaramadas en lo alto del risco. Pero si te paras a pensar que son tracias, del siglo IV a.c. y que por lo tanto tienen casi 2.500 años… Tela! Pero lo que le da calidad al lugar es la pequeña iglesia, muy fotogénica ella ahí colgada. 

Hemos llegado a Plovdiv sin tiempo de ver el teatro romano, aunque sí hemos podido ver parte del Stadium y todo el casco viejo. Calles empedradas, casas interesantes y callejones estrechos. Ahora bien, ni un alma a las 8 de la tarde. Así que nos hemos puesto a cenar en un restaurante local rodeados de gatos y santas pascuas. 

Y esta ha sido la crónica telegráfica de hoy. Ale, que me espera un colchón blandito. Buenas noches.